El Voto de Preferencia en Córdoba

Robert Michaels

Robert Michaels

El sociólogo alemán Robert Michels en su libro “Los partidos políticos” describió la “Ley de Oro de la oligarquía”, afirmando que “tanto en autocracia como en democracia siempre gobernará una minoría”, que las cúpulas políticas argentinas cumplen hoy al pie de la letra, especialmente cuando confeccionan las listas para las elecciones, hasta el extremo que, para los próximos comicios, los principales candidatos oficialistas de los distritos han sido impuestos desdela Quinta de Olivos. Las “mesas chicas” de los partidos de oposición, en la mayoría de los casos, eligieron sus candidatos sin elecciones internas, la que intentó Eduardo Duhalde y Alberto Rodríguez Saá fue un papelón, y las primarias santafecinas un ejemplo digno de imitar.

Sin embargo, y seguramente por un descuido de los que mandan en los partidos, los convencionales constituyente al reformar la Constituciónprovincial (2001), y al dictar la Carta Orgánica de la Municipalidad de Córdoba (1995), incorporamos, el voto de preferencia –como existe en otros países-, por el que el orden de las listas de legisladores y concejales, que figuran en las boletas, puede ser alterada por los que votan, al indicar sus preferencias por algunos candidatos que no están en la cúspide de las boletas, y que son los que, en las “listas sábanas”, terminan siendo los titulares de las bancas que reparte el sistema proporcional.

Provincia de Córdoba

Advertidas las cúpulas de este desliz, en la Provincia se la eliminó, al no reglamentarla ni siquiera cuando se hizo la “reforma política”; y el Tribunal Electoral, al no agregar un tramo en la boleta única para que el que vota pueda marcar sus preferencias, como acaba de disponerlo la ordenanza municipal de Córdoba que estableció la boleta única.

El Código Electoral Provincial, dispuso, además, que en la boleta única solamente deben figurar, en uno de sus tramos, los 6 primeros candidatos a legisladores de la lista de 44  titulares y sus suplentes, seguramente porque de colocarlos a todos en vez de tener dicha boleta un tamaño de medio metro por medio metro, tendría el de una bandera de ceremonia.

Ningún medio, hasta ahora, difundió las listas de candidatos a legisladores, que 14 agrupaciones políticas han presentado ante el Tribunal Electoral y que competirán en las elecciones provinciales del 7 de agosto, razón por la cual me apersoné ante el Juzgado Electoral para enterarme quienes eran; y pude observar que en el puesto 26 de la lista de legisladores de Unión por Córdoba figura de “relleno”, como se dice en la jerga política, uno de los postulantes más destacado, el actual ministro de educación Walter Grahovac, en un lugar que le será imposible ser electo (en 2007 la primera mayoría obtuvo 17 bancas), si no se permite el voto de preferencia y las logra en el comicio.

Municipalidad de Córdoba

El Concejo Deliberante de la Municipalidad de Córdoba, a su vez, puso, al reglamentar la preferencia, dos obstáculos para que nunca los candidatos ni los ciudadanos intentaran alterar el orden de las listas, al obligar a formular las mismas escribiendo de puño y letra el nombre del preferido en una lista aparte de la partidaria, lo que hacía sospechar que por la letra el votante se lo pudiera identificar, lo que ponía en duda el secreto del sufragio. Esto se modificó en la ordenanza que estableció la boleta única, ya que ahora sólo hay que escribir el número de orden de los tres candidatos preferidos a concejales en un cuarto tramo, distinto del primero, donde se marca la lista completa; el segundo, donde están los candidatos a intendente, viceintendente y concejales; y el tercero, los vocales del Tribunal de Cuentas.

Pero se mantuvo el segundo obstáculo, que es: que para que un candidato supere, en el orden de la lista a otro debe obtener un 3 por ciento de preferencias, cantidad que es casi imposible conseguir, y no faltó en el reciente debate quien pretendía subirlo a 5. Por lo que los candidatos a concejales no se gastaran en hacer campañas para que sean conocidos y superar a los primeros de sus listas, ni para mantenerse en las primeras posiciones, y los que votan no podrán señalar a sus preferidos por desconocer quienes son.

Cuando dejemos de pensar en las vacaciones y en la Copa América, y nos concentremos en que estamos obligados a votar, a los mejores o a los menos malos, tendremos que averiguar en que mesa mixta (de varones y mujeres), que casi seguro no serán la misma de anteriores elecciones (www.eleccionescordoba.gob.ar), emitiremos voto; esta vez sin “cuarto oscuro”, reemplazado, ahora, por un biombo; con una boleta única, donde no figurarán los nombres de la mayoría de los candidatos a legisladores provinciales, pero sus nombres los podremos conocer, el día de los comicios, en carteles colocados en los lugares de votación, aunque, es de lamentar, no podremos cambiar el orden de dichas listas.

Los que creemos que con el voto de los ciudadanos se toman las decisiones políticas más trascendentes, ante esta nueva trasgresión a la Constitución, volveremos a reclamar que: El pueblo quiere saber de que se trata.

Córdoba, julio de 2011.

Las elecciones en Argentina de los Parlamentarios del MERCOSUR

Edificio del Congreso de Montevideo

El artículo 6 del Protocolo Constitutivo del Parlamento del MERCOSUR firmado en Montevideo el 9 de diciembre de 2005, que dispone como se eligen sus integrantes, reza lo siguiente: “Elección

1. Los Parlamentarios serán elegidos por los ciudadanos de los respectivos Estados Partes, a través de sufragio directo, universal y secreto.

2. El mecanismo de elección de los Parlamentarios y sus suplentes, se regirá por lo previsto en la legislación de cada Estado Parte, la cual procurará asegurar una adecuada representación por género, etnias y regiones según las realidades de cada Estado.

3. Los Parlamentarios serán electos conjuntamente con sus suplentes, quienes los sustituirán, de acuerdo a la legislación electoral del Estado Parte respectivo, en los casos de ausencia definitiva o transitoria. Los suplentes serán elegidos en la misma fecha y forma que los Parlamentarios titulares, así como para idénticos períodos.

4. A propuesta del Parlamento, el Consejo del Mercado Común establecerá el “Día del MERCOSUR Ciudadano”, para la elección de los parlamentarios, de forma simultánea en todos los Estados Partes, a través de sufragio directo, universal y secreto de los ciudadanos.”

Por ello es que propongo que en Argentina se reforme el Código Nacional Electoral (ley 19.945 y sus reformas) y se establezca que los parlamentarios del MERCOSUR sean elegidos:

1. Por los ciudadanos del pueblo de la Nación, que se encuentren
inscriptos en el padrón electoral, y los de los países que integran el
MERCOSUR que se inscriban a ese efecto, siempre que estos últimos
tengan una residencia de dos años en Argentina.

2. La elección se hace en distrito único y mediante listas de candidatos que presentan los partidos políticos, las alianzas electorales o las confederaciones de partidos ante la Junta Electoral de la Capital Federal.

3. En las listas se aplicará el cupo previsto en la ley 24.012.

4. En cada una de las listas que presenten los partidos, las alianzas
electorales o la confederación de partidos deberá haber al menos un
candidato nacido o con residencia continua en los dos últimos años, en no menos de diez y seis (16) distritos electorales, entendiendo por tales a las provincias y a la ciudad autónoma de Buenos Aires.

5. Al menos uno de los integrantes de la listas de candidatos debe
representar a los pueblos indígenas (artículo 75 inciso 17 de la Constitución Nacional).

6. Al momento de votar el elector podrá marcar hasta tres (3) preferencias de los candidatos titulares de las listas, lo que permitirá, al momento de asignar las bancas, alterar el orden de las mismas según el número devotos que obtenga cada uno de ellos dentro de su lista, sin que para que para que se produzca dicha alteración tenga que haber un porcentaje mínimo de preferencias.

7. Practicada la elección las bancas se distribuirán en forma proporcional según el número de votos obtenidos por cada una de dichas listas, de la misma forma que el Código Nacional Electoral dispone para la elección de diputados nacionales (artículo 161), pero sin el piso del 3% .

8. Para asignar las bancas se tiene en cuenta el orden de los candidatos, según los votos de la lista, con las alteraciones que se producen por las preferencias de los electores.

Fundamentos

Aunque el MERCOSUR no muestra el dinamismo que los pueblos latinoamericanos esperan para integrarse política, social y económicamente, y las competencias que se le han asignado a su Parlamento; creado en el Protocolo Constitutivo firmado en Montevideo el 9 de diciembre de 2005, y que viene a sustituir la Comisión Parlamentaria Conjunta, son por demás limitadas; se hace necesario reglamentar en cada país las elecciones de los parlamentarios que integrarán dicho Cuerpo.

El mismo funciona desde el 7 de mayo de 2006, con diez y ocho (18) representantes elegidos por los Congresos de los países que lo integran – nueve (9) diputados y nueve (9) senadores-, y que ha comenzado ya la “segunda etapa de la transición”, que comprende “el período comprendido entre el 1 de enero de 2011 y el 31 de diciembre de 2014”, previsto en la Disposiciones Transitorias de dicho Protocolo; y que no está muy lejos el día que el Consejo del Mercado Común establecerá “el Día del MERCOSUR Ciudadano”, que según las referidas Disposiciones Transitorias deberá ser en el año 2014, en el que deberán celebrarse las elecciones directas y simultáneas en todos los países signatarios para elegir los parlamentarios. Desde ese año la composición pasará a ser la siguiente: Brasil, 75 miembros; Argentina, 43 miembros; Paraguay y Uruguay, 18 miembros cada uno.

En nuestra propuestas esta previsto el voto de los ciudadanos de nuestro país y de los estados hermanos que componen el MERCOSUR y que tiene residencia en Argentina.

Las exigencias del Protocolo imponen una serie de condiciones que en un
país federal y con una larga tradición en el uso del voto “directo,
universal, y secreto” son necesarias determinar y regular para que la
voluntad de los ciudadanos sea eficaz, clara y transparente en la elección de estos parlamentarios que durarán cuatro (4) años en su mandato (Artículo 10 del Protocolo).

Por ello es que proponemos el voto por lista proporcional con el sistema D´Hondt para la asignación de las bancas, que desde hace varias décadas se usa a nivel nacional para la elección de los diputados (artículo 161 del Código Nacional Electoral ley 19.945 y reformas), pero sin el piso del 3%, que además de ser proscriptivo para las minorías, solamente tiene sentido en la provincia de Buenos Aires por el número de votos que en ese distrito se necesitan para acceder a una banca en la Cámara baja.

Para cumplimentar con la “adecuada representación por género, etnias
y regiones” es que proponemos que en las listas de candidatos la mayoría de los distritos electorales tengan representantes, que se tome en cuenta también la representación de los pueblos originarios; y que los ciudadanos puedan al votar marcar sus preferencias, para evitar los efectos perniciososde las “listas sábanas” y cerradas, confeccionadas por la cúpula de los partidos o de las alianzas electorales.

Con esta propuesta, dejamos afirmada nuestra voluntad de dinamizar desde lo político la siempre anhelada integración regional y democratizar el MERCOSUR.

¿Que debemos hacer en un Año Electoral?

Las personas compartimos nuestra existencia con otras y necesitamos de ellas para que cada uno pueda cumplir con su destino temporal y espiritual para el que hemos sido creados por Dios.

Para ello es que nos asociamos en matrimonios, familias, centros vecinales, sindicados, empresas, centros educativos, ONGs, y en definitiva en sociedades políticas, como lo esla República Argentina.

La razón de ser de dichas sociedades o comunidades es el bien común, que no es otra cosa que el buen vivir de la gente. Lo que implica libertad, igualdad, fraternidad, justicia, solidaridad y amistad cívica.

El ciudadano, que antes era quien vivía y participaba de la vida de una ciudad, es hoy quién integra la sociedad política, como lo es en nuestro casola República Argentina,la Provincia de Córdoba, y la ciudad de Córdoba.

Ello implica el ejercicio de derechos y obligaciones, de participar, opinar, votar, afiliarse a partidos políticos, protestar, proponer soluciones, debatir, buscar soluciones y consensos, y de asociarse en ONG.

La política que es la ciencia, el arte y la virtud de bien común, no es patrimonio exclusivo de los dirigentes, sino que en democracia es una actividad de toda la ciudadanía, por ello es que bien se define a la misma como el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Para el gobierno y la administración de dichas sociedades se ha creado a través de constituciones y leyes el Estado.

El gobierno, que toma las decisiones más importantes en el mismo, está desconcentrado en sus distintos órganos: legislativos, ejecutivos y judiciales; en los niveles: municipal, provincial y nacional.

Las autoridades políticas que sancionan las leyes y las deben hacer cumplir deben ser ejercidas por los ciudadanos más idóneos, que representan al pueblo, que son elegidos en comicios periódicos donde votan los ciudadanos.

Elecciones

Este año habrá elecciones el día:

  • 7 de agosto para elegir gobernador, vicegobernador, legisladores provinciales y Tribunal de Cuentas provincial.
  • 14 de agosto elecciones primaria abiertas y obligatorias nacionales.
  • 18 de septiembre elecciones municipales de la ciudad de Córdoba para elegir intendente, viceintendente, concejales y Tribunal de Cuentas municipal, en otras municipalidades y comuna esta fecha puede ser distinta.
  • 23 de octubre elecciones para presidente y vicepresidente y diputados nacionales.
  • 20 de noviembre habrá segunda vuelta para presidente y vicepresidente si ninguna fórmula obtiene más del 45 % de los votos, o más del 40 % y una diferencia superior al 10 % sobre la segunda fórmula de candidatos.

Novedades

 Las elecciones, donde votarán alfabetos o analfabetos, serán en todos los casos obligatorias para los que estén incluidos en el padrón, que por primera vez será mixto, masculino y femenino, y las mesas donde se emitirá el sufragio serán también serán mixtas, por lo que es posible que no votaremos en el mismo lugar que lo hicimos en las elecciones anteriores. Para saber a donde votar consultar www.legiscba.gov.ar/

A nivel nacional se votará con la boleta de cada partido o alianza, como en anteriores comicios.

 Las elecciones provinciales se harán con boleta única que incluye a todos los candidatos de los distintos partidos o alianzas que serán ubicados en la misma en franjas horizontales sucesivas, y separados en cinco tramos para marcar con una cruz, tilde o marca su preferencia en un casillero en blanco. Los 5 tramos serán los siguientes:

  1. Nombre de la lista del partido, alianza o confederación.
  2. Gobernador, vicegobernador.
  3. 44 Legisladores provinciales  y suplentes que se distribuirán sus bancas en forma proporcional según los votos obtenidos en toda la provincia..
  4. Un legislador departamental y su suplente.
  5. 3 vocales del Tribunal de Cuentas provincial y sus suplentes.

 A nivel de la Municipalidad de Córdoba se adoptaría también la boleta única, pero no se ha dictado aún la ordenanza reglamentaria.

Cómo votar

 Es importante votar positivo, no en blanco, ya que no hay que dejar que otros deciden  por nosotros.

Tenemos la obligación de sufragar por los mejores candidatos, o, al menos, a los menos malos, teniendo en cuenta su personalidad, su trayectoria, su honestidad, su conducta, sus ideas, propuestas, sus proyectos o al modelo al que responden. También es importante saber si querrán ser reelectos, quienes lo acompañan y que partido o alianza lo propone.

Para votar bien hay que analizar las ideas, programas, plataforma, proyectos o modelos que se nos propone en materia de: seguridad; empleo; pobreza e indigencia; corrupción; inflación; subsidios; y si están dispuestos a cumplir con la Constitución y  las leyes; si respetarán la división de poderes, la independencia de los jueces, el federalismo y la autonomía municipal.

Es importante indagar también lo que piensan los candidatos en materia de: derechos humanos, educación, libertad religiosa; corrupción; matrimonio; aborto; eutanasia; tenencia de drogas; narcotráfico; vivienda; medio ambiente; y como se prestarán los servicios públicos y que obras públicas que se proponen realizar.

Para tener un buen gobierno es indispensable votar bien.

Córdoba, junio de 2011.

Meter el voto en el bolsillo o en el corpiño

Urna electoral

Sin duda este es un año electoral, la propaganda oficial, las precipitadas obras públicas que se hacen, muestran y anuncian, y el poco claro proceso de selección de candidatos, nos demuestran que próximamente habrá comicios para elegir autoridades nacionales, provinciales y municipales.

¿Cuándo, dónde, cómo y por qué votar? Intentaremos responder a estos interrogantes.

Cuándo

Para el orden nacional elegiremos: presidente, vicepresidente, y en Córdoba 9 diputados titulares y 6 suplentes; primero, en las elecciones primarias obligatorias de los partidos o alianzas el 14 de agosto; el 23 de octubre en los comicios generales, y si hay segunda vuelta -para la fórmula presidencial- volveremos a votar el 20 de noviembre.

El 7 de agosto, habrá elecciones provinciales, para gobernador, vicegobernador,  legisladores y vocales del Tribunal de Cuentas.

El 18 de septiembre para intendente, viceintendente, concejales y vocales del Tribunal de Cuentas de la Municipalidad de Córdoba. Los otros municipios y comunas (425) han convocado o convocarán a elecciones en las fechas que dispongan. Río Cuarto votará recién en 2012.

Dónde

Como no hay más padrón de varones y de mujeres, sino que se ha confeccionado uno mixto, es casi seguro que no votaremos en el mismo lugar que lo hicimos en elecciones anteriores, por ello es importante averiguar (www.padron.gob.ar) si figuramos correctamente en el nuevo padrón unificado, y en que lugar nos tocará emitir el sufragio.

Cómo

En la elección nacional se volverá a votar como antes y en el cuarto oscuro se elegirá entre distintas listas sábanas, impresas por los partidos o alianzas electorales. En este caso se puede cortar el tramo del presidente y vice y separarlo del que tiene la nómina de diputados e introducir en el sobre un tramo de cada lista. En estos casos, como decía un intendente, lo seguro para no equivocarse es llevar “en el bolsillo o en el corpiño” el voto que se podrán el sobre y luego en la urna.

En el orden provincial, ello no será posible, porque el presidente de mesa le entregará al ciudadano, firmada por él y los fiscales de mesa, una Boleta Única de Sufragio, impresa por la autoridad electoral, en donde con franjas horizontales y sucesivas estarán las listas de todos los partidos, alianzas o confederaciones, en 5 tramos y con sus 98 candidatos. Junto a la Boleta se le entregará a los no videntes una planilla transparente en alfabeto Braille para que voten.

En el primer tramo estará el nombre del partido o alianza, en el segundo el del gobernador y vicegobernador, el tercero, los  44 candidatos a legisladores titulares y 44 suplentes que se elegirán proporcionalmente a los votos que obtengan en toda la provincia (la ley autoriza colocar en este tramo a los 6 primeros candidatos y el resto se conocerán por afiches colocados en el lugar de votación), en el cuarto el candidato a legislador titular y su suplente del departamento, y en el quinto, los 3 postulantes titulares y los 3 suplentes para el Tribunal de Cuentas.

En cada tramo habrá un casillero en blanco para marcar -con  una cruz, un tilde o un símbolo- el voto, si lo hace en el primero se entiende que vota por la lista completa, sino deberá indicar en cada uno de los cuatro tramos que siguen cual prefiere de cada partido o alianza. Si no lo hace en algún o en todos los tramos se entiende que parcial o totalmente vota en blanco. Luego de ello doblará la boleta en cuatro partes y la introducirá en la urna.

El Tribunal Electoral, que es un órgano administrativo integrado por 3 jueces, debe adelantar opinión, e instruir a los presidentes de mesa, respecto de los puntos oscuros de la ley, como son:

  • Como será el voto de preferencia de los legisladores de distrito único que exigela Constitución Provincial (Art.78).
  • ¿Es válido el voto si el elector  hace las marcas fuera de los casilleros en blanco?
  • ¿Puede enmendar ese error antes de introducir la lista en la urna?
  • Cómo se resuelve cuando se marca el tramo de lista completa y además otro de candidatos de una lista distinta.

En La Falda se votará con urna electrónica para autoridades provinciales.

Las elecciones municipales se rigen por sus respectivas cartas orgánicas, ordenanzas o por la ley orgánica municipal. Si fueren simultáneas con las provinciales en la franja horizontal de cada partido o alianza de “lista única” habrá que agregar un sexto tramo para elegir intendente, viceintendente -si la Carta lo prevé-, y concejales; y un séptimo tramo para los candidatos al Tribunal de Cuentas. Varios municipios separaron las elecciones de las provinciales para no usar la boleta única.

Por qué

 Aunque, en más o en menos, todos tenemos alguna desilusión política, ello no puede hacernos olvidar que la democracia es el gobierno del pueblo, y que los que toman las decisiones trascendentes son los ciudadanos.

Por ello, mal que nos pese, todos somos políticos, y lo que decidimos con nuestro voto, aunque elijamos al menos malo, estamos poniendo en juego nuestro destino, el de nuestros hijos y de nuestros nietos.

Córdoba, Mayo de 2011.

La Visita del Presidente Urquiza a Córdoba en 1854

Justo José de Urquiza

Explicándole a mí nieta Giuliana, que hoy tiene 9 años y que desde su primer año de vida vive en Estado Unidos, que el general José de San Martín era el prócer más importante de Argentina, me preguntó: “Abuelo, ¿San Martín fue presidente?” Esta inocente respuesta me hizo tomar conciencia de lo importante que es en una cultura democrática la institución presidencial, no siempre respetada y valorada por nuestro pueblo; y no siempre ejercida en nombre y beneficio de toda la sociedad.

Esta lección es la que me ha animado a proponer, el mes pasado y a través de la prensa, declare el Día de los Presidentes por ley el 5 de Marzo, fecha en que Justo José de Urquiza, muchas veces mejor recordado por sus acciones militares, asumió como primer presidente constitucional de la República; y a referirme en este discurso a un hecho casi anecdótico de nuestra historia, como fue la visita que el Gran Entrerriano hizo a Córdoba a poco de comenzar su mandato, como una forma de identificarse con el pueblo que acababa de confiarle su destino y al que debía servir.

La elección y el juramento del primer presidente

 Urquiza que asumió la presidencia de la Confederación ese día de 1854, junto al vicepresidente Salvador María del Carril, en el Cabildo de la ciudad de Santa Fe, donde prestó juramento ante 18 convencionales integrantes la Convención Constituyente, que el 1º de Mayo del año anterior había sancionado la Constitución, y que el 20 del mes anterior había hecho el escrutinio de los votos de los electores que eligieron la primera fórmula presidencial, y en la cual Urquiza había sido elegido presidente con el voto de 94 de los 106 electores.

En su discurso inaugural Urquiza afirmó que no había que usar más el cintillo punzó, ya que los unitarios habían desaparecido definitivamente. En el acto todos se quitaron dicha insignia.[1] Las palabras de Urquiza fueron “Desde hoy no hay mas distintivos entre los argentinos.” [2] Con lo que se reafirmó la consigna de “Ni vencedores ni vencidos” que había proclamado después de Caseros. Hoy es oportuno recordar este gesto, atento la permanente confrontación en que se encuentran empeñados últimamente los Primeros Mandatarios, y quienes lo apoyan, en contra de los opositores, ya que ello ha crispado los ánimos y ha dividido a los argentinos.

Dicha Convención, que presidía el cordobés Santiago Rafael Derqui, se disolvió dos días después, el 7 de marzo, con una proclama a los pueblos en la que se hizo esta exhortación:

“En nombre de lo pasado, y de las desgracias sufridas, les pide y aconseja; obediencia absoluta a la Constitución que han jurado. ¡Los hombres se dignifican postrándose ante la ley, porque así se libran de arrodillarse ante los tiranos! Otra lección importante de recordar en momentos en que la transgresión de las leyes está a la orden del día, y que su dictado está muchas veces a cargo del presidente, a través de decretos de necesidad y urgencia o legislación delegada y no por el Congreso, que es el órgano que representa al pueblo y a las provincias que integran la Nación.

La Ley Fundamental establecía que la elección del presidente y el vicepresidente se hacía en forma indirecta, como lo era y es actualmente en Estados Unidos. Dicho Colegio Electoral era elegido por el pueblo de las provincias, y estaba integrado por un número igual al doble de los diputados y senadores que cada una de ellas enviaban al Congreso. La votación de los electores se practicó entonces en la capital de las 11 de las 14 provincias donde se realizaron los comicios, ya que Buenos Aires estaba separada de la Confederación desde 1852, y Tucumán y Santiago del Estero no sufragaron porque estaban en guerra civil. Los electores fueron votados por los pueblos de las provincias el 20 de noviembre de 1853.

Los 16 electores de la provincia de Córdoba, 3 por el Departamento Capital: Manuel Lucero, Gerónimo Yofre y Lucrecio Vásquez, y los 13 restantes, que representaban a cada uno de los otros departamentos en que se dividía el distrito, votaron unánimemente, por Urquiza, quién al ser enterado de ello por el gobernador Guzmán expresó: “La provincia de Córdoba es sin disputa una de las que han jugado un rol importante en el período constitucional y es sin duda acreedora de las consideraciones de los argentinos, como lo es su gobierno al aprecio particular mío(…)” [3] Para vicepresidente 10 votaron por Salvador María del Carril y 6 a su coterráneo Mariano Fragueiro.

Dos de los cinco ministros del primer gabinete que tuvo el presidente Urquiza eran cordobeses. Como Ministro de Hacienda designó al referido Fragueiro, un acaudalado comerciante, que había sido gobernador de la provincia mediterránea en 1831 y lo sería nuevamente entre 1858 y 1860; y, más tarde, presidiría las Convenciones Constituyente que reformaron en Santa Fe la Constitución Nacional en 1860 y 1866. El otro ministro de Córdoba fue Santiago Derqui, que se hizo cargo de la cartera de Justicia, Culto e Instrucción Pública; que en 1860 sucedería en la presidencia a Urquiza, luego de derrotar a Fragueiro en el Colegio Electoral por 72 votos contra 46.

Más adelante el presidente designaría a otros dos hombres de Córdoba en su gabinete: a Elías Bedoya, un antiguo unitario que era doctor en derecho civil y canónico; y a Juan del Campillo, que junto a Derqui habían representado a Córdoba en la Convención Constituyente, y que le tocó escribir, con su puño y letra, el texto original de la Constitución, en veinte fojas de un libro de contabilidad, que los convencionales firmaron al pie el 1º de Mayo de 1853, y que hoy se exhibe en el Templete erigido desde el 1º de marzo de 2005 en el Salón Azul del Congreso de la Nación.

El 6 de agosto de 1854, cuando Urquiza nombra los nueve jueces y dos fiscales de la Corte Suprema de Justicia de la Confederación, designó a dos juristas de Córdoba, a los doctores José Roque Funes, como ministro, y a Ramón Ferreyra, como Procurador Fiscal. El 20 de febrero de 1855 el doctor Manuel Lucero -otro cordobés-  fue designado para sustituir a uno de los jueces antes nombrado. Esto sólo sirve para mostrar la importancia que tenían los hombres de la docta en el primer gobierno constitucional, ya que estos magistrados nunca asumieron sus cargos.

Por entonces, Córdoba era gobernada por Alejo Carmen Guzmán, desde la revolución del 27 de abril de 1852, que derrocó al gobernador rosista Manuel “Quebracho” López. Enrolado en la posición federal favorable a Urquiza, ejercía la jefatura del recientemente formado Partido Constitucional y le tocó la difícil faena de regenerar el funcionamiento de las instituciones provinciales tras el largo período del gobierno de Manuel López, que comenzó en 1835. Una de las primeras medidas fue restablecer el uso del cintillo punzó, acatando una recomendación de Urquiza que lo impuso después de la batalla de Caseros, lo que le produjo en Buenos Aires un serio conflicto con el antiguo unitario Valentín Alsina. Guzmán adoptó una serie de medidas de corte liberal progresistas, entre ellas puso fin a la esclavitud y a la discriminación de sangre en la Universidad, que aún regía y limitaba el acceso a la misma. A su tiempo, Dalmacio Vélez Sarsfield, para ser  admitido, debió probar “que no poseía sangre negra ni india”. [4] Entre los militantes del Partido Constitucional estaban Juan del Campillo, José Severo de Olmos, Luis Cáceres y Elías Bedoya, entre otros. Este núcleo editaba El Fusionista, periódico que con su nombre evocaba la principal consigna política de Urquiza.[5]

La secesión de Buenos Aires dividió a los cordobeses en dos bandos. Evocando a los contrincantes de la lejana Guerra de Crimea que enfrentaban a Rusia contra una coalición de turcos, franceses, ingleses e italianos, dieron en llamarse Rusos y Aliados respectivamente. Los Rusos eran los antiguos federales netos, circunstancialmente aliados a Urquiza y viceralmente antiporteñistas. En sus filas revistaban además de Alejo Carmen Guzmán, Agustín San Millán, José Pío Achával, Jerónimo Cortez, Eduardo Ramírez de Arellano, Felipe Yofre, José Mateo Luque y Manuel Lucero, entre los principales animadores. Los Aliados eran de pensamiento liberal, encarnado en esa hora por Mitre  y cercanos a la posturas de Buenos Aires. Se destacaban en este bando Félix de la Peña, Justiniano Posse, Rafael García, Antolín Funes y Augusto López, entre otros, algunos de ellos connotados rosistas de otrora.[6]

La decisión de viajar a Córdoba

El 8 de Marzo, tres días después de su juramento, el presidente decretó que el ministro Fragueiro marchara a Córdoba, La Rioja, Santa Fe y Catamarca con el objeto de organizar el crédito público. Derqui dispuso acompañarlo. Fragueiro le escribió a su cuñado Manuel de la Lastra, casado con su hermana, pidiéndole su casa (ubicada a donde hoy está el Museo Marqués de Sobremonte) e informó al gobernador Alejo Carmen Guzmán (1852-1855) que el gobierno federal pagaría los gastos de su permanencia en Córdoba. El 14 de marzo Urquiza le delega el mando a su vicepresidente Del Carril y decide viajar también con sus dos ministros cordobeses; a los que se le sumaría luego el gobernador de Santa Fe, Domingo Crespo; y del Campillo, que en ese momento era secretario de Derqui.

Fragueiro le comunicó esta decisión al gobernador Guzmán diciéndole: “El señor presidente desea hacer éste viaje por manifestarse grato al buen sentido que  vuestro pueblo ha manifestado en la presenten cuestión de la organización nacional, y por las demostraciones que ha recibido con relación a su persona.”  Del Campillo le expresó además que: “Es preciso mi amigo echar las puertas por la ventanas, preparar como se pueda bailes, conciertos y fiestas, para sostener el honor del pabellón y corresponder al general Urquiza. Es preciso adornar la ciudad de modo que se tome aires de capital de la Nación”.

Del Carril, por su parte, le explicó a Guzmán que este viaje era importante por la paz y el engrandecimiento de las  provincias, para despertar confianza en las demás hermanas, impulsándolas a la obra de la organización nacional. Urquiza confiaba en el gobierno de Córdoba pero temía la acción de sus opositores a quienes era necesario que el gobernador los venciera para asegurar el proyecto de la Organización Nacional, no sólo en su provincia sino en las provincias del Norte y de Cuyo sobre las cuales Guzmán tenía influencia.[7]  

El gobernador dictó un decreto el 14 de marzo creando una comisión encargada de organizar todos los festejos y que presidió el jefe de policía Gerónimo Yofre, y que integraban: Miguel Rueda, Nicolás Posse, Eusebio Ocampo, Luis Montaño, Eloy Novillo, Martín Ramos, Pedro Deluy, Carlos Bouquet y Francisco Bravo. El doctor Eusebio Ocampo se encargó de atender al presidente y Luis Montaño de preparar el gran baile y banquete que se llevó a cabo en el teatro el 30 de marzo.[8]

También invitó para ese acontecimiento a los gobernadores de otras provincias, y el de Mendoza Pedro Segura le respondió que no lo podía hacer pero nombró a Gregorio Sosa, un catamarqueño que vivía en Córdoba, para que lo representara en tan importante acontecimiento.[9]

El viaje y el arribo a Córdoba

El presidente partió de Paraná el 16 de marzo con destino a Santa Fe, a donde se agregaron otros cordobeses y santafesinos. Derqui, que hacía diez y siete años que no volvía a su Córdoba natal, desde Santa Fe, le escribe al Gobernador Guzmán y le dice que durante su ministerio desea tener la ocasión de hacer a esta provincia algún servicio de importancia, lo que indudablemente cumplió. Le anuncia que vienen en siete carruajes, y le pide ponga en conocimiento a su señora madre, doña Josefa Rodríguez y Orduña, la casa que va a ocupar en esta ciudad, a fin de que ella la haga arreglar.[10]

Desde “El Sauce” en Santa Fe Derqui le pide al gobernador que calculan llegar el día 19 a Córdoba y le pide que le busquen dos casas y le reserven 20 camas. De acuerdo a este pedido -según cuenta Arturo Torres- se le reservó a Urquiza la casa de doña Josefa Tagle, o doña “Pepa”, como se la llamaba, ubicada en la actual calle 27 de abril, casi llegando a Obispo Trejo y Sanabria, al frente del antiguo Seminario y donde después vivieron los señores Buteler.[11]

Los siete carruajes que trasladaron al presidente y su comitiva, fueron escoltados por cien hombres, a través de 400 kilómetros de tierra, lodo y peligros acechando en el camino, y la monotonía de los pueblo de campaña que pasó fue alterada por las banderas que adornaban sus calles, los repiques de campanas y las salvas de artillería y demás honores que se le rindieron al presidente.

El 16 de marzo el Gobernador Guzmán le comunicó al provisor del obispado Dr. José Gregorio Baigorrí de la llegada de Urquiza cuyo recibimiento “debe hacerse con la mayor pompa y solemnidad” y que “se ha decretado que se cante una misa de acción de gracias con toda la suntuosidad posible”; el día 17 se ordenó que no se despachen bebidas alcohólicas hasta dos días después de la llegada del presidente con pena de multa para los que la violaran El 18 el gobernador le hizo llegar al primer mandatario una carta saludándolo y manifestándole que tendría el honor de hospedarlo. El día 19 designó una comisión para que lo fuera a recibir, integrada por el jefe de policía Gerónimo Yofre, Manuel de la Lastra y Miguel Rueda.[12]

El presidente, y su comitiva, pasaron por el Fuerte de “El Tío” el 17 de marzo y en Quebracho Herrado lo recibieron con una salva de 21 cañonazos, y arribaron a Córdoba el 19 o el 20 de marzo –según el relato de distintos historiadores- [13], ingresando por el paraje conocido entonces con el nombre de “La Huertilla” –ubicado en lo que es hoy Villa Revol, al sudeste de la Plaza del Medio, como se le llamaba a lo que hoy es la Plaza San Martín-. Desde ese lugar fue trasladado al centro de la ciudad, entre vítores y aclamaciones, y a donde tuvo un grandioso recibimiento por parte del vecindario y las autoridades civiles, eclesiásticas y militares.[14]

Urquiza se bajó del carruaje presidencial frente al templete erigido en la plaza principal, con cuatro altas columnas que sujetaban con otros tantos arcos cubiertos de flores, engalanados con gallardetes y banderas; y fue recibido por el gobernador Guzmán, y el ministro general de gobierno doctor Agustín San Millán. Luego de la recepción Urquiza, la comitiva que lo acompañaba y las autoridades civiles y militares se dirigieron a la Catedral –que está al frente de la plaza- por una avenida alfombrada, con un tapiz de menudos yuyos de hermosos verdes matizado con una profusión de flores del tiempo, de distintos colores y tamaños. En la Iglesia Mayor se rezó un solemne Te Deum con todo el boato que se estilaba entonces y la más brillante ornamentación. Relacionando esto con la actualidad, es de lamentar que los dos últimos presidente se han negado a asistir a los Te Deum del 25 de mayo en la Catedral Metropolitana quebrando una tradición que Urquiza y quienes los sucedieron supieron respetar.[15]

Luego Urquiza fue acompañado a la casa de la matrona doña Luisa López de Besónico, donde sería alojado durante su estadía en la ciudad doctoral. Allí recibió a dos delegaciones: una en nombre de la Sala de Representante integrada por Don  Manuel de la Lastra, el doctor Tiburcio López, el doctor Fenelón Zuviría, el doctor Luis Walcarde y doctor Lucrecio Vásquez; y la otra en nombre de la Universidad. Integrada por el Rector el sacerdote Estanislao Learte, el doctor Luis Cáceres, el doctor Fernando Félix de Allende, y el doctor Francisco de Paula Moreno. Antes de ponerse el sol el presidente recibió una guardia militar de honor presidida por el comandante Pueyrredón, que fue invitada a compartir su mesa y con quienes el primer mandatario brindó: “¡A la salud de Córdoba y de los patriotas jefes de su ejército!” Delegaciones de comerciantes y artesano hicieron guardias de honor en la casa en que se alojaba Urquiza.[16]

En la Plaza principal rodeada del Cabildo y la Catedral, y las demás iglesias y edificios que había en el centro de la ciudad, estaban iluminadas y bandas de música alegraron la velada. Los niños, subidos al templete que estaba en el centro de la Plaza, entonaron el Himno Nacional y canciones patrias, dirigidos por el profesor Justo Vidal.

En las ventanas del Cabildo y del monumental “Farol de retreta”, inaugurado con la llegada del presidente, lucían 14 cuadros transparentes, diseñados por el artista portugués Luis Gonzaga Coní, de imperecedera memoria en Córdoba, que representaban a las 14 provincias de entonces, y en las que contaban otras tantas estrellas que representaban a las referidas provincias. Una de estas estrellas estaba oscurecida por una nube cuyo color anunciaba que se iba a disipar en breve; se trataba de Buenos Aires, que eclipsada temporalmente por su secesión, pronto se volvería a iluminar como las demás hermanas.

En la ventana central del Cabildo un transparente con la figura del presidente Urquiza, indicando a las provincias el libro de la Constitución, y mostrándola también a las tropas que se le acercaban para jurarla.

Las cuatro alegorías que cierran el “Farol de la retreta” representan: el grito de independencia del 25 de Mayo, la jura de la Constitución el 9 de julio,  la batalla de Caseros del 3 de febrero de 1852 y la Revolución cordobesa del 27 de Abril de 1854, fecha en que asumió como gobernador Guzmán y que dio término al largo gobierno del rosista Manuel “Quebracho” López (1835–1852), que 11 días antes del levantamiento había cedido interinamente la gobernación a su hijo el coronel José Victorio López (desde el 16 al 27 abril de 1852).[17]

Después de la apoteosis que se le habían tributado Urquiza le escribe a Del Carril “Confieso a usted que estaban agotadas mis emociones, que me temblaba el corazón, y que no sentía sino una inmensa gratitud, por el pueblo que recompensaba generosamente los pocos servicios que le he rendido (…) El señor Guzmán es una excelente persona; es querido y respetado por todos: también es cierto que tiene la dicha de gobernar a un virtuoso e ilustrado pueblo. Gobierna con su prestigio moral.”[18]

Además de los referidos ministros, los nombres de los políticos cordobeses, como Guzmán, Villada, del Campillo, Olmedo, Vélez, entre otros, les eran familiares al vencedor de Caseros, y desde su célebre Pronunciamiento del 1º de mayo de 1851, con el que comenzó su campaña para la Organización Nacional, los mismos habían hecho causa común con los ideales de Urquiza. El propio gobernador rosista Manuel “Quebracho” López el  22  de febrero de 1852, días después de la batalla de Monte Caseros, dictó un decreto que reconocía al Gran Entrerriano como el Libertador de la Nación.

El 27 de marzo el gobernador Guzmán, atento a los propósitos de confraternidad de Urquiza, dictó un decreto indultando a Manuel López complicado con los autores del movimiento de julio de 1853 por haberle facilitado armas a los sediciosos. [19] Un gesto que los presidentes y gobernadores de nuestro tiempo deben imitar

La actividad de los visitantes

Durante su estadía en Córdoba el presidente y sus ministros departieron con las autoridades locales y acordaron jubilaciones y pensiones a empleados y familias meritorias; se ayudó al Colegio de Huérfanas; se mandaron a repartir cinco mil pesos entre los menesterosos; y se tomaron otras disposiciones inspiradas en principios de equidad y justicia.[20] Una comisión integrada por Luis F. Robles, Francisco Bravo y Luis Cáceres fue designada para hacer este reparto entre quienes carezcan de medios de subsistencia y tengan imposibilidad de trabajar. [21] La práctica de auxiliar a los que menos tienen, como puede verse, no se inició en los últimos tiempos ni en nombre de políticas populistas, lo que es bueno recordarlo.

El abogado tucumano Marcos Paz -que luego sería gobernador de Córdoba (1861-1862), vicepresidente de Bartolomé Mitre y que falleciera enfermo de cólera en ejercicio de la primera magistratura en enero de 1868-, de regreso del norte, se encontró en Córdoba con Urquiza, quién lo invitó a regresar juntos a Paraná. En carta de este político tucumano a José María del Campo le informaba de los bailes, convites y serenatas que le había brindado en la provincia al presidente “a pesar de estar en cuaresma y ser las gentes tan devotas en  esta ciudad” y respecto de la oposición expresó: “Se ha uniformado de tal modo la opinión con la presencia del señor presidente que los pocos disidentes que (había) en ambos sexos, no sólo se han convertido sino que se han entusiasmado honrándose en confesar francamente que estaban equivocados y que el general Urquiza no es el que ellos habían creído(…) El presidente tiene la intención de volver a esta ciudad dentro de cuatro meses para seguir visitando todas las provincias de la República.”[22]

En medio de este ambiente festivo, el 23 de marzo, se inauguró el Banco, y se instaló la Administración de Hacienda y Crédito Público en cuyos actos el gobernador Guzmán recibió a comerciantes y políticos que esperaban verse favorecido por la circulación de la nueva moneda. Fragueiro, gestor de esta instalación, permaneció un tiempo más en la provincia y cumplió su promesa de ayudar financieramente a las arcas locales para cubrir los gastos nacionales. El 1º de Abril la provincia recibió 108 mil pesos para gastos militares, de frontera y de culto. La catastrófica situación económica de la Confederación era uno de los problemas centrales del nuevo gobierno y el plan de Fragueiro era indispensable que tuviera éxito para afianzarla.

El gobernador Guzmán suscribió, con fecha 8 de abril, el decreto que receptaba las dos notas del 27 de Marzo del ministro Derqui por el que se disponían nacionalizar la Universidad de Córdoba y el Colegio Monserrat  -establecimientos en las que él había estudiado y había obtenido en la carrera de Derecho Civil los grados de bachiller, licenciado y doctor y haber sido profesor de Derecho Público, cuando se creo esa cátedra en 1834-[23], lo que significaba la culminación de una gestión que se hizo durante la estadía de Urquiza en Córdoba, tiempo en el cual el presidente y el ministro Derqui visitaron ambas casas de estudios. La Sala de Representantes aceptó la propuesta el 2 de abril y el vicepresidente Salvador María del Carril, a cargo de la presidencia por ausencia de Urquiza, el 29 de mayo dictó el decreto de nacionalización de ambas casas de estudio y se designaron las nuevas autoridades. Dos años después el Congreso sancionaría por ley lo aprobado por decreto. Los motivos de la nacionalización fueron la falta de financiamiento que padecía la Universidad, la necesidad de implantar un nuevo plan de estudios, y fortalecer la disciplina.[24]

El 30 de mayo Derqui resolvió que cada provincia mandara cinco jóvenes, cuyos gastos serían costeados por la Nación, para que siguieran sus estudios en el Monserrat. En Córdoba los cinco becarios surgieron de un sorteo que se hizo entre los 45 postulantes propuestos por los departamentos en que se dividía la provincia. El Reglamento del Colegio Nacional de Nuestra Señora del Monserrat fue aprobado por Urquiza el 19 de junio de 1855. Como puede apreciarse la prioridad por la educación comenzó con el primer gobierno constitucional, aunque luego se intensificara con las presidencias de Domingo Faustino Sarmiento y Julio Argentino Roca.

El 5 de septiembre de ese mismo año el presidente Urquiza firmó otro decreto que disponía hacer el ferrocarril que unía a Córdoba con el puerto de Rosario, en base a los estudios que había realizado el ingeniero norteamericano Allan Campbell. El año siguiente, en 1855, se contrataron a los señores José de Buschenthal y William Weelwright, correspondiendo a este último realizar esta importante obra unos años después.[25]

La despedida

Urquiza terminó su visita de veintiún días a la ciudad mediterránea el 10 de Abril, y antes de las seis de la mañana de ese día el pueblo se agolpó en la puerta de la casa de calle Buenos Aires casi esquina Entre Ríos, donde se había alojado para saludarlo. El general apareció en el dintel de la puerta para subir al carruaje presidencial, y una salva estruendosa, colosal, saludó su aparición que se prolongó todavía estando en marcha. Los adversarios políticos habían quedado cautivados con su trato fino y su espiritualidad. Numeroso pueblo lo siguió hasta las afueras de la ciudad y regresó al hundirse el sol en el ocaso.[26]

Una comisión integrada por Yofré, Altamira y Armenábal lo acompañarían 20 leguas en su camino de regreso pasando por Mar Chiquita y se dirigió a Santo Tomé, en jurisdicción de Santa Fe, en vez de Rosario, según él por las grandes lluvias, pero lo cierto fue que su viaje coincidió con la sublevación de indios de Guardia de la Esquina, en la provincia de Santa Fe, y ello fue seguramente lo que hizo cambiar el camino de regreso a Paraná. El 13 de abril había habido un saqueo en los Corrales de los Bustos y los asaltantes eran como 200 cristianos y 100 indios y estaban comandados por el capitán Seguin, y la intención que parecían tener era detener a Urquiza en su regreso de Córdoba.[27]

El comandante accidental de Tercero Abajo Andrés Terzaga le comunicó al gobierno el 15 de abril de dicha invasión, en la que han arriado vacunos y caballos y saqueado una tropa de carretas, al mando del cacique Guayquilin, por lo que los jefes militares se corrieron hasta los Corrales de Bustos para detenerlos, y es muy probable que esta fuerza haya sido mandada por Buenos Aires para sorprender en su tránsito al señor presidente.[28] Fuera ello cierto o no todos respiraron tranquilos cuando la delegación presidencial volvió sin tropiezos a Paraná.

Derqui, en cambio, se dirigió a Rosario por la antigua carretera real de la costa del Río Tercero. Fragueiro no pudo seguir viaje a otras provincias, como se había propuesto en un principio, para supervisar la instalación de la Administración de Hacienda, pero envió a Manuel Malbrán a La Rioja y Catamarca.

Al despedirse de Córdoba el general Urquiza se dirigió a sus habitantes a los que les expresó:

“Compatriotas:

He venido entre vosotros, para agradeceros personalmente el bien que habéis hecho a la Nación, no menos que la honrosas distinciones de que me habéis colmado; y regreso, llevando nuevos y muy grandes motivos de agradecimiento.

Pero llevo sobre todo, una recompensa muy superior al mérito de mis esfuerzos por vuestra libertad: la gloria de veros libres en el orden, y felices a la sombra de las instituciones, de que sois un invencible apoyo, con la seguridad de que el sentimiento de fraternidad, fusión y olvido que ellos inspiran, acabarán de curar los males que aún lloráis, fruto amargo de la tiranía, entronizada por el olvido de vuestros derechos.

 CORDOBESES: Sois dignos de ser libres y lo seréis. El despotismo es ya imposible entre vosotros: y el monstruo de la anarquía no reaparecerá por que, defensores de la ley, os sobran el patriotismo y la abnegación de que habéis dado tan incuestionable testimonio.

 COMPATRIOTAS Y AMIGOS. Si la ambición, impotente hoy, de aquellos a quienes atormenta el ejercicio de nuestros derechos y nuestras garantías constitucionales, se alzare hasta el punto de hacer peligrar el orden entre vosotros, mi vida, mi reposo, todo lo sacrificaré en vuestra defensa.

Córdoba, abril de 1854.

Justo José de Urquiza.”[29]

El presidente volvió de Córdoba con ánimo deslumbrante, después de haber conversado con sus hombres, obtenido apoyo popular y dado directivas de organización para el futuro. En carta al vicepresidente del Carril le refería: “En todo el camino no he oído sino palabras de gratitud, mezclada con lágrimas arrancadas por el recuerdo de la época pasada. Ellas bien han podido explicarme la razón de tanta decisión, de tanto entusiasmo, por el que llaman su Libertador. La diferencia es palpitante. Un pasado de sujeción completa a la voluntad de un hombre que olvidaba las necesidades de sus hermanos del interior. Un presente de libertad absoluta, en el que el presidente empieza a visitar los pueblos, para remediar sus necesidades, conocer sus hombres y sus cosas, para promover eficazmente a la ventura y respetabilidad de todos.”[30]

Desde la primera provincia que fue visitada por un presidente argentino hemos propuesto, como antes hemos dicho, que el 5 de marzo sea declarado por ley el Día de los Presidentes, en recuerdo de aquella jornada histórica en la que Urquiza juró y asumió la Primera Magistratura, y por haber sido también el día en que terminó su mandato y entregó el mando al segundo presidente constitucional Santiago Derqui, seis años después, desoyendo los consejo que los que le pedían que buscara su reelección, algo que la Constitución no admitía, que él no deseaba y que lamentablemente no todos los que lo sucedieron tuvieron conciencia de lo sabia que era la cláusula constitucional que impedía la reelección.[31] Creemos que ello permitirá a los argentinos, todos los años, hacer un reconocimiento y expresar gratitud y agradecimiento a quienes ejercieron y a quién ejerce constitucionalmente la presidencia de la República desde que Urquiza la asumiera por primera vez.

Buenos Aires, Abril de 2011.


[1] Norma Dolores Riquelme, “Córdoba en la organización nacional – Ensayo de historia nacional desde lo provincial”, página 209, Báez Ediciones, Córdoba, 2007.

[2] Manuel E. Macchi, Primera Presidencial Constitucional Argentina, página 105, Palacio San José, Museo y Monumento Nacional “Justo J. Urquiza”, Serio III, Número 13, año 1979.

[3] Norma Dolores Riquelme, Obra citada,  página 207 y siguiente.

[4] Esteban Dómina, Historia Mínima de Córdoba, página 155 y siguiente, Editorial del Boulevard, Córdoba, 2007

[5] Esteban Dómina, Santiago Derqui El Federalismo Perdido, página 138 y siguiente, Editorial del Boulevard, Córdoba, 2010.

[6] Esteban Dómina, Historia Mínima de Córdoba, página 158 y siguiente, Editorial del Boulevard, Córdoba, 2007

[7] Norma Dolores Riquelme, Obra ciada, páginas 211 y siguiente.

[8] Arturo Torres, El viaje a Córdoba del presidente Urquiza, diario Los Principios, 6 y 7  de septiembre de 1951.

[9] Norma Dolores Riquelme, Obra citada, páginas 211 y 213.

[10] Domingo Guzmán, La Nacionalización de la Universidad Mayor de San Carlos, página 14 y siguiente, Córdoba, 20 de Mayo de 1955.

[11] Arturo Torres, El viaje a Córdoba del presidente Urquiza, diario Los Principios, 6 y 7 de septiembre de 1951.

[12] Arturo Torres, El viaje a Córdoba del presidente Urquiza, diario Los Principios, 6 y 7 de septiembre de 1951.

[13] Arturo Torres dice que fue el día 19, en el artículo del diario Los Principios antes citado; en cambio afirman que fue el 20 de marzo Domingo Guzmán, en Obra citada, página 15; Agustín San Millán,  Entrada del Presidente Urquiza a Córdoba, diario Los Principios, página 4, del 11 de noviembre de 1920, y Efraín U. Bischoff, en Historia de Córdoba Cuatro siglos, página 229, Plus Ultra, Buenos Aires, 1979, Edición de la Cámara de Senadores de la Provincia de Córdoba, de 1985. .

[14] Agustín San Millán, artículo de los Principios antes citado.

[15] Agustín San Millán, artículo de Los Principios antes citado.

[16] Agustín San Millán, artículo de Los Principios antes citado.

[17] Agustín San Millán, artículo de Los Principios antes citado.

[18] Domingo Guzmán, Obra citada, página 15.

[19] Arturo Torres, El viaje a Córdoba del presidente Urquiza, diario Los Principios, 6 y 7 de septiembre de 1951.

[20] Domingo Guzmán, Obra citada,  página 20.

[21] Arturo Torres, El viaje a Córdoba del presidente Urquiza, diario Los Principios, 6  y 7 de septiembre de 1951.

[22] Norma Dolores Riquelme, Obra citada, página 212 y siguiente.

[23] Esteban Dómina, Santiago Derqui El Federalismo Perdido, página 16 y 23, Editorial del Boulevard, Córdoba, 2010.

[24] Efraín U. Bischoff, Obra citada, páginas 229 y siguiente.

[25]  Miguel Rodríguez de la Torres, Los Principios, 11 de noviembre de 1920.

[26] Agustín San Millán, artículo de Los Principios antes citado.

[27]  Arturo Torres, El viaje a Córdoba del presidente Urquiza, diario Los Principios,  6 y 7 de septiembre de 1951. Norma Dolores Riquelme, Obra citada, página 214.

[28] Arturo Torres, El viaje a Córdoba del presidente Urquiza, diario Los Principios, 6 y 7 de septiembre de 1951.

[29] Domingo Guzmán, Obra citada, página 19 y siguiente.

[30]  Efraín U. Bischoff,  Obra citada, página 230 y siguiente.

[31]  Jorge Horacio Gentile  El Día de los presidentes La Voz del Interior, 24 de marzo de 2011, Blog:://jorgegentile.com/.

El “Modelo” de la Argentina partida en dos

Antonio Gramsci

El estilo confrontativo del gobierno kirchnerista, se ha convertido en esencial al “modelo” político que pretende imponer, y que no es otro que el tratar de articular diversas reivindicaciones que demandan distintos sectores sociales (laborales, sexuales, ecológicas, comunicacionales, etcétera), y oponerlas a quienes se identifican como sus enemigos.

De esta manera se pretende tensar el conflicto, como ocurrió cuando se trató lo del matrimonio del mismo sexo o la ley de medios, y trazar una frontera que separe a las dos fracciones en que se quiere dividir a la sociedad, la de los “amigos” con la de los “enemigos”; caracterizados, estos últimos, por lo que el neomarxista Antonio Gramsci  denominaba la “hegemonía”; que ejercen algunos en lo político, en lo económico, en los medios de comunicación, en lo religioso, en lo cultural, etcétera. A la misma hay que enfrentarla y combatirla hasta sustituirla, por otra “hegemonía” populista conformada por la articulación de quiénes reclaman desde distintos sectores sociales, y, en nuestro caso, con el apoyo del gobierno y del aparato estatal.

Esto explica:

  • La distinción entre izquierda y derecha, la primera calificada de populista o progresista, y la segunda denigrada por reaccionaria, oligárquica, retrograda, neoliberal o conservadora;
  • El recurrente cuestionamiento que desde el oficialismo se le hace a Mauricio Macri, Héctor Magnetto, Hugo Biolcati, Jorge Bergoglio, Jorge Lanata, a Clarín, a la SociedadRural, a los militares, a la Iglesia, entre otros “opositores”, que lideran o representan “hegemonías” que el populismo cuestiona.
  • La frontera que se construye al denostar a los referentes hegemónicos, ejerciendo presiones y, en algunos casos, nuevas formas de violencia; como el escrache, el piquete, la toma, el bloqueo, el graffiti, o las marchas de los que se cubren la cara y exhiben machetes; diferente de la violencia armada y homicida de los años setenta;
  • La descalificación del adversario, que sirve para construir el discurso populista con el que se articulan los distintos reclamos, sustituye al diálogo, al debate y a la negociación.

Los posmarxistas Ernesto Laclau y Chantal Mouffe justifican este “modelo” con lo que llaman “la razón populista” afirmando que: “La izquierda debe comenzar a elaborar una alternativa creíble frente al orden neoliberal, en lugar de tratar simplemente de administrar a este último de un modo más humano. Esto, desde luego, requiere trazar nuevas fronteras políticas y reconocer que no puede haber política radical sin la identificación de un adversario. Es decir que lo que se requiere es aceptación del carácter inerradicable del antagonismo.”  A ello agrega Mouffe: “(…) la defensa y radicalización del proyecto democrático exige reconocer lo político en su dimensión antagónica, y abandonar la ilusión de un mundo reconciliado en el cual el poder, la soberanía y la hegemonía hayan sido superados.”

Esta concepción “adversarial” o “agonística” de la democracia, donde se privilegia la lucha política y se impone la crispación, es contrario a los postulados de la democracia constitucional, que no suprimió el conflicto político, pero lo reguló, lo humanizó y lo racionalizó. Por esola Constitucionesy sus normas complementarias establecen “reglas de juego” para procesar estas disputas, y procedimientos para que las normas y decisiones se logren y aprueben mediante el diálogo, el debate, la mediación y el consenso. Recién cuando el acuerdo no puede ser alcanzado; el Estado, que es el árbitro final de los conflictos, recurre al voto de los representantes o de los ciudadanos.

La crispación, como toda otra forma de violencia política, no es compatible con este esquema de democracia constitucional. Los partidos políticos, como mediadores entre la sociedad y el gobierno, hoy muy debilitados, no deben ser sustituido ni por las “hegemonías” buenas ni por las malas; como los políticos no pueden ser reemplazados por líderes mediáticos, o por quienes tienen méritos bien ganados en ámbitos no políticos, pero que carecen de ideas o experiencia en lo atinente a la gestión del bien común, que es la razón de ser de lo político.

No todos los que conforman el Frente parala Victoriase sienten cubiertos por este techo ideológico, ni tienen en claro el por qué de tanta crispación, y el para qué negarse a intentar el consenso. Como tampoco se entienden alianzas, que sólo se explican por el afán de mantener, acrecentar y eternizarse en el poder, como las conformadas por el oficialismo con Borocotó, Menem y los Saadi.

Junto con la libertad y la igualdad, la democracia pluralista necesita de la fraternidad, y los intereses sectoriales en puja deben ser superados por la búsqueda del bien común, que es el fin último de toda sociedad democrática. Estos, y no aquellos, son los principios básicos del gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Córdoba, Abril de 2011.

La Institucionalización en la Argentina

Edificio del Congreso Argentino

Entendemos por institucional todo lo que tiene que ver con el funcionamiento de los órganos que cumplen una función pública en el Estado o en la sociedad civil, las normas que las rigen, y de las conductas y políticas de quienes las dirigen e integran; y esto será hoy el motivo de mi relato, siempre dentro del contexto de nuestra democracia constitucional.

Próximos a una elección presidencial y de renovación parcial de la Cámara de Diputados y del Senado de la Nación, es atinado hacer un análisis de la situación institucional que vive la República Argentina, en sus aspectos positivos y negativos.

I. Lo Positivo

El Bicentenario nos muestra una sociedad argentina satisfecha por:

  1. Haber cumplido más de un cuarto de siglo de vida democrática.
  2. Haber finiquitado en 1983 con un ciclo de 53 años (entre 1930 a 1983) en el que se alternaban gobiernos de facto, surgidos de golpes de estado producido por personal de las Fuerzas Armadas, con gobiernos de iure, y no haber vuelto a recurrir a golpes de estado ni a los militares para resolver las graves crisis político- económica que se produjeron en 1989 y en el año 2001.
  3. Haber retornado, hace 27 años, a la plena vigencia de la Constitución, la que, además, en 1994 fue reformada y se intentó ponerla a tono con los nuevos tiempos, reconociendo nuevos derechos y garantías, y adecuando sus instituciones y su proyecto político al nuevo contexto en que le tocaba regir.
  4. Haber elegidos por el pueblo en elecciones libres a sus gobernantes sin interrupciones desde el 30 de octubre de 1983.
  5. Tener funcionando al Congreso de la Nación en forma continuada desde 1983, luego que en el siglo XX estuvo cerrado durante 23 años, 3 meses y 18 días, en razón de los seis golpes de estado, y los gobiernos de facto que lo continuaron. que suspendieron la plena vigencia de la Constitución.
  6. Haber abandonado la violencia política, el que no haya guerrillas como en Colombia, graves conflictos entre carteles de la droga como en México, y garantizado mejor a los derechos humanos, juzgando y condenando a quienes atentaron contra los mismos durante el último gobierno militar;  indemnizado a los que habrían sido privados de su libertad o que tuvieron que irse del país durante la década del setenta y los primeros años del ochenta del siglo anterior.
  7. El contar con una Corte Suprema de Justicia de la Nación que en los últimos años ha dictado importantes sentencias a favor de los derechos humanos, en las cuales ha mostrado una independencia del poder político, que no siempre ese Alto Tribunal demostró en anteriores composiciones, aunque el modo en que se reemplazaron los ministros de la mayoría de la anterior composición no haya sido el mejor.
  8. Haber reformado la Constitución en 1994, actualizando su proyecto político a las necesidades de los nuevos tiempos; dando jerarquía constitucional a los tratados internacionales de derechos humanos; reconocido los nuevos derechos y garantías; haber dispuesto la elección directa del presidente, vicepresidente y de los Senadores Nacionales; y haber creado el Consejo de la Magistratura, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y dado rango constitucional a la Defensoría del Pueblo y a la Auditoría General de la Nación.
  9. Haber reglamentado y ampliado el alcance de las garantías del hábeas corpus, el amparo y el hábeas data; criminalizado las discriminaciones y reconocido y garantizado los derechos humanos de las minorías: especialmente la de los opositores políticos, de los niños, las mujeres, los indígenas y los homosexuales. Haber reconocido y garantizado mejor los derechos al ambiente, del consumidor, de los usuarios de los servicios públicos, a la información y a la comunicación, a través de los nuevos medios y redes que se comenzaron a utilizar con motivo de las nuevas tecnologías electrónicas.
  10. Haber progresado en la sociedad argentina en el diálogo ecuménico e interreligioso lo que significa un mejor ejercicio de la libertad religiosa.
  11. Haber podido en lo económico sortear con éxito la crisis de los años 1989, 2001 y la mundial de 2008/9 y haber logrado, a pesar de las mismas, volver a contar con un crecimiento económico a tasas chinas, merced – principalmente- al incremento de las exportaciones de comoditis y de automotores.
  12. Haber avanzado en materia de políticas sociales, especialmente por haber restablecido la actualización del salario mínimo vital y móvil; el haberse otorgados distintos planes sociales a los más pobres; por haber otorgado las jubilaciones llamadas de “amas de casa” a quienes no podía acceder a estos beneficios por falta de aportes; el haberse dispuesto la “asignación universal por hijo” –aunque no sea del todo “universal” – y al haberla extendido a partir de los tres meses de embarazo; y el haberse extendido -a nivel provincial- el tiempo de las licencias por embarazo de la madre y del padre.
  13. Haber iniciado y sostenido –no con pocas dificultades– un proceso de integración regional, como el surgido de los tratados del MERCOSUR, y, en lo referido a derechos humanos, por el Pacto de San José de Costa Rica, que regula la Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
  14. Gracias a Dios, no hemos tenido desastres naturales de significación como lo padecidos recientemente por tsunamis, terremotos, derrumbes, como los ocurridos recientemente por Japón, Indonesia, Chile, Haití, Bolivia y Colombia, para poner sólo algunos ejemplos.

II. Lo Negativo

El que no hayan podido terminar su mandato constitucional los presidente Raúl Ricardo Alfonsín y Fernando de la Rúa fue lo más negativo de este período.

  1. En el gobierno de Néstor Kirchner y luego en el de su esposa Cristina Fernández, se ha impuesto: Una política populista que pretende dividir a la sociedad en dos fracciones irreconciliables y con pretensiones hegemónicas, tensando al máximo la dialéctica amigo – enemigo, y donde en la agenda política se plantean temas que dividen a los argentinos, como sucedió recientemente con la ley que autoriza el matrimonio de persona del mismo sexo. La crispación, como estilo político, se impone sobre la necesidad de buscar el bien común a través del diálogo, el debate y el consenso. Esta concepción “agonística” o “adversarial” de la democracia, encuentra sustento ideológico en el pensamiento de algunos intelectuales próximos al gobierno, como los posmarxistas Ernesto Laclau y Chantal Mouffe, que sostienen que: “La izquierda debe comenzar a elaborar una alternativa creíble frente al orden neoliberal, en lugar de tratar simplemente de administrar a este último de un modo más humano. Esto, desde luego, requiere trazar nuevas fronteras políticas y reconocer que no puede haber política radical sin la identificación de un adversario. Es decir que lo que se requiere es aceptación del carácter inerradicable del antagonismo.” El permanente cuestionamiento a Macri, Magneto, Biolcati, Bergoglio, entre otros opositores, es una prueba de ello.
  2. Esto se agravó con motivo de haber perdido el gobierno nacional las elecciones de junio de 2009 y la mayoría en el Congreso, lo que llevó a la casi paralización del mismo durante el año 2010.Durante ese año el gobierno no acordó leyes y políticas de estado con la oposición. No se aprobó el presupuesto del año 2011 y no se prorrogaron las sesiones ni se convocaron a sesiones extraordinarias de las Cámaras después del 30 de noviembre, salvo para prestar acuerdo a la designación de funcionarios y prorrogar el impuesto a los cigarrillos. Se hizo realidad aquel pedido de la presidenta a la militancia de que “no se enrosquen en discusiones bizantinas”, y se puso distancia a aquel otro que reclamaba “construyamos con amor y no con odio”.
  3. El poder se ha centralizado en el Poder Ejecutivo, en desmedro de los otros dos poderes constitucionales: el Legislativo y el Judicial, de los órganos de control, de las provincias, de la ciudad de Buenos Aires y de los municipios. En el discurso con el que abrió las sesiones ordinarias del Congreso el pasado 1º.de marzo la presidenta no rechazó la propuesta de reformar la Constitución para obtener la reelección de “Cristina eterna”.
  4. El uso y abuso frecuente de decretos de necesidad y urgencia y de las facultades delegadas en materia legislativa es una de las manifestaciones de esta centralización.
  5. El gabinete no se reúne y el jefe de gabinete no asiste mensualmente para informar a la Cámaras del Congreso, como manda la Constitución.
  6. Durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner su marido y anterior presidente Néstor Kirchner, hasta que falleció el 27 de octubre de 2010, ha ejercido una influencia decisiva en el ejercicio del poder político del Estado, más allá de las que le competía como diputado de la Nación, presidente del Partido Justicialista, líder del Frente de la Victoria, y secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). Este “doble comando” nos hizo recordar a los 41 días del año 1973, en que rigió aquello de “Cámpora al gobierno y Perón al poder”.
  7. Cuando falleció el ex presidente y diputado Néstor Kirchner sus restos mortales fueron velados en la Casa Rosada, y no en el Congreso de la Nación, y a ese acto –en el que estuvieron presente en forma masiva sus partidarios- no pudieron asistir para rendirle homenaje ni darle el pésame a la presidenta, el vicepresidente de la Nación Julio Cobos y muchos de los líderes de la oposición, alguno de los cuales, hasta su deceso, habían compartido con él las bancas de diputados.
  8. El funcionamiento de la Justicia federal se ha visto afectado por la demora del Poder Ejecutivo a pedir acuerdo del Senado en la designación de jueces, se calcula que hay un 20 por ciento de vacantes, en muchos casos a pesar de que el Consejo de la Magistratura le elevara al Poder Ejecutivo la terna exigida por la Constitución. El fallo de la Corte Suprema del 20 de octubre de 2009, que ordenó reponer al procurador del Tribunal Superior de la provincia de Santa Cruz Eduardo Sosa –cesanteado por el gobernador Néstor Kirchner en 1995- no ha sido cumplimentado, lo que ha sido motivo de una denuncia penal ordenada por la Corte. Todo esto, a los que hay que agregar la resoluciones del juez Norberto Oyarbide de sobreseimiento por el supuesto enriquecimiento ilícito de Néstor Kirchner y su esposa Cristina por el aumento patrimonial que habían declarado en 2008, y la orden de detención, del mismo juez, al sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas y su posterior liberación, han despertado serias sospechas sobre la falta de imparcialidad de algunos jueces. El incumplimiento por aparte del ANSeS de las sentencia de la Corte Suprema a partir del caso “Badaro” ha hecho que hoy  más de 400 mil juicios por reajustes en los tribunales federales. Tampoco se cumplieron las órdenes judiciales de desalojo en el caso de las usuparciones del Club Albariño en el Parque Indoamericano en diciembre de 2010 y en el Parque Avellaneda de Villa Soldati en febrero de 2011, en este último caso ordenadas por el juez de Quilmes Luis Armella a la Policía Federal. Los jueces y funcionarios de la Justicia federal y de las provincias no pagan impuesto a las ganancias por haber declarado la Corte Suprema inaplicable el artículo 1º de la ley 24.631, que dispuso la derogación de la exención a dicho impuesto (Acordada 20 del año 1996), lo que no sido derogado por la actual composición del Alto Tribunal.
  9. La última reforma a la composición del Consejo de la Magistratura permitió al gobierno tener derecho de veto en sus decisiones más trascendentes, lo que han creado distintos condicionamientos al buen funcionamiento de la Justicia.
  10. Los partidos y el sistema de partidos políticos se han fraccionado, sus idearios políticos se han olvidado o diluido, lo que los ha debilitado como medios para gestar propuestas y plataformas electorales, promover auténticos liderazgos políticos, hacer educación política, y continuar siendo canales que permitan una mejor representación. El “que se vayan todos” sirvió de poco para hacer una renovación de los cuadros políticos. La ley de reforma política aprobada en el año 2009 por el Congreso, a propuesta del gobierno mientras tuvo mayoría en las Cámaras, no tuvo otro propósito que facilitar la reelección de los esposos Kirchner. Los gobierno de los Kirchner se sustenta políticamente en una dificil alianza, denominada Frente para la Victoria, que tiene dos patas: el Partido Justicialista –con su fracción oficialista- y un conglomerado organizaciones políticas y sociales de centro izquierda
  11. El fracaso de la oposición en el Congreso luego de haber triunfado en las elecciones del 28 de junio de 2009; por las disputas entre sus distintos líderes y la falta de objetivos claros en su accionar; ha frustrado las expectativas de cambio que los electores habían depositado en las urnas junto con su voto. El Congreso no dicta la ley que establece el artículo 45 de la Constitución, ha pesar de haberse hecho varios censos de población, que actualice el número de diputados que tiene cada distrito según el resultado de los mismos, lo que ha distorsionado la representación, así Córdoba que tiene más habitantes que Santa Fe y la Capital Federal tiene un diputado menos que el primero y siete que el segundo. Está pendiente el dictado de algunas leyes importantes como: el Reglamento del Congreso, el Código de Federal de Procedimiento Constitucional y la que regule los convenios interprovinciales, de las provincias con la Nación y con los estados extranjeros. Desde hace casi dos años está vacante la Defensoría del Pueblo a cuyo titular tiene que designar el Congreso.
  12. La Administración Pública, las fuerzas de seguridad, los servicios de inteligencia, el servicio exterior y los organismos financieros al Estado han sido puesto bajo el control del gobierno. Se ha creado una gran “caja” con los recursos fiscales del Estado, que se manejan a discreción, con la que se han malversado los aportes jubilatorios, las reservas del Banco Central y los recursos fiscales destinados a la coparticipación federal.
  13. Las estadísticas del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INDEC); que son indispensables para la buena marcha de la economía y de las finanzas, para saber los índices de desempleo, de pobreza, indigencia, de inflación, etcétera; han sido adulterados cuando se intervino de dicho Instituto.
  14. No se ha dictado la ley de coparticipación federal que debió promulgarse en 1996 (art. 75 incs. 2 y 3 de la Const. Nac.), como seguramente no se dictará nunca, habrá que reformar la Constitución para disponer una nueva distribución de los recursos financieros del Estado, entre Gobierno federal, provincias, ciudad de Buenos Aires y municipios. Varias provincias como San Luis, Córdoba y Santa Fe han demandado en la Corte Suprema a la Nación por problemas de esta naturaleza.
  15. El sistema tributario esta totalmente desquiciado, carece de equidad, y es la causa de que una parte importante de la economía funcione en negro. Las retenciones, el impuesto al cheque y el alto porcentaje del 21 por ciento del IVA son un ejemplo de esta distorsión.
  16. La autonomía de las provincias y de los municipios se ha tornado ilusoria y sus autoridades dependen política y financieramente del gobierno federal y de la “caja” que administra con total discreción el Ejecutivo.
  17. La seguridad de las personas y sus bienes se ha convertido uno de los problemas más acuciantes que afligen a la gente y el gobierno parece recién tomar razón de ello con la creación del Ministerio de Seguridad, sin embargo no se ha debatido una política de estado sobre la materia. Las diferencias con el gobierno de la provincia de Buenos Aires y con el de la ciudad de Buenos Aires son una demostración de la falta de esta política.
  18. La Auditoría General de la Nación ha tenido que plantear judicialmente la negativa a suministrarle información por parte de autoridades del gobierno Federal a las que tiene que auditar. El AFIP y el Banco Central invocan en su negativa el secreto fiscal y bancario. La Comisión Mixta Revisora de Cuentas del Congreso, que ahora cuenta con mayoría opositora, fue la que autorizó a la AGN a recurrir a la Justicia
  19. La corrupción es otro de los males que nos afligen a todos y que no ha encontrado la forma de ser erradicada. Además, el prestigio de los políticos, incluso los de conducta intachable, ha decaído significativamente por esta causa, y muchas personas se niegan a participar en los partidos o en los gobiernos por este motivo.
  20. La paralización desde el año 2009 de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas con motivo de la renuncia de su titular Manuel Garrido, como protesta por la limitación de sus competencias impuestas por el Procurador General Esteban Righi. Garrido había denunciado la manipulación de las estadísticas del INDEC, había apelado una decisión judicial sobre el patrimonio de los Kirchner, se opuso a la renovación del contrato con Aeropuerto Argentinos 2000, se opuso al descarte de las grabaciones como prueba de las coimas del caso Skanska, denunció a Enrique Albistur por el reparto discriminatorio de las pautas a los medios de comunicación y habia investigado las supuestas coimas en obras públicas en la provincia de Santa Cruz. No ha sido todavía designado su reemplazante.
  21. Se ha establecido un “capitalismo de amigos”, con empresarios o financistas privados vinculado al gobierno, para controlar importantes capitales, empresas privadas, ganar licitaciones de obras o servicios públicos, controlar el juego, hacer negocios en otros países, y financiar al aparato político que apoya al gobierno.
  22. Se ha creado una importante red de organizaciones no gubernamentales (ONGs), financiadas con recursos fiscales, que junto a organizaciones sindicales, de “derechos humanos” y fracciones políticas afines, como los piqueteros, barras bravas y punteros políticos, ejercen el clientelismo político en apoyo al gobierno y a sus políticas, y dominan la calle con manifestaciones, marchas, actos públicos, cortes de rutas o calles y escraches a favor del gobierno, de sus políticas o reivindicaciones sectoriales, y denostan a los opositores o los que han sido declarado sus enemigos. En los planes para las escuelas de la provincia de Buenos Aires se ha incluido el estudio de estas modalidades de protestas, incluido el escrache.
  23. Invocando el propósito de terminar con el monopolio de algunos medios de comunicación, como Clarín, se pretende crear o ampliar el manejo político que se hace de los medios que pertenecen al Estado o que desde el sector privado apoyan al gobierno y a sus políticas. La ley de medios, además de desconocer la autonomía de las provincias, tiene este propósito. La distribución de recursos del Estado a los diarios y medios de comunicación por la publicidad oficial está encaminada a favorecer a los que apoyan al Gobierno y se la retacea a los opositores, como ha quedado reflejado en los fallos de la Corte Suprema “Editorial Río Negro S. A.”(2006) y “Editorial Perfil S. A.” (2-3-2011). El uso propagandístico de algunos medios de comunicación estatales como Canal 7, el programa “6, 7 y 8” y la publicidad en “Fútbol para todos” son una demostración de este favoritismo que existe en los mismos por la fracción política que gobierna.
  24. Se mantiene un conflicto permanente con la Iglesia Católica criticando y tratando de desprestigiar a sus prelados, se ha roto con la tradición de asistir por parte del primer mandatario del país a los Tedeum en las conmemoraciones de las fechas patrias, y poco o nada se ha avanzado en implementar políticas de respeto a la libertad religiosa. El diferendo con la Santa Sede por el vicariato castrense se mantiene sin solución, aunque ya no lo ejerza Monseñor Antonio Baseotto, por quién el gobierno planteó el problema, y nada se ha resuelto sobre el Acuerdo con la Santa Sede de 1956 sobre la materia. El conflicto que se suscitó por el no otorgamiento del placet al embajador designado por el gobierno ante el Vaticano, Alberto Iribarne, se superó con su renuncia en el año 2008. El debate de la ley de matrimonio del mismo sexo tensó aún más la relación del Gobierno con la Iglesia y con los evangélicos. El proyecto de ley que reglamenta la libertad religiosa ha dejado se ser debatido por el Congreso.
  25. El mayor distanciamiento que se ha producido en las últimas décadas entre los que tienen mayores y menores ingresos es la mayor afrenta que hemos padecido los argentinos; lo que ha aumentado la pobreza, la indigencia y la desnutrición en la población, que ha crecido en muchos pueblos y zonas del país, en las villas de emergencia y en el mayor número de personas que se encuentran en “situación de calle” en las grandes ciudades; y donde la alimentación, los servicios de salud, de educación, de vivienda y de asistencia espiritual son más que insuficientes.
  26. El desempleo y la falta de preparación para acceder a trabajar es otras de las asignaturas pendientes que tenemos en nuestro país. Los haberes de la inmensa mayoría de los jubilados y pensionados están muy lejos de cubrir la necesidades básicas de quienes pretender vivir con esos ingresos.
  27. La Educación muestra no solamente deficiencias en la infraestructura de escuelas y colegios; en cumplir con el propósito, nunca alcanzado, de que sea más inclusiva; de que se cumpla con las 180 horas de clases anuales; o en la demora en implementar la doble escolaridad; sino por su calidad, especialmente en los aspectos formativos y en la prioridad que merece el transmitir valores, más que información. Los resultados del informe del año 2009 del Programa Internacional de Evaluación de los Alumnos (PISA) -en lo que respecta a alumnos de 15 años en lectura, ciencias y matemáticas- nos ubica en el puesto 58 sobre los 65 países en las que se hizo, después de Chile, Brasil, Uruguay y México; lo que demuestran una pronunciada declinación de nuestro sistema educativo, aunque el puntaje haya sido levemente superior al de de 2006. Es notable la falta de educación política, y de educación religiosa en las escuelas públicas. En la educación universitaria hay niveles de deserción, demora en graduarse de los alumnos y déficit de investigación, que son por demás alarmantes. Los recursos destinados a la educación superior son por demás insuficientes. No se ha resuelto adecuadamente el ingreso a las universidades del Estado, ni se ha desdoblado, como sería de desear, los títulos académicos de los habilitantes para el ejercicio profesional.
  28. Hay serios problemas de infraestructura, de transporte y de provisión de energía que afectan al desarrollo productivo del país y la calidad de vida de sus habitantes, como consecuencia de la falta de previsión y de políticas de estado en esas materias.
  29. La necesidad de preservar mejor nuestros recursos naturales nos ha llevado en los últimos tiempo a marchas y contramarchas, como ocurre con las normas sobre protección de los glaciales; o el diferendo con Uruguay sobre la empresa Botnia que nos llevó a perder un pleito en el Tribunal de La Haya; o la intervención de la Corte Suprema de Justicia en el caso “Mendoza, Beatriz” que tiene por fin terminar con la contaminación del Riachuelo.

Latinoamérica

En la región latinoamericana, donde la democracia constitucional fue adoptada, al finalizar el siglo XX en todos los países con excepción de Cuba, ha ocurrido en el año 2009 un golpe de estado en Honduras, que ha sido repudiado por todos los países de América y de otras partes del mundo, ha resentido las relaciones entre los países de la región y ha hecho pensar a muchos que habría que ampliar la Carta Democrática Interamericana, aprobada en Lima el 11 de septiembre de 2001.

Además, últimamente en países – como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua –, gobiernos elegidos por el pueblo, que practican un populismo que esconde nuevas formas de autoritarismos, y que algunos políticos, partidos o gobiernos, de otros países – como el nuestro – parecen querer imitar.

Esta nueva modalidad del autoritarismo se caracteriza por:

1. Tener presidentes, de fuerte personalidad; que olvidando la frase de Séneca “Todo poder excesivo dura poco”, o la de Montesquieu: “Cuando un gobierno dura mucho tiempo se descompone poco a poco, y sin notarlo”; llegaron a sus cargos con el propósito de permanecer largo tiempo en el mismo, de eso es que impulsaron reformas constitucionales para ser reelegidos indefinidamente.

2.            Que pretenden controlar todos los órganos del gobierno y del estado; que desprecian y neutralizan a los órganos de control, y a los desconcentrados o descentralizados (empresas públicas, provincias, departamentos, municipios o alcaldías).

3.             Que controlan sus parlamentos, con unanimidad – como en el caso de Venezuela donde hasta la última elección no hay opositores-, o le imponen rígidas disciplinas para que le deleguen las más importantes facultades legislativas, o dicten las leyes que les proponen.

4.                Que ejercen el poder con políticas que dividen a los países en dos fracciones políticas, regionales o étnicas irreconciliables; donde el diálogo, el consenso es imposible y la oposición es combatida hasta ser eliminada institucionalmente;

5.        Que los partidos políticos han sido debilitados y los dirigentes opositores perseguidos.

6.         Que se ejerce un control estatal y político de los medios de comunicación masivos, y se usa a los que dependen del Estado o que son influidos por el mismo, por ejemplo a través de la publicidad oficial; con el propósito de hacer propaganda política del gobierno de turno.

7.            Que se ha propuesto estatizar o controlar empresas y capitales privados que no le responden políticamente.

8.             Que la relaciones con la jerarquía de la Iglesia y de los demás cultos es siempre conflictiva.

9.             Que en política internacional pretenden influir en la de los países vecinos con el propósito de imponer sus políticas autoritarias.

10.            Que mantienen o impulsan buenas relaciones con países donde no se respetan los derechos humanos y no tienes regímenes democráticos, como es el caso de Irán y Cuba.

11.              Que hay fundadas sospechas de que se mantienen buenas relaciones con grupos narco – guerrilleros, como la FRAC o el Ejército de Liberación Nacional, según la reciente denuncia del gobierno de Colombia, y con ETA del país vasco, como se denunció hace un tiempo.

12.              La región ha tenido en los últimos años un crecimiento económico significativo como consecuencia de las exportaciones a los países asiáticos, pero no ha llegado a coordinar políticas ni avanzar en el proceso de integración; a pesar de las frecuentes reuniones de presidentes, ministros y la creación de organismos de cooperación, como la UNASUR. El liderazgo de Brasil en la región ha sido notorio en los últimos tiempos.

13.                El narcotráfico se ha extendido en la región y a los países se les hace cada vez más difícil poder combatirlos sin ayuda internacional.

14.              Algunos de los países de la región han aumentado el presupuesto de las Fuerzas Armadas y en alguna medida compiten en una costosa e innecesaria carrera armamentista.

15.               Las migraciones en los países de la región merecerías una mejor regulación.

16.                Las catástrofes naturales sufridas recientemente por Haití y Chile, nos han hecho pensar que el auxilio solidario de los países vecinos debe estar mejor organizado, y que debe crearse una fuerza y un fondo internacional para auxiliar más rápido e eficientemente a los damnificados.

17.               El MERCOSUR, que pronto tendrá un parlamento elegido por el voto popular, en los últimos tiempos no ha profundizar el proceso de integración, no se han incorporado nuevos países, y las diferencia entre los gobiernos que los integran han impedido su progreso.

El Mundo Globalizado

A más una década de haberse iniciado el nuevo milenio la Argentina se encuentra con un mundo que:

Ha valorizado los derechos humanos y ene. que se han creado tribunales internacionales para garantizarlos, como la Corte Interamericana de Derecho Humanos.

  1. Que cada vez más países del mundo adoptan el sistema republicano democrático de gobierno y han abandonado los autoritarismos. Los recientes levantamientos populares habidos en Túnez, Egipto, Libia entro oros países árabes, es una muestra de esa tendencia.
  2. Que a pesar que hace más de dos década que terminó la guerra fría, lamentablemente, no ha podido eludir los conflictos bélicos regionales; en el que existen zonas, como el Medio Oriente, donde los conflictos se suceden permanentemente o están latentes.
  3. La carrera armamentista, incluso nuclear, no ha podido ser detenida ni controlada.
  4. El terrorismo es una amenaza permanente y las innovaciones que se hicieron para combatirlo, como las “guerras preventivas”, la invasión a Irak por motivos que luego resultaron falsos y la creación de cárceles internacionales al estilo de Guantánamo y la autorización de torturar en los interrogatorios.
  5. La pobreza, la indigencia y los efectos de las catástrofes causada por fenómenos naturales no encuentran todavía respuesta de la humanidad, por no estar organizada como una sociedad política mundial.
  6. Las organizaciones internacionales ni los gobierno de las grandes potencias han podido regular y controlar las relaciones, cada vez más globalizadas, de un mundo cada día más complejo; y estamos lejos de poder establecer un gobierno mundial como sería de desear.
  7. El comercio, las finanzas y la economía globalizada condicionan el accionar de los estados; el control de la natalidad, las migraciones, la pobreza, la trata de personas, el narcotráfico, el comercio de armas y la contaminación son problemas que los países no puede resolver sin que los organismos internacionales y las grandes potencias fijen políticas y acuerden reglas para darles solución.
  8. Los organismos internacionales interestatales, como la ONU o la OEA; ni los de integración regional, como la Unión Europea o el MERCOSUR; ni el liderazgo de Estados Unidos o de las grandes potencias, como Alemania, China o Japón; han logrado regular y ordenar el dinámico proceso de globalización que se ha dado n los últimos tiempos, ni de resolver los graves conflictos suscitados entre y dentro de algunos estados, o de hacer posible una justicia social internacional que termine con la pobreza, garantice los derechos humanos, preserve el ambiente y haga posible la paz.
  9. Llama poderosamente la atención el silencio oficial ante las recientes manifestaciones populares y víctima de la represión por este motivo habido en países árabes, como Túnez, Egipto, Bahrein, Libia, Yemen; en donde desde hace décadas hay gobiernos autocráticos que el gobierno parece no querer condenar.

Reflexión final

La democracia, que nos ha costado tanto conseguir, tiene por fundamento el respeto de los derechos humanos, de la voluntad popular y la búsqueda del bien común, su mejor desarrollo merece atención y voluntad política de los ciudadanos, de quienes compiten por el poder y por quienes son sus representantes y ocupan funciones en las instituciones del sector público y privado. Es deber de todos contribuir por su fortalecimiento. Sin desarrollo democrático es utópico pensar en un fluido desarrollo económico.

Córdoba, Marzo de 2011.