“Cristina Eterna”

Cristina Fernández de Kirshner

Hace un año, meses después del deceso de Néstor Kirchner, y ante la imposibilidad de continuar con la rotación matrimonial en la presidencia, la diputada Diana Conti declaró: “Deseamos una reforma constitucional porque queremos una Cristina eterna”, postulando así su reelección indefinida, y posicionándose, en la interna del oficialismo, respecto de las futuras elecciones.

Este anticipo, nunca desmentido por la primera mandataria, tuvo eco en la voz de su fiel vicepresidente Amado Boudou, cuando la reemplazó en el primer mes de haber asumido su segundo mandato, con el aval de uno de los teóricos del “modelo”, Ernesto Laclau, y de Eugenio Raúl Zaffaroni, juez dela CorteSuprema, aunque, en este caso, el reeleccionismo va encubierto en una propuesta de implantar un sistema parlamentario, donde el presidente y el primer ministro podrían ser reelectos, o donde Cristina podría alternarse, entre ambos cargos, como hace en Rusia Vladimir Patín con Dmitri Medvédev.

El reeleccionismo se impuso en el orden nacional, con las reformas dela Constituciónde 1949 y 1994, que habilitaron a Juan Domingo Perón y a Carlos Menem para un segundo mandato, que luego lo consiguieron en las urnas. Pero las segundas partes no fueron para nada mejores, y Perón no pudo terminarlo -por el golpe de estado de 1955-, y Menem, que terminó el suyo, intentó, sin conseguirlo, la re-reelección para un tercer período. Raúl Alfonsín también lo intentó para un segundo, sin poderlo concretar, antes de la crisis que lo hizo renunciar y que no le permitió concluir su único mandato.

En las provincias el reeleccionismo se dio cuando Eduardo César Angeloz, en Córdoba, logró hacer reformarla Constituciónen 1987 para habilitarlo a un segundo mandato, y que al finalizarlo, luego de ser reelecto, consiguió un fallo del Tribunal Superior, que él había designado, que, con una forzada interpretación constitucional, le permitió, para su desgracia, hacerse reelegir por tercera vez, mandato que por su mala gestión no pudo terminar. Luego de renunciar afrontó una causa penal por corrupción en la que fue absuelto por el beneficio de la duda.

En San Luis los hermanos Adolfo y Alberto Rodríguez Saá gobernaron la provincia entre 1983 hasta 2010 -cinco mandatos el primero y dos el segundo-. En Formosa, Gildo Insfrán lo hace desde 1995 hasta ahora, que ejerce su quinto mandato, luego de haber sido vicegobernador entre 1987 hasta 1995.

En Santa Cruz Néstor Kirchner gobernó entre 1991 y 2003, para lo cual, como ocurrió en los casos anterior, tuvo que hacer reformarla Constituciónprovincial mediante una Convención Constituyente en 1994, que hizo posible su segundo mandato, y en 1998, para su tercero. Pero como, en este caso, no tenía los votos suficientes enla Legislaturapara convocar ala Convención, llamó a una consulta popular que, que mereció serías impugnaciones, y, por una ajustada mayoría, logró que se convocara ala Convenciónque aprobó la reelección indefinida.

Carlos Menem, que fue el único presidente argentino que gobernó durante dos mandatos seguidos (1987-1999), gobernóLa Riojaentre1973 a1976, y, luego del gobierno militar, fue elegido y reelegido, ejerciendo nuevamente la gobernación entre1983 a1989.

José Jorge Alperovich es el único gobernador de Tucumán que fue elegido para un tercer mandato en esa provincia, y ejerce actualmente ese cargo desde el año 2003. Desde ese mismo año San Juan es gobernada por José Luis Gioja pero para hacerse reelegir por tercera vez en 2011 hizo hacer una consulta popular para modificarla Constitución, que fue cuestionada, hasta por su propio hermano, por no ajustarse al procedimiento prescripto en la misma.

Carlos Arturo Juárez fue gobernador de Santiago del Estero entre 1948 y 1952, volvió a serlo entre 1973 y 1976, y, luego de la dictadura militar, lo fue por tercera vez, entre 1983 y 2001. En el 2002 lo reemplazó su esposa, Mercedes Aragonés de Juárez, y él pasó a ser su ministro, pero la provincia fue intervenida por el gobierno federal en el año 2004, por un grave escándalo.

Las reelecciones se han impuesto, también, en algunos países vecinos donde existen, lo que Guillermo O´Donnell llama, las “democracias delegativas”, o “populistas”, como las califica Ernesto Laclau; como es el caso dela Venezuelade Hugo Chávez, el Ecuador de Rafael Correa,la Boliviade Evo Morales yla Nicaraguade Daniel Ortega, para lo cual sus presidente han tenido que hacer reformas constitucionales, mal interpretando las reglas que las autorizaban.

Al reeleccionismo hay que sumarle, en estos países, que las instituciones están debilitadas, salvo la presidencial  –que día a día se fortalece en poderes y recursos-; los parlamentos parecen “escribanías” –auque ello incomode, con razón, a los notarios-; la justicia no es independiente; los órganos de control parecería que no existieran; las autonomías provinciales o municipales son más simbólicas que reales; las sociedades intermedias (partidos políticos, ONGs, empresas, medios de comunicación, etcétera) están debilitados; el “clientelismo” está a la orden del día; y los ciudadanos participan cada vez menos de las decisiones políticas.

Perpetuar a nuestros gobernantes y delegarle más poderes es olvidar el por qué bregamos por recuperar la democracia.

Córdoba, Febrero, 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s