Sindicalización, huelga y reforma policial

Alejandra Gils Carbó

Alejandra Gils Carbó

La sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, días después de los saqueos, revocó una decisión del Ministerio de Trabajo que rechazó inscribir al sindicato “Unión de Policías y Penitenciarios de Argentina Córdoba” (UPPAC), lo que fue un paso importante para conseguir el dictado de la ley que reglamente la sindicalización policial y de las fuerzas de seguridad y defensa, una de las asignaturas pendiente desde que se recuperó la democracia constitucional.

Este fallo les reconoce a estos trabajadores el derecho constitucional a “asociarse con fines útiles” (Art. 14), el de contar con una “organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial.”(Art. 14 bis); y le recuerda al Congreso que debe cumplir con el Convenio 87/1948 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre libertad sindical que dispone que: “La legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el presente Convenio.”(Art. 9), como la que le reconoce a: “Los trabajadores y los empleadores, sin ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mismas.” (Art. 2) Los Convenios 98 y 154 de la OIT sobre sindicalización y negociación colectiva tienen disposiciones similares y fueron ratificados por nuestro país, aunque al hacerlo, respecto del último, se hizo la reserva, que “no será aplicable a los integrantes de sus fuerzas armadas y de seguridad…”.

La sentencia contradice lo sostenido por la Procuradora General de la Nación Alejandra Gils Carbó al dictaminar ante la Corte Suprema (5/12/12) en el recurso planteado por el “Sindicato Policial Buenos Aires” (SIPOBA) en contra de la sentencia de la Sala V de la misma Cámara del Trabajo que confirmó la resolución del Ministerio de Trabajo, que rechazó el pedido de inscripción gremial formulado por el SIPOBA.

También discrepa con la resolución del Tribunal Superior de Córdoba (14/4/12) que rechazó la queja planteada contra el rechazo del amparo que inició Adriana Rearte, empleada en situación de retiro del Servicio Penitenciario, -que en estos días pasó algunos privada de su libertad-, con el objeto que se autorice al personal del Servicio Penitenciario de Córdoba a ejercer su derecho a organizarse y formar un sindicato de empleados del Servicio Penitenciario, y a afiliarse al mismo.

La ley 20.416 del Servicio Penitenciario Nacional reza: “Queda prohibido a los agentes penitenciarios, sin perjuicio de lo que establezcan las leyes y los reglamentos del Servicio Penitenciario Federal: … l) Formular peticiones, quejas, o reclamos en forma colectiva, apartarse de la vía jerárquica, o no guardar el respeto debido al superior…” (Art. 36).

En la Cámara de Diputados de la Nación hay varios proyectos de ley que, de distinta manera, pretenden reglamentar la sindicalización policial y de las fuerzas de seguridad. En 1990, siendo diputado, presenté uno para crear una comisión que estudiara la cuestión, algo que sería bueno hacer ahora, ya que este tipo de sindicatos merece una reglamentación especial que a diferencia de lo establecido en la actual ley de gremios (23.551); les exija, por ejemplo, que en sus peticiones, reclamos, asambleas y protestas no podrán tomar medidas de fuerza o decretar huelgas que pongan en peligro la seguridad de la población; ni usar o portar armas, ni hacerlo uniformados o empleando vehículos oficiales. Las normas vigentes en otros países pueden ayudarnos a redactar una buena ley.

Sancionar hoy una ley de estas características chocará, seguramente, con los temores que todos tenemos después de las muertes y daños causados por los saqueos. Pero, el derecho a sindicalizarse no puede desconocerse, y lo ocurrido es la mejor demostración que las cuestiones laborales de las fuerzas de seguridad necesitan discutirse con interlocutores válidos. Y no son los jefes de esas fuerzas, ni el personal retirado, ni las esposas de sus integrantes, como ocurrió en diciembre cuando se acordó levantar la huelga y, pasa ahora, para cumplir lo pactado. Apelar a ministros religiosos para posibilitar el diálogo, como se hizo en diciembre, no puede ser un recurso permanente.

Reforma

Además, esto nos recuerda que está pendiente la reforma de las policías y de las fuerzas de seguridad y que los intentos que se hicieron en estos 30 años de democracia fueron más que insuficiente. Córdoba  acertó al crear en la Constitución de 1987 la Policía Judicial, pero las reformas en la provincia de Buenos Aires del ministro León Arslanián no terminaron de concretarte.

Hoy hay que desmilitarizar y definir el rol que deben cumplir la Policía Federal, la de las provincias, la Metropolitana, la Aeroportuaria, los bomberos –asimilados en Córdoba a la Policía-, las creadas y que deberán crearse en los municipios, incluso en Córdoba. Y marcar las diferencias con los servicios de seguridad privados, los servicios penitenciarios y los que desempeñan y, muchas veces, se les hace cumplir a la Gendarmería, la Prefectura y a las Fuerza Armadas. Hay que crear órganos especializados para combatir el narcotráfico, la trata de personas, el manejo financiero de la delincuencia organizada y la corrupción.

El problema es complejo, pero la mejor solución es que estos propósitos se plasmen con un amplio acuerdo, como política de estado, aprobada por el Congreso, y que sirvan para garantizarnos a todos seguridad.

Fundamentos de la sindicalización policial

Constitución y normas internacionales

La sindicalización policial y de las fuerzas de seguridad y armadas encuentra sus fundamentos en el derecho constitucional que tienen estos ciudadanos y trabajadores de “asociarse con fines útiles” (Art. 14 de la Constitución Nacional), y que puedan integrar una “organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial.” (Art. 14 bis C.N.).

La Declaración Universal de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de 1948 declara que: “Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.” (Art. 23 inc. 4) La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre establece que: “toda persona tiene el derecho de asociarse con otras para promover, ejercer y proteger sus intereses legítimos de orden (…) sindical o de cualquier otro orden” (Art. 22). Ambas normas tienen jerarquía constitucional (Art.75 inc. 22 C.N.)

El Convenio 87 de libertad sindical de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de 1948 (ratificado por ley Nº 14.932 B.O. 29/12/59) expresa sobre el particular que: “La legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el presente Convenio.”(Art. 9), como la disposición que reconoce a: “Los trabajadores y los empleadores, sin ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mismas.” (Art. 2)

Convenio número 98 de la OIT sobre el “Derecho de Sindicación y de Negociación Colectiva” establece en su art. 5 que “La legislación nacional deberá determinar el alcance de las garantía previstas en el presente Convenio en lo que se refiere a su aplicación a las fuerzas armadas y a la policía”. (Ratificado el 24/09/1956, mediante el Decreto-Ley Número 11.594 B. O. 12/07/1956).

El Convenio Número 154 “Sobre el fomento de la negociación colectiva”, (Ratificado el 29/01/1993 Ley 23.544 B.O. 15/01/1988), el que dispone en el artículo 1 del Anexo A: “1.- El presente Convenio se aplica a todas las ramas de actividad económica. 2.- La legislación o la práctica nacionales podrán determinar hasta qué punto las garantías previstas en el presente convenio son aplicables a las fuerzas armadas y a la policía. 3.- En lo que se refiere a la administración pública, la legislación o la práctica nacionales podrán fijar modalidades particulares de aplicación de este Convenio”. La ley 23.544 que aprobó el citado convenio dispuso que “Al adherir al convenio, deberá formularse la siguiente reserva “La República Argentina declara que el Convenio 154 sobre “El fomento de la negociación colectiva”, adoptado por la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo el día 19 de junio de 1981, no será aplicable a los integrantes de sus fuerzas armadas y de seguridad…” (Art. 2).

Sin embargo, la Ley Orgánica del Servicio Penitenciario Nacional 20.416, contrariando las normas anteriormente citadas dispone: “Queda prohibido a los agentes penitenciarios, sin perjuicio de lo que establezcan las leyes y los reglamentos del Servicio Penitenciario Federal: … l) Formular peticiones, quejas, o reclamos en forma colectiva, apartarse de la vía jerárquica, o no guardar el respeto debido al superior…” (Art. 36)

Doctrina judicial

La doctrina judicial sobre esta materia puede resumirse de la siguiente manera.

1. La sentencia: 102643 de la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo en el Expediente Nro.: 63413/2013 (FI 27/11/13) de los autos: “MINISTERIO DE TRABAJO C/UNION DE POLICIAS PENITENCIARIOS ARGENTINA CORDOBA 7 DE AGOSTO S/ LEY DE ASOC. SINDICALES “, a la que nos hemos referido al principio, consta del siguiente texto:

VISTO Y CONSIDERANDO:
En la Ciudad de Buenos Aires, el 18 de diciembre 2013, reunidos los integrantes de la Sala II a fin de considerar el recurso deducido en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, practicado el sorteo pertinente, proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.
La Dra. Graciela A. González dijo:
I- La Unión de Policías y Penitenciarios de Argentina Córdoba “7 de Agosto” (UPPAC) dedujo recurso en los términos del art. 62 de la ley 23551 contra la Resolución del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación Nº 662 del 25/6/07 que desestimó el pedido de inscripción gremial efectuado en el Expte 360869/06, y contra el Decreto 353 del 12/3/12 que desestimó el recurso jerárquico oportunamente deducido contra aquella. Señala que se encuentran cumplidos en su totalidad los recaudos establecidos en el art. 21 de la ley 23551 y que los argumentos de la autoridad administrativa laboral para denegar su pedido parten de considerar la naturaleza de la función desempeñada por los trabajadores afiliados y de presuponer que el Estado puede, por sí, denegar la inscripción de la asociación gremial ante la falta de una norma interna que delimite el alcance de los derechos derivados de la libertad sindical que han sido reconocidos por el Convenio 87 de la OIT (art. 9.1). Reseña los considerandos de la Res. 662 del 25/6/07 y se pronuncia en contra de la interpretación que la autoridad laboral efectúa de la normativa constitucional en juego, en los términos y con los alcances que explicita a fs. 1/13 del Expte. 1595295/13.
La índole de la cuestión debatida, motivó que se le diera vista de las actuaciones al Sr. Fiscal General ante la Cámara quien se expide a fs. 150, remitiéndose en lo pertinente, a lo sostenido por la Sra. Procuradora General de la Nación, Dra. Gils Carbó en el dictamen emitido el 5/12/12 in re “ Sindicato Policial Buenos Aires c/Ministerio de Trabajo s/Ley de Asociaciones Sindicales” (ver fs. 145/149).
II- En primer término cabe considerar que, tal como lo puntualiza el Dr. Eduardo Álvarez en su dictamen, la atipicidad del trámite y la naturaleza de los derechos en juego, habida cuenta que la decisión final ha sido sometida al Poder Ejecutivo Nacional –excediendo el trámite previsto en la ley 23551-, aconsejan adoptar un criterio de interpretación amplio al tiempo de analizar la temporaneidad del recurso, por cuanto la cuestión ventilada no admite rigorismos formales, en tanto a través de ellos se impediría la revisión judicial de lo acontecido, pudiendo privarse a la entidad solicitante de la tutela jurisdiccional requerida.
III- En el caso, la UPPAC solicitó la inscripción gremial como asociación sindical de primer grado para representar a los trabajadores activos y pasivos que se desempeñen bajo relación de dependencia en la Policía, el Servicio Penitenciario, las Fuerzas Armadas y la Gendarmería de Argentina con asiento en la Provincia de Córdoba. Tal petición fue rechazada mediante Res. 662 del 25/6/07 suscripta por el Sr. Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, Dr. Carlos A. Tomada. Contra dicha resolución, la entidad peticionaria dedujo recurso de reconsideración y jerárquico en subsidio, en el expediente 1394519/10. El recurso de reconsideración fue desestimado mediante Res. MTEySS Nº 24 del 17/1/2011 (ver fs. 65 del expte. 1405306/11) y el recurso jerárquico interpuesto en subsidio, fue desestimado mediante el decreto presidencial 353 del 12/3/12 (ver fs. 97/101 del expte. 1-207-381641-2011).
IV- En primer término creo conveniente puntualizar que tal como lo ha señalado el Dr. Álvarez en los dictámenes que refiere en su presentación de fs. 150 y lo ha considerado también el Dr. Juan Carlos Fernández Madrid al tomar intervención en una causa análoga a la presente (in re “Sindicato Policial Buenos Aires c/Ministerio de Trabajo s/Ley de Asociaciones Sindicales” SD 72667 del 22/10/10 del registro de la Sala V de la CNAT), esta materia, por los intereses que puede afectar, vinculados a una de las funciones que el Estado se reserva en forma exclusiva, debe ser tratada con extrema prudencia por cuanto los derechos que se reclaman a nivel gremial, deben armonizarse con los deberes de seguridad pública, interior y de fronteras que se encuentran a cargo de las autoridades de las que los afiliados forman parte.
V- Sin embargo, es necesario señalar desde el inicio que nuestra Constitución Nacional reconoce a los trabajadores de cualquier gremio o actividad el derecho a formar asociaciones sindicales. Este derecho había sido receptado por la Constitución Nacional de 1949, la cual establecía en su art. 37, punto 10 – El Derecho a la defensa de los intereses profesionales- “El derecho de agremiarse libremente y de participar en otras actividades dignas, tendientes a la defensa de los intereses profesionales, constituyen atribuciones esenciales de los trabajadores, que la sociedad debe respetar y proteger, asegurando su libre ejercicio y reprimiendo todo acto que pueda dificultarle o impedirlo.” El mundo del trabajo, desde aquel entonces, pasando por la celebración del Convenio 87, sobre la libertad sindical y protección del derecho de sindicación, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual ha sido ratificado en nuestro país por ley Nº 14.932 (B.O. 29/12/59); hasta la actualidad, ha ido avanzando constantemente y ha sufrido numerosos cambios.
El citado convenio internacional, en su artículo 2º dispone que los trabajadores y los empleadores, sin ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mismas El mismo también establece, en su artículo 9º, “La legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el presente Convenio”.
El Comité de Libertad Sindical indicó en su momento que, “Si bien en el artículo 9 del Convenio se autorizan excepciones a la aplicación de estas disposiciones en el caso de la policía y de las fuerzas armadas, el Comité ha recordado que debería darse una definición restrictiva de los miembros de las fuerzas armadas que pueden ser excluídos de la aplicación del Convenio. Además el Comité indicó que la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones ha señalado que, habida cuenta de que este artículo del Convenio prevé únicamente excepciones al principio general, en caso de duda, los trabajadores deberían tener consideración de civiles (ver caso 1771, párrafo 499 en Recopilación de decisiones y principios del Comité de Libertad Sindical del Consejo de Administración de la OIT, “La Libertad Sindical”, 4° edición (revisada) OIT, Ginebra, 1996, párrafo N° 222 en pág. 51).
La libertad sindical, garantizada por el convenio 87, fue reforzada por la OIT en el convenio 98, al referirse al derecho de negociar colectivamente. En su artículo 1º establece que “Los trabajadores deberán gozar de adecuada protección contra todo acto de discriminación tendiente a menoscabar la libertad sindical en relación con su empleo. Dicha protección deberá ejercerse especialmente contra todo acto que tenga por objeto: a) sujetar el empleo de un trabajador a la condición de que no se afilie a un sindicato o a la de dejar de ser miembro de un sindicato; b) despedir a un trabajador o perjudicarlo en cualquier otra forma a causa de su afiliación sindical o de su participación en actividades sindicales fuera de las horas de trabajo o, con el consentimiento del empleador, durante las horas de trabajo”.
Si bien el artículo 5º del Convenio 98, relativo a la aplicación de los principios del derecho de sindicación y de negociación colectiva, aprobado por Decreto ley Nº 11.594 (B.O. 2/7/56), permite a la legislación nacional “determinar el alcance de las garantías previstas en el presente Convenio en lo que se refiere a su aplicación a las fuerzas armadas y a la policía”, esa referencia debe entenderse como limitativa del ámbito y modo de actuación del colectivo, pero no debería justificar la negación o reconocimiento de un derecho garantizado a todos los trabajadores sin ninguna distinción.
En nuestro país no se ha dictado legislación alguna que prohíba la posibilidad de sindicalización de las fuerzas de seguridad y penitenciarias.
No puede obviarse que la Democracia y la Libertad Sindical, además de derechos esenciales de los trabajadores y ciudadanos, son instrumentos indispensables para la canalización del conflicto laboral. En este caso, la organización sindical propende a encauzar el conflicto, a mejorar el dialogo, a lograr mayores niveles de compromiso de los agentes con la institución empleadora y a erigirse como interlocutora, para actuar de manera preventiva, pudiendo de tal modo evitar reacciones injustificadas que puedan llevar a privar de adecuada protección a la ciudadanía o a las personas a quienes deben tutelar.
Conforme se señala en la exposición de motivos de uno de los proyectos de ley presentados al respecto “Existen numerosas experiencias válidas en el derecho comparado de sindicalización de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, tales los casos de Israel, Holanda y Estados Unidos. En tales países dicha situación laboral en nada impide una adecuada situación militar. Lo mismo sucede en países como Uruguay, Suecia, España (Sindicato Unificado de Policías, la Asociación Nacional de Policía, Sindicato PROFESIONAL Policía UNIFICADA, Unión Federal de Policía, Sindicato de Policía Local de Valencia, Sindicato de la Policía Autónoma Vasca, la Asociación Unificada de Guardias Civiles), Francia (S.N.O.P. Syndicat National des Officiers de Police.), Portugal (A.S.F.I.C./P.J. Associação Sindical dos Funcionarios de Investigação Criminal da Policía Judiciaria), Malta (M.P.A. Malta Police Association), Irlanda (G.R.A. Garda Representative Association), Italia (S.A.P. Sindacato Autonomo di Polizia), Grecia (P.E.N.A.A. Panhellenic Union of the Greek Police Commissioned Officiers), Alemania (B.D.K. Bund Deutscher Kriminalbeamter), Bélgica (S.A.P.B. Syndicat Autonome des Services de Police Belge), Chipre (C.P.A. Cyprus Police Association), Hungría (F.R.SZ. Fuggetlen Rendörszakszervezet), Polonia (N.S.Z.Z.P. Niezaleznego Samorzadnego Zwiazku Zawodowego Policjantow), Bulgaria (N.P.S. Natzionalen Politzeyski sindicat), y República Checa (N.O.S.P. Nezavisly Odborovy Svaz Prislunicu), que habilitaron a los trabajadores de sus fuerzas de seguridad a ejercer libremente “el derecho de sindicalización”, permitiéndoles usufructuar de los derechos que otorga la democracia a todos los trabajadores (ver texto consultado en http://www.apohede.com.ar/files/proyectoley.pdf).
El derecho constitucional de asociarse sindicalmente, no está prohibido por ninguna ley y se encuentra en concordancia con lo establecido en numerosos Tratados Internacionales y Convenios Supranacionales que la Republica Argentina ha declarado – en su Constitución Nacional – complementarios de ésta (art. 75, inciso 22).
La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre en su art. XXII, establece que “toda persona tiene el derecho de asociarse con otras para promover, ejercer y proteger sus intereses legítimos de orden…sindical o de cualquier otro orden”.
La Convención Interamericana de Derechos Humanos menciona entre los derechos de los miembros de las fuerzas policiales: 1) la remuneración justa, que permita al policía y a su familia un nivel de vida digno, teniendo en cuenta los peligros, responsabilidades y situaciones de estrés a las que se ve enfrentado por su accionar cotidiano, así como la capacidad técnica que su profesión le exige; 2) condiciones de seguridad e higiene en el trabajo; 3) el régimen de descanso y vacaciones proporcionales al desgaste que implica su labor en permanente estrés; 4) deber de cumplimiento de órdenes superiores sólo si estas son legales y, en caso contrario, el derecho a oponerse a ellas, no pudiéndose aplicar medida penal o disciplinaria alguna al funcionario que rehusa una orden ilegal o violatoria de derechos humanos; 5) recibir, de modo permanente, la formación adecuada al cumplimiento de sus funciones, estableciendo una carrera policial que sea el soporte académico – profesional de la transformación cultural. Los hombres y mujeres que integran las fuerzas policiales deben recibir una capacitación y formación operativa permanente en derechos humanos, que sea exhaustiva en materia de evaluación táctica del peligro, de modo que puedan determinar en cada situación si el uso de la fuerza, incluida la fuerza letal, es proporcionado, necesario y lícito (Domínguez Vial, Andrés “Policía y derechos humanos”; Ed. Policía de Investigaciones de Chile / IIDH, Santiago, 1996).
En cuanto a los derechos del personal de las fuerzas de seguridad establece que es imprescindible referirse al ejercicio de la libertad sindical. En este sentido, los Estados Miembros deben garantizar al personal que integra las fuerzas policiales el derecho de asociarse para la defensa de sus derechos profesionales, conforme a lo establecido en el ordenamiento jurídico internacional. El ejercicio de la libertad sindical por parte de funcionarios y agentes debe desarrollarse manteniendo una ponderación permanente con el cumplimiento de las obligaciones asumidas por los Estados Miembros, respecto a toda la población bajo su jurisdicción en el marco del Derecho Internacional de los Derechos Humanos. En este sentido se ha pronunciado el Dr. – Eugenio Raúl Zaffaroni al aludir a la situación del personal de las fuerzas policiales y penitenciarias, en “La Cuestión Criminal”, fascículo 25- suplemento especial del diario Página12 del 12 de noviembre de 2011 (ver publicación en http://espectadores.files.wordpress.com/2011/11/lacuestioncriminal_f25.pdf).
En pos del logro de ese equilibrio la actividad sindical de los agentes de las fuerzas de seguridad y penitenciarios puede someterse a algunas limitaciones o restricciones que no rigen para otros trabajadores de la actividad pública o privada, propias de instituciones sometidas a reglas específicas de disciplina y jerarquía y a las necesidades de una sociedad democrática; pero, reitero, no justifica negarles el derecho de asociación gremial.
En efecto, las restricciones que le caben a ciertos colectivos de trabajadores, a la luz de los lineamientos emanados de la Organización Internacional del Trabajo, en especial del Comité de Libertad Sindical y de la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones, referentes a los denominados servicios esenciales, en relación al Derecho de Huelga, contemplados en la Ley 25.877, en el Decreto 272/06 y en los Principios que emergen del art. 24 de la Ley 25.877, permiten advertir que la delicada función que se desarrolle no justifica la negación de un derecho que se ha reconocido como fundamental por las normas que integran el bloque de constitucionalidad federal, sino a lo sumo, aconsejan su reglamentación.
Se ha sostenido que la libertad sindical colectiva garantizada por el art. 5º de la ley 23.551 comprende distintos aspectos relativos a la constitución de los sindicatos, a sus facultades federativas y a la de formular su proyecto de acción sindical, entre los cuales se encuentra el derecho a negociar colectivamente (inc. d) de la norma citada). Así también se señaló que La ley 14.250 no prevé el derecho a la negociación colectiva para entes como el peticionario y, al ratificar el Convenio 154 de la O.I.T. sobre el fomento de la negociación colectiva, el Estado Nacional expresamente estableció que, el mismo no sería aplicable a sus fuerzas armadas y de seguridad (conf. art. 2º, ley 23.544) y que el art. 9º del Convenio 87 de la O.I.T. en cuanto reza que la legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas en el presente convenio, no fue cumplimentado por el Estado Nacional, que no ha dictado legislación alguna que recepte la posibilidad de sindicación de las fuerzas armadas o policiales, coordinando armónicamente los derechos que se derivan del ejercicio de la libertad sindical y las obligaciones propias de estos trabajadores (conf. lo sostenido por el Comité de Libertad Sindical en el caso 2240, informe 332 (Argentina), queja contra el Gobierno de Argentina presentada por el Sindicato Policial Buenos Aires –SIPOBA- y la Federación Argentina de Sindicatos Policiales y Penitenciarios – ver http://www.ilo.org/ilolex/spanish/caseframeS.htm- citado por el Dr. Oscar Zas en su voto en minoría, in re “Sindicato Policial Buenos Aires c/Ministerio de Trabajo s/ley de asoc. Sindicales”, SD 72667 del 22/10/10 del registro de la Sala V CNAT). Sin embargo, ello no obsta a mi juicio el otorgamiento de la simple inscripción gremial a organizaciones como la solicitante.
En este sentido cabe considerar que la aplicación y operatividad de las normas de los tratados de derechos humanos constituye una de las manifestaciones del principio de efectividad según el cual los Estados quedan bajo la obligación internacional inmediata de asegurar y respetar todas las normas y los derechos que en ellos se consagran. Más aún, la adaptación del ordenamiento y las prácticas internas a las normas del tratado debería realizarse previo a la ratificación, pues de otro modo podría incurrirse en una violación convencional por cuanto las normas internacionales están destinadas a reconocer derechos y libertades a las personas y no a facultar a los Estados para hacerlo (Corte Internacional de Derechos Humanos, Opinión Consultiva 7/86- En idéntico sentido CSJN in re “Ekmedjian c/ Sofovich”, Fallos 315:1492, 1513,1529 -1992).
En otras palabras, los Estados tienen la obligación explícita de adoptar las medidas que sean necesarias para garantizar el goce y ejercicio de los distintos derechos protegidos por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Cualquiera sea su alcance material y espacial, comportan para el Estado tres obligaciones básicas: 1) respetar los derechos protegidos; 2) garantizar el goce y pleno ejercicio de los derechos a las personas que se encuentren bajo su jurisdicción, y 3) adoptar las medidas necesarias para hacer efectivos los derechos protegidos (Pinto, Mónica, “Temas de derechos humanos”, 2ª ed., Ed. Editores del Puerto, Buenos Aires, 2009, p. 10 conf. cita de Juan Manuel Dominguez en “El derecho de asociación sindical de los agentes policiales en la Argentina”, RDLSS 2012-20-1771)
Desde tal perspectiva, las sentencias judiciales constituyen una de las medidas posibles que el Derecho Internacional prevé para el aseguramiento de los derechos humanos, por lo que ante la ausencia de una ley tendiente a delimitar el alcance de los derechos derivados de la libertad sindical en relación al personal de fuerzas policiales y penitenciarias, corresponde al Poder Judicial adoptar las medidas que se estimen pertinentes a efectos de garantizar el goce de los derechos mínimos reconocidos en los tratados de jerarquía constitucional, tal como lo ha entendido la CSJN entre otros in re “Ekmedjian c/Sofovich” antes citado e in re “García Méndez” (Fallos 331:2691,2702 -2008-) puesto que, como lo enfatiza Gialdino, cuando un Estado es parte de un tratado de derechos humanos, todos sus órganos, incluidos los jueces, están sometidos a aquél (CIDH “Gelman”.) –Gialdino, Rolando E., Derecho Internacional de los Derechos Humanos: principios, fuentes, interpretación y obligaciones”, Abeledo Perrot, Bs. As., 2013 p.327-.
El Convenio 87 de la O.I.T. tiene jerarquía constitucional por reenvío expreso de los arts. 8.3 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y 22.3 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (conf. art. 75, inc. 22, párr. 2º, C.N.; C.S.J.N., A. 201. XL, 11/11/2008, “Asociación Trabajadores del Estado c/Ministerio de Trabajo”), y por tanto, no puede desconocerse que la libertad sindical, es un derecho humano fundamental.
Enfocada la cuestión desde dicha plataforma normativa, se impone considerar que los miembros del servicio penitenciario son trabajadores en los términos definidos por el art. 2º del Convenio 87 de la O.I.T., por lo que están incluidos en el ámbito subjetivo de protección del ordenamiento jurídico internacional precitado y pueden, por tanto, invocar los derechos y garantías pertinentes frente al Estado Nacional, salvo que este último expresamente establezca restricciones legales al respecto, por aplicación del art. 9.1 del Convenio.
El legislador argentino no ha establecido restricciones y tampoco ha prohibido la sindicalización de las fuerzas de seguridad, por lo que por aplicación del art. 19 de la Constitución Nacional, no podría desconocerse a los trabajadores del servicio policial y penitenciario, el derecho a agremiarse.
Al respecto el Sr. Fiscal General, Dr. Eduardo Álvarez ha señalado que frente a la omisión legislativa, lo coherente es hacer prevalecer lo dispuesto por las garantías constitucionales, en especial si se tiene en cuenta el principio de legalidad y reserva que surge del art. 19 de la Constitución Nacional.- El eventual vacío normativo y la alegada laguna no pueden ser interpretados como creadores de una prohibición y es relevante tener presente que el art. 6to. De la ley 23551 inhibe a los poderes públicos “… y en especial a la autoridad administrativa del trabajo..” toda injerencia “… más allá de lo establecido en la legislación vigente..”.- La ciencia del derecho y los métodos modernos de interpretación rechazan, con carácter unánime, la posibilidad de que se interprete a las lagunas como creadoras de normas prescriptivas de prohibiciones (ver Carlos Alchourron y Eugenio Bulygin, “Introducción a la metodología de las ciencias jurídicas y sociales”, Edit. Astrea, pág. 70 y sigtes y Ricardo Guibourg, “El fenómeno normativo”, Editorial Astrea, págs. 109 y sgtes y ponencia en el VIII Congreso Iberoamericano de Derecho del Trabajo, Bs. As. 1983, “Las lagunas en el Derecho del Trabajo”) –cfr. dictamen 32251 del 31/8/2001 in re “Asociación Unión Personal Policial de Rio Negro c/Ministerio de Trabajo” –expte. 24561/00 de la Sala V CNAT-. Opinión reiterada en los autos “Asociación Profesional de Policías de la Provincia de Buenos Aires c/ Ministerio de Trabajo s/ Ley de Asoc. Sindicales” y en el dictamen 48923 del 15/9/09 en los autos “Sindicato Policial Buenos Aires” también del Registro de la Sala V CNAT-
El art. 26 de la Carta Internacional Americana de Garantías Sociales dispone en lo pertinente:
“Los trabajadores…sin distinción de sexo, raza, credo o ideas políticas, tienen el derecho de asociarse libremente para la defensa de sus respectivos intereses, formando asociaciones profesionales o sindicatos, que, a su vez, puedan federarse entre sí. Estas organizaciones tienen derecho a gozar de personería jurídica y a ser debidamente protegidas en el ejercicio de sus derechos. Su suspensión y disolución no puede imponerse sino en virtud de procedimiento judicial adecuado.”
“Las condiciones de fondo y forma que se exijan para la constitución y funcionamiento de las organizaciones profesionales y sindicales no deben coartar la libertad de asociación…”
La eficacia jurídica de la Carta Internacional Americana de Garantías Sociales ha sido reconocida por nuestro más Alto Tribunal (conf. C.S.J.N., A. 1792. XLII., 24/02/2009, “Aerolíneas Argentinas S.A. c/Ministerio de Trabajo”, e in re “Ascua, Luis Ricardo c/ Somisa” del 10/8/2010), por lo que también de estar a las previsiones de este cuerpo normativo, corresponde reconocer a todos los trabajadores, sin distinción, el derecho a constituir sindicatos, máxime cuando, recientemente la CSJN ha señalado que “…la libertad sindical o, en otros términos, la “organización sindical libre y democrática”, es un principio arquitectónico que sostiene e impone la Constitución Nacional mediante su artículo 14 bis, y por vía de un muy comprensivo corpus iuris con jerarquía constitucional, proveniente del Derecho Internacional de los Derechos Humanos contenido en su artículo 75.22, segundo párrafo: Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (artículo XXII), Declaración Universal de Derechos Humanos (artículos 20 y 23.4); Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículo 16); Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 22.1/3) y Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 8.1.a. y c, y 3)…Y no dejó de tomar en consideración, a su vez, el artículo 8º del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Protocolo de San Salvador), de jerarquía superior a las leyes (Constitución Nacional, artículo 75.22, primer párrafo)…” (C.S.J.N., R. 1717. XLI., 9/12/2009, “Rossi, Adriana María c/Estado Nacional – Armada Argentina”).
No soslayo que el art. 16.3 de la CADH establece que “…Lo dispuesto en este artículo no impide la imposición de restricciones legales, y aun la privación del ejercicio del derecho de asociación, a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía”.
Sin embargo, según el art. 30 de la Convención Americana de Derechos Humanos: “Las restricciones permitidas, de acuerdo con esta Convención, al goce y ejercicio de los derechos y libertades reconocidas en la misma, no pueden ser aplicadas sino conforme a leyes que se dictaren por razones de interés general y con el propósito para el cual han sido establecidas”.
Las previsiones precedentes no autorizan a considerar prohibida la sindicalización del personal del servicio penitenciario por decisión unilateral de los poderes públicos. La ley estatal en ese sentido no se ha dictado y lo cierto es que las normas internacionales con jerarquía constitucional antes referidas garantizan el derecho de asociación gremial a todos los trabajadores, sin distinción, lo que impone considerar que según el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales las restricciones que se impongan a los derechos sindicales de los miembros de las fuerzas de seguridad serán válidas en tanto sean “legales” (art. 8.2 PIDESC).
La única norma legal vigente, limitativa de los derechos derivados de la libertad sindical, es el art. 2 de la ley 25344, pero ella se limita a excluir la aplicación del régimen de negociación colectiva sin vedar el derecho de los policías a organizar sindicatos y a afiliarse al de su elección para la protección y promoción de sus intereses, por lo que se impone, a mi juicio, desestimar el argumento de la autoridad de aplicación basado en la ausencia de norma legal que contemple los derechos sindicales de los policías, puesto que el principio de legalidad (art. 19 CN) impone el razonamiento contrario.
Reitero, los arts. 2º del Convenio 87 de la O.I.T., 26, párr. 1º de la Carta Internacional Americana de Garantías Sociales, XXII de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, 23.4 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, 22.1 del PIDCP, 16.1 de la CADH y 8.1.a del PSS tiene carácter operativo, al igual que el art. 14 bis de la Constitución Nacional en cuanto reconoce a los trabajadores el derecho a la “organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial”.
La ausencia de norma legal que contemple los derechos sindicales de los policías no es óbice para que los jueces arbitren las medidas apropiadas y oportunas para una tutela efectiva de los derechos constitucionales que se aducen vulnerados. Basta la comprobación inmediata de un gravamen para que una garantía constitucional deba ser restablecida por los jueces en su integridad, sin que pueda alegarse en contrario la inexistencia de una ley que la reglamente: las garantías individuales existen y protegen a los individuos por el solo hecho de estar consagradas por la Constitución e independientemente de las leyes reglamentarias. En apoyo de tal afirmación, la Corte Suprema de Justicia de la Nación sostuvo que ya a fines del siglo XIX señalaba Joaquín V. González: “No son, como pude creerse, las `declaraciones, derechos y garantías´, simples fórmulas teóricas: cada uno de los artículos y cláusulas que las contienen poseen fuerza obligatoria para los individuos, para las autoridades y para toda la Nación. Los jueces deben aplicarla en la plenitud de su sentido, sin alterar o debilitar con vagas interpretaciones o ambigüedades la expresa significación de su texto. Porque son la defensa personal, el patrimonio inalterable que hace de cada hombre, ciudadano o no, un ser libre e independiente dentro de la Nación Argentina” (“Manual de la Constitución Argentina”, en “Obras completas”, vol. 3, Buenos Aires, 1935, núm. 82; confr., además, núms. 89 y 90) (conf. C.S.J.N., H. 270. XLII., 24/02/2009, “Halabi, Ernesto c/ P.E.N. – ley 25.873 – dto. 1563/04) –cfr. voto en minoría del Dr. Zas en el precedente “Sindicato Policial Buenos Aires” antes referido y, en igual sentido, Juan M. Dominguez, en ob cit RDLSS 2012)
VI- Teniendo en cuenta las consideraciones vertidas y lo dispuesto en los arts. 1º, 2º y 3º de la ley 23.551, no advierto razón que obste al otorgamiento de la inscripción gremial solicitada por la recurrente, por lo que propicio revocar la resolución apelada.
No obstante ello, en atención a los reparos vinculados a la índole de la actividad corresponde delimitar el alcance de la decisión que dejo propuesta señalando que: 1) por el art. 2 de la ley 23544 –cuya constitucionalidad no ha sido puesta en cuestión- la inscripción gremial de la entidad peticionaria no debe entenderse como una autorización judicial a su inclusión en el régimen de negociación colectiva (Conv. 154 OIT y art. 5 inciso d) de la ley 23551) y 2) teniendo en cuenta la verticalidad, orden jerárquico y disciplina requeridos para el funcionamiento adecuado y eficaz de la institución, la acción sindical que pueda implicar el planteo de conflictos colectivos debe sujetarse a lo que disponga la autoridad administrativa, para lo cual deberán tenerse en consideración las pautas sugeridas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el “Informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos”, OEA/Ser.L/V/II, Doc. 57, del 31 diciembre 2009 al que aludiera –con otro alcance- la Sra. Procuradora General de la Nación en el dictamen del 5/12/12 emitido in re “Sindicato Policial Buenos Aires c/Ministerio de Trabajo” que obra a fs. 145/149, en especial, en cuanto al ejercicio del derecho de huelga y a la prohibición de portar armas y vestir el uniforme de la fuerza durante las manifestaciones de índole gremial –cualquiera fuere su alcance o entidad- (ver en similar sentido al propuesto, voto del Dr. Oscar Zas in re “Sindicato Policial Buenos Aires”, sentencia del 22/10/10 del Registro de la Sala V CNAT).
VII- Por las razones expuestas, propicio dejar sin efecto la resolución MTEy SS 662 del 25/6/07 y el decreto 353 del 12/3/12 y ordenar a la autoridad de aplicación la inscripción gremial de la UNION DE POLICIAS Y PENITENCIAROS DE ARGENTINA CORDOBA “7 DE AGOSTO” (U.P.P.A.C.) y la publicación pertinente, con los alcances previstos en el art. 22 de la ley 23.551.
La entidad recurrente gozará de los derechos sindicales con las restricciones establecidas en el art. 2º de la ley 23.544 en materia de negociación colectiva, en la normativa pertinente en materia de huelga, y en el Informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos del 31/12/2009 según lo expuesto en los considerandos precedentes, todo ello obviamente sin perjuicio de las atribuciones del Congreso Nacional y del Poder Ejecutivo Nacional comprendidas en el ámbito de sus competencias constitucionales para elaborar las normas que estimen pertinentes.
VIII- En atención a la índole de la cuestión debatida, a su complejidad y a la existencia de jurisprudencia contradictoria, propicio establecer las costas de la Alzada en el orden causado (conf. art. 68, C.P.C.C.N.). En tal sentido, habida cuenta la naturaleza de los derechos en juego y el modo de resolverse, propicio regular los honorarios de la representación y patrocinio letrado de la UPPAC por la totalidad de las tareas desarrolladas en la Alzada, en la suma de $ 40.000, la que se encuentra establecida a valores del presente pronunciamiento.
Miguel Ángel Pirolo dijo:
Por análogos fundamentos, adhiero a las conclusiones del voto precedente.
Por lo que resulta del acuerdo que antecede (art. 125, 2ª parte de la ley 18.345), El tribunal RESUELVE: 1) Revocar la resolución MTEy SS 662 del 25/6/07 y ordenar a la autoridad de aplicación que, dentro del plazo de 10 días, proceda a la inscripción gremial de la UNION DE POLICIAS Y PENITENCIAROS DE ARGENTINA CORDOBA “7 DE AGOSTO” (U.P.P.A.C.) y disponga la publicación pertinente, con los alcances previstos en el art. 22 de la ley 23.551, 2) Dejar aclarado que la inscripción gremial dispuesta no implica el reconocimiento de la totalidad de los derechos y facultades reconocidos a las asociaciones sindicales en la ley 23551 y que la actuación de la entidad solicitante deberá sujetarse a las pautas y limitaciones referidas en el considerando VII del presente pronunciamiento, 3) Declarar las costas de la Alzada en el orden causado, 4) Regular los honorarios de la representación y patrocinio letrado de la UPPAC –en conjunto- en la suma de $ 40.000, la que se encuentra establecida a valores de la presente, 5) Hágase saber a los interesados lo dispuesto por el art. 1º de la ley 26856 y por la Acordada de la CSJN Nº 15/2013, a sus efectos.
Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Miguel Ángel Pirolo – Graciela A. González
Juez de Cámara Juez de Cámara

2. Dictamen de la Procuradora General de la Nación en autos:
“SINDICATO POLICIAL BUENOS AIRES EL MINISTERIO DE TRABAJO SI LEY DE ASOCIACIONES SINDICALES. S.C.S. nº 909, L. XLVI

Suprema Corte:
-1- La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo (Sala V) confirmó la resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación, que rechazó el pedido
de inscripción gremial formulado por el Sindicato Policial de Buenos Aires -SIPOBA( v. fs. 587/624, de los autos principales que se citarán en lo sucesivo).
Para así decidir, la Dra. Marga1ejo, quien votó por la mayoría, destacó que la fuerza policial no es independiente del Estado sino que lo representa e integra. Se ¡emitió a precedentes anteriores referidos a reclamos similares efectuados por la Asociación Profesional de Policías de la Provincia de Buenos Aires y por la Asociación Unión Policial de Río Negro, que fueron desestimados tanto en instancia administrativa como judicial. Agregó que tales casos culminaron ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación con remisión al art. 280 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación (S.C A45. L XXXIX Y S.C A 34. L XXXIX, sentencia del 16 de setiembre de 2003).
Señaló que no se trata de un caso de discriminación, sino que, en virtud de la especial naturaleza de la actividad Y de las funciones de los efectivos policiales, su situación no es asimilable sin más a la de los trabajadores prevista en la normativa general (Ley nro. 23.551). Destacó que las normas internacionales receptan este distinto tratamiento. Agregó que el Estado puede limitar el ejercicio de derechos a los efectos de proteger otros valores, como la seguridad pública y/ o los derechos de los demás. Agregó que esas limitaciones están previstas incluso en los tratados internacionales de derechos humanos.
Asevero que la resolución administrativa controvertida no es irrazonable o ilegítima. Aclaró que el rechazo de la inscripción no implica la imposibilidad absoluta de la sindicalización por parte de las fuerzas policiales. Entendió que, según las normas internacionales, la legislación nacional debe determinar hasta qué medida los derechos de sindicación son aplicables a las fuerzas armadas ya la policía.
Añadió que el solo hecho de que esa legislación aún no haya sido sancionada no implica, directamente, la aceptación de aquellas prerrogativas por parte de las mencionadas fuerzas. Enfatizó que es el Poder Legislativo quien debe encontrar el vehículo que se corresponda con la aspiración objeto de reclamo.
El Dr. Fernández Madrid, que votó por la mayoría, advirtió que no hay legislación interna que regule la posibilidad de sindicalización de las fuerzas de seguridad. Consideró que los cuerpos que responden a un orden vertical están creados para proteger la seguridad del país y de las personas, por lo que no pueden asimilarse a los dependientes comunes a los que se refiere la Ley nro. 23.551. Destacó que el Comité de Libertad Sindical de la OIT entendió que los Estados, que hubieran ratificado el Convenio, no están obligados a reconocer los derechos previstos en el mismo a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía.
-Il-
Contra dicho pronunciamiento, la actora interpuso recurso extraordinario federal, que denegado motivó la presentación directa en examen (v. fs. 626/631, fs. 632, respectivamente y fs. 67/70 del cuaderno respectivo).
La recurrente sostuvo que se vulneró el principio de legalidad del art. 19 de la Constitución Nacional. Puntualizó que la sentencia en crisis reconoció que no se ha dictado legislación alguna que prohíba la sindicalización de los integrantes de las fuerzas policiales ni que los excluya de la aplicación de la Ley nro. 23.551. Se agravió de que, aún en ese contexto, el Tribuna1 confirmó la denegación de la inscripción gremial peticionada por el Sindicato Policial de Buenos Aires. Sostuvo que la conducta seguida por el Estado Nacional a través de las Leyes nros. 14.932,23.054, 23.313 y 23.328 corroboran la tesis de que la exclusión o restricción de los derechos sindicales de los policías requiere la sanción de una norma expresa. Invocó la aplicación del ano 14 bis de la Constitución Nacional en cuanto garantiza a todos los trabajadores la “organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial”. Agregó que la decisión recurrida denegó e! derecho a asociarse con fines útiles y el derecho de igualdad ante la ley, consagrados en los arts. 14 y 16 de la Constitución Nacional.
Por último, aseveró que la ausencia de una norma que contemple los derechos sindicales de los policías no es óbice para que los jueces arbitren las medidas apropiadas y oportunas para una tutela efectiva de los derechos constitucionales vulnerados.
I1I.- El recurso es formalmente admisible toda vez que se ha puesto en tela de juicio la interpretación de la Constitución Nacional (art~. 14, 14 bis, 16 Y 19), así como de normas internacionales y la decisión definitiva de! superior tribunal de la causa ha sido contraria al derecho que la apelante fundó en ellas (art. 14, inc. 3″, de la ley 48).
Al respecto, cabe tener presente que VE. ha señalado en reiteradas oportunidades que en la tarea de esclarecer la inteligencia de aquel tipo de normas, el Superior Tribunal no se encuentra limitado por las posiciones del aquello ni de las partes, sino que le incumbe realizar una declaratoria sobre el punto disputado (conf. doctrina de Fallos: 323:1491 y sus citas).
La cuestión controvertida consiste en determinar si las normas consagradas en nuestra Constitución Nacional (arts. 14, 14 bis, 16 Y 19) o en tratados internacionales (en particular, el Convenio de la Organización Mundial del Trabajo nro. 87) le otorgan un derecho al Sindicato Policial de Buenos Aires a inscribirse como asociación sindical ya gozar, en tal carácter, los derechos sindicales respectivos.
En el contexto del derecho internacional, el Convenio OIT nro. 87 consagra el principio de libertad sindical y la protección del derecho de sindicación.
Sin embargo, el art. 9 de esa norma trata especialmente el caso de las fuerzas armadas y de la policía. Al respecto, establece que “La legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el presente Convenio”. Se trata de la única limitación fundada en el tipo de actividad que prevé el convenio, lo que demuestra el carácter panicular de la sindicalizaci6n de los integrantes de las fuerzas armadas y de la policía.
En este sentido, es relevante la interpretación del convenio efectuada por el Comité de Libertad Sindical de la OIT. Dicho Comité entendió que
“El artículo 9, 1) del Convenio número 87 dispone que «la legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el presente Convenio»; en virtud de ese texto, no cabe duda que la Conferencia Internacional del Trabajo tuvo intención de dejar que cada Estado juzgue en qué medida considera oportuno acordar a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía los derechos previstos en el Convenio, o sea, implícitamente, que los Estados que hubieren ratificado el Convenio no están obligados a reconocer los derechos mencionados a esas categorías de personas” (Recopilación de 1996, párrafo 220; 332. informe, caso número 2240, párrafo 264 y335.oinfonne, caso número 2325, párrafo 1257).
Además, expuso que “El hecho de que el artículo 9, 1) del Convenio número 87 disponga que la legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el Convenio, no debe llevar a considerar como contrario al mismo el que la legislación de un Estado limite o excluya los derechos sindicales de las fuerzas armadas o de la policía, cuestión ésta que ha sido dejada a la apreciación de los Estados Miembros de la 011′” (Recopilación de 1996, párrafo 221 y 307.° informe, caso número 1898, párrafo
323).
La actora junto con la Federación Argentina de Sindicatos Policiales y Penitenciarios presentaron un reclamo ante ese organismo internacional ante el rechazo de inscripción gremial por parte de las autoridades administrativas argentinas. Allí el Comité de Libertad Sindical reiteró que “no cabe duda que la Conferencia Internacional del Trabajo tuvo intención de dejar que cada Estado juzgue en qué medida considera oportuno acordar a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía los derechos previstos en el Convenio, o sea, implícitamente, que los Estados que hubieren ratificado el Convenio no están obligados a reconocer los derechos mencionados a esas categorías de trabajadores (véase 145.0 informe, caso número 778 (Francia), párrafo 19) … “. Concluyó que “En estas circunstancias, habida cuenta de que el Convenio ha dejado la cuestión a la apreciación de los Estados Miembros, el Comité recomienda al Consejo de Administración que decida que este caso no requiere un examen más detenido”.
En suma, el Convenio OIT nro. 87 no le otorga un derecho de carácter operativo a las fuerzas policiales a obtener un reconocimiento como asociación sindical ni a gozar los restantes derechos sindicales previstos en ese tratado.
En efecto, tal como lo expuso el Comité de Libertad Sindical, la norma expresamente delega en los Estados miembro de la OIT la implementación efectiva y la determinación del alcance de los derechos sindicales de los miembros de la policía. Ello ha llevado al Comité a entender que no existe un incumplimiento por parte de los Estados miembro que aún no hayan implementado la sindicalización de las fuerzas policiales.
Esa exégesis es consecuente con el criterio general seguido por las diferentes normas internacionales que tratan la cuestión controvertida. Por un lado, el Convenio nro. 98 de la OIT sobre el Derecho de Sindicación y de Negociación Colectiva establece en su art. 5 que “La legislación nacional deberá determinar el alcance de las garantía previstas en el presente Convenio en lo que se refiere a su aplicación a las fuerzas armadas y a la policía”. Por otro, el Convenio nro. 151 sobre la Protección del Derecho de Sindicación y los Procedimientos para determinar las
Condiciones de Empleo en la Administración Pública contienen la misma previsión (art.1.3).
De este modo, las normas internacionales que tratan específicamente los derechos sindicales acogen expresamente las especiales características de la actividad y de las funciones realizadas por las fuerzas policiales.
Esas particularidades exigen que la implementación efectiva de los derechos sindicales de esos trabajadores sea precedida de una adecuación armonización con valores jurídicos elementales – como la seguridad nacional, el orden social y la paz interior – y, en definitiva, con los derechos y garantías de los restantes habitantes de cada Estado.
Esa tarea es delegada por los convenios internacionales a las legislaciones internas de cada Estado miembro.
De modo concordante, las normas internacionales que consagra el derecho de asociación disponen que los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás, por la seguridad de todos y por la justas exigencias del bienestar general y del desenvolvimiento democrático (cfr. arts. 22 y 28 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre). Además, el art. 16, inc. 3°, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos aclara que el reconocimiento a la libertad de asociación ” … no impide la imposición de restricciones legales, y aún la privación del ejercicio del derecho de asociaci6n, a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía”. En similares términos, el art. 8, inc. Y, del Pacto
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el art. 22 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos prevén expresamente que los Estados parte impongan restricciones legales al ejercicio de derechos sindicales por parte de los miembros de las fuerzas armadas, de la policía o de la administración del Estado.
Es importante agregar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (ODJ-I) elaboró el “Informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos” (OEA/Ser. LIV IU, Doc. 57, 31 de diciembre 2009). Allí destacó la importancia de la sindicalización en la mencionada actividad, pero evidenció la necesidad de una reglamentación adecuada a la actividad al expresar que ” … en principio las restricciones al derecho de huelga de los miembros de la Fuerza Pública y el derecho de constituir organizaciones sindicales, no vulnera lo establecido en el artículo 9 del Convenio Internacional del Trabajo No. 87; el artículo 16 de la
Convención Americana; el artículo 22 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; o el artículo 8 del Pacto Internacional de Derechos Sociales, Económicos y Culturales. La Comisión enciende que el tema debiera ser abordado a partir de una correcta armonización y ponderación de los diferentes derechos que se encuentran involucrados, dentro de los criterios de interpretación establecidos en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos en general, y las elaboraciones de los organismos especializados” (v. párrafo 203 del citado informe). De la exposición efectuada de las normas de derecho internacional surgen, al menos, dos aspectos relevantes. Por un lado, dichas normas receptan que el ejercicio de la libertad sindical y de los derechos sindicales por parte de los integrantes de las fuerzas policiales puede comprometer valores jurídicos esenciales- como la seguridad nacional, el orden social y la paz interior -, así como los derechos y garantías de otros sujetos. Ello justifica las limitaciones contenidas en forma concordante en los diversos convenios que consagran tanto los derechos sindicales como el derecho de asociación. Por otro lado, y precisamente por esa razón, las citadas normas internaciones no les otorgan un derecho de carácter operativo a los integrantes de las fuerzas policiales a ejercer los derechos sindicales y de asociación previstos en tales convenios. Esas normas delegan en los Estados miembro la armonización de los derechos sindicales con los restantes valores jurídicos y derechos en juego.
II En el marco del derecho interno, los arts. 14 y 14 bis de la Constitución Nacional consagran el derecho de asociación, así como el derecho a la organización sindical libre y democrática. A su vez., la Ley nro. 23.551 reglamenta la libertad sindical y los derechos de esa naturaleza. Las mismas razones que subyacen a las limitaciones consagradas en las normas internacionales explican por qué las garantías previstas en los arts. 14 y 14 bis carecen de operatividad en el ca.<;o de los integrantes de las fuerzas de seguridad ante la ausencia de una ley expresa, que pondere y armonice esos derechos con los restantes valores jurídicos y derechos en juego.
A su vez, esos fundamentos explican la inaplicabilidad dc la Ley nro. 23.551 a esos trabajadores. Esa ley tuvo en mira los derechos sindicales de los trabajadores en general, pero no previó la especial situación de los miembros de las policías. A modo de ejemplo señalo que esa norma no ponderó cómo la organización jerárquica vertical, que caracteriza el desenvolvimiento de esas fuerzas y de la que depende, en gran parte, la operatividad del servicio, convive con el principio de democracia sindical.

La importancia de los valores en juego, así como la vigencia de los derechos y libertades de los restantes sujetos, implican el tratamiento diferenciado para el caso de los trabajadores de las fuerzas de seguridad explican la inaplicabilidad de la Ley nro. 23.551 y requieren la sanción de una ley particular que defina el alcance de los derechos sindicales de los integrantes de la policía.
La convivencia armoniosa de los derechos sindicales de los trabajadores de las policías con la seguridad nacional, el orden social y la paz interior, así como con los derechos de los restantes habitantes de nuestro país. Implicará contemplar restricciones a derechos fundamentales. Por ello, esa reglamentación debe ser realizada por una ley en sentido formal, tal como lo establece el artículo 30 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Esa norma prevé que “Las restricciones permitidas, de acuerdo con esta Convención, al goce Y ejercicio de los derechos y libertades reconocidas en la misma, no pueden ser aplicadas sino conforme a leyes que se dictaren por razones de interés general y con el propósito para el cual han sido establecidas,” Al respecto. la Corte Interamericana de Derechos Humanos sostuvo que “las leyes a que se refiere el artículo 30 son actos normativos enderezados al bien común, emanados del Poder Legislativo democráticamente elegido y promulgados por el Poder Ejecutivo. Esta acepción corresponde plenamente al contexto general de la Convención dentro de la filosofía del Sistema Interamericano.
S6lo la ley formal, entendida como lo ha hecho la Corte, tiene aptitud para restringir el goce o ejercicio de los derechos reconocidos por la Convención” (Corte IDH, Opinión Consultiva OG6/86, “La expresión “leyes” en el artículo 30 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, del 9 de mayo de 1986, párr. 35).
Así mismo, ese equilibrio entre los valores y derechos en juego debe ser realizado por los poderes políticos, luego de la realizaci6n de los debates y deliberaciones apropiadas, S6lo en el amplio marco de un debate legislativo puede establecerse una ponderación que considere la totalidad de los intereses involucrados, y no meramente los emergentes en el contexto de un caso judicial concreto. Ese debate y, en definitiva, la fijación del adecuado equilibrio- debe ser enriquecido por los diversos aportes técnicos, el intercambio de ideas e información, la planificación, la previsión presupuestaria, en caso de corresponder, y por el establecimiento de otras políticas vinculadas. Esas tareas, por su naturaleza, sólo pueden ser efectuadas por los poderes políticos y su inactividad no puede ser suplida, al menos en este caso, por la actuaci6n judicial en el acotado marco de una causa.
Esas razones me llevan a concluir que no se trata de un supuesto donde la omisión legislativa pueda ser suplida por los magistrados en cumplimiento de su misión de garantizar la vigencia efectiva de los derechos constitucionales. Sin perjuicio de ello, observo que será deseable que se promueva en el marco del Honorable Congreso de la Nación la deliberación pertinente sobre la implementación y el alcance de los derechos sindicales reclamados por los actores.
-v- Por las razones expuestas, corresponde declarar procedente el recurso extraordinario interpuesto y confirmar la sentencia apelada.
Buenos Aires, 5 de diciembre de 2012.
Procuradora General de la Nación Alejandra M. Gils Carbó

3. Sentencia del Superior Tribunal de Justicia de Córdoba Número: cuatro
En la ciudad de Córdoba, a los CATORCE días del mes de ABRIL de dos mil once, siendo las DOCE horas, se reúnen en Acuerdo Público los señores Vocales integrantes del Tribunal Superior de Justicia, Doctores Domingo Juan Senin, María Esther Cafure de Battistelli, Aída Lucía Teresa Tarditti, Armando Segundo Andruet (h), M. de las Mercedes Blanc G. de Arabel, Carlos Francisco García Allocco y Humberto Sánchez Gavier, bajo la presidencia del primero, a fin de dictar sentencia en estos autos caratulados: “REARTE, ADRIANA SANDRA Y OTRO c/ SUPERIOR GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA – AMPARO – RECURSO DE APELACIÓN – RECURSO DIRECTO” (Expte. Letra “R”, Nro. 05, iniciado el veintinueve de diciembre de dos mil ocho), con motivo del recurso directo interpuesto por la parte actora (fs. 111/114).—–
Seguidamente, se procede a fijar las siguientes cuestiones a resolver:——–
PRIMERA CUESTIÓN: ¿Es procedente el recurso directo?——————-
SEGUNDA CUESTIÓN: ¿Qué pronunciamiento corresponde?—————
A LA PRIMERA CUESTIÓN PLANTEADA LOS SEÑORES VOCALES DOCTORES DOMINGO JUAN SESIN, MARÍA ESTHER CAFURE DE BATTISTELLI, AÍDA LUCÍA TERESA TARDITTI, ARMANDO SEGUNDO ANDRUET (H), M. DE LAS MERCEDES BLANC G. DE ARABEL, CARLOS FRANCISCO GARCÍA ALLOCCO Y HUMBERTO SÁNCHEZ GAVIER, EN FORMA CONJUNTA, DIJERON: —————-
1.- A fs. 111/114 la parte actora interpone recurso directo con motivo del Auto Número Quinientos ochenta y siete de fecha primero de diciembre de dos mil ocho, dictado por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Segunda Nominación de esta ciudad, por el cual se dispuso: “1. No conceder el recurso de casación interpuesto al amparo de las causales previstas en el art. 383 inc. 1° y 3° del C.P.C. 2. Imponer las costas por la tramitación del recurso extraordinario a las casacionistas vencidas …”.

En su presentación la recurrente sostiene que la casación fue mal rechazada ya que ninguna de las razones que la Cámara esgrime son de recibo.———
Aseveran que el escrito de casación expresa claramente las secuencias en que la sentencia de Cámara viola los principios enunciados en el art. 383 inc. 1° del C.P. C. y C., luego de lo cual realiza un resumen de los vicios lógicos observados en la sentencia de la Cámara y relatados expresamente en el escrito de casación.————-
Acusa que la explicitación de las causales con las citas expresas en el escrito de casación, pone de resalto que el recurso intentado no se ha limitado a una mera crítica sobre el acierto de la decisión ni sobre la interpretación de la ley, tal como lo sostiene el auto que rechaza la casación, sino que puso en evidencia que no se han respetado las normas que rigen la debida estructuración lógica del razonamiento judicial y que tal cosa se ha hecho mediante una crítica razonada que se hizo cargo de las razones expuestas por la alzada al revocar la sentencia de primera instancia.——–
2. Impreso el trámite de ley, a fs. 132 se notifica el Ministerio Público Fiscal de la interposición del recurso directo.————————————-
3. A fs.133 se dicta el decreto de autos, el que firme, deja la causa en estado de ser resuelta.—————————————————————-
4.- El recurso directo satisface las condiciones necesarias para su procedencia formal, atento que la quejosa ha rebatido las razones dadas en la denegatoria, motivo por el cual, corresponde analizar la viabilidad del remedio extraordinario local.————
5.- El recurso de casación admite el siguiente compendio:———————
La recurrente ensaya los siguientes agravios fundados en el art. 383 inc. 1ero. del C.P.C. y C.:—————————————————————–
Violación del principio de fundamentación lógica. Argumentación contradictoria
Entiende que los Vocales incurren en inconsistentes derivaciones lógicas, contradicciones y falacias argumentales al interpretar el alcance del Convenio Nro. 87 de la O.I.T.——————————————————-
Expresa que el vocal del primer voto ha inferido una prohibición absoluta de agremiación para los agentes penitenciarios de la norma que permite al Estado prohibir el ejercicio de ese derecho siempre que lo haga a través de una ley definida restrictivamente. Agrega que se viola el principio de jerarquía constitucional que establece la prioridad de la Constitución por encima de los tratados internacionales ratificados.——————————-
Acusa que decir que lo que no está permitido expresamente no puede gozarse de hecho se contradice con afirmar que solo puede excluirse del goce del derecho con una legislación restrictiva.———————————
Refiere que también incurre en una contradicción cuando a pesar de sostener la necesariedad de que cualquier exclusión sea definida de manera restrictiva sostiene abiertamente también que basta para ello una ley que sin embargo no lo efectúa de manera expresa.—————————————-
Señala que la Vocal Dra. Chiapero de Bas comete las mismas deficiencias. Alega que tras afirmar que el ejercicio de los derechos sindicales por parte de estas fuerzas es incompatible con su estructura organizacional, recomienda que se le reconozca tal derecho por una legislación específica.-
Violación del principio de congruencia——————————————–
Refiere que el desequilibrio procesal de las consideraciones del fallo de la Cámara puede advertirse a lo largo de todo su texto, el cual sólo considera los argumentos de la apelante y los propios. Agrega que todos los argumentos que su parte dio para que se desestime la apelación, los más importantes del juez para considerar admisible la demanda, y todos los del fiscal al recomendar que se confirme el fallo del juez de primera instancia, fueron dejados de lado, no considerados, ni tratados, ni mucho menos refutados.——————————————————————
Acusa que mientras en repetidas ocasiones la Cámara cita diferentes principios de la doctrina del Comité de Libertad Sindical, lo hace sin considerar aquella sostenida en el principio 232 que señala que el personal de establecimientos penitenciarios deberá gozar del derecho de sindicación.————————————————————
Falta de fundamentación lógica y legal——————————————–
Esgrime que no puede desecharse la aplicabilidad de la Ley 23.551 a los dependientes del servicio penitenciario provincial con fundamento en la mera circunstancia de haber sido considerados como posibles excluidos en ciertos convenios y tratados ratificados por la Argentina, ya que ello implicaría transformar lo que ha sido contemplado como posible por la ley, en una exclusión concreta y vigente, lo cual es hacer decir a la ley lo que ella no dice, como se expuso en el primer agravio.
Razona que tampoco es posible que la exclusión de su aplicación del Convenio 154 opere en este sentido.———————————————–
Aclara que una definición restrictiva de quienes se encuentran eventualmente excluidos de la aplicación del convenio implicaría siempre la necesidad de una ley que expresamente consagre la exclusión.————-
Falta de fundamentación legal——————————————————
Refieren que el Dr. Lescano reconoce a la prohibición contenida en el art. 36 de la ley 20.416 destinada a organizar una dependencia del Poder Ejecutivo Nacional, la facultad de determinar la coherencia del orden normativo provincial, lo que significa desconocer el sistema federal de gobierno.———————————————————
Agrega que dicha norma fue dictada por el gobierno de facto y que ello debe tenerse en cuenta a la luz del uso que hace el magistrado de su texto, en el sentido de vincularlo al orden normativo in totum y a valores como la custodia del orden social y paz pública.—
Fundamentación aparente————————————————————
Arguye que si bien es cierto que el personal de las fuerzas de seguridad está sujeto a un particular deber de obediencia, agravado con relación al resto de los agentes de la administración, de ello no se deriva en forma directa e inmediata que cualquier forma de sindicalización ponga en crisis la modalidad de mando.—————-
Sostiene que, además no se explicita en qué manera la estructura jerárquica de las fuerzas de seguridad difiere de modo relevante de aquella que ordena al resto de los agentes públicos, como para justificar el apartamiento de los principios generales del servicio público.—————————————–
Refiere que sostener como lo hace la Ad quem, que un sindicato penitenciario constituiría per se una grave amenaza a la seguridad y paz pública es una afirmación dogmática sin anclaje legal o fáctico.————–
Afirma que la relación laboral implica una subordinación limitada y reglada y que ello se garantiza a través del reconocimiento de derechos laborales y de garantías de reclamo.————————————————
Finalmente hace reserva de caso federal.——————————————
6.- Mediante el pronunciamiento dictado en autos, la Cámara a-quo hizo lugar al recurso de apelación interpuesto por la demandada y revocó la sentencia que había hecho lugar a la acción de amparo. En su lugar, rechazó la demanda.———————-
La parte actora -Sra. Adriana Sandra Rearte, por derecho propio en su carácter de empleada en situación de retiro del Servicio Penitenciario, y Mariela Puga en representación de la “Asociación Civil Clínica Jurídica de Interés Público Córdoba”-, interpuso la acción de amparo con el objeto que se autorice al personal del Servicio Penitenciario de la Provincia de Córdoba a ejercer su derecho a la asociación en sus diversas formas, incluidos los derechos a la organización y/o formación de un sindicato de empleados del Servicio Penitenciario, y el correlativo derecho de cada trabajador a afiliarse.—————————————————————–
Asimismo, plantearon la inconstitucionalidad del art. 19 inc. 10 de la Ley 8231 y de las normas que prevén las sanciones a las conductas proscriptas (art. 9 incs. 10 y 13 y art. 10 inc. 34 del Decreto 199/06 Régimen Disciplinario aplicable al Personal del Servicio Penitenciario de la Provincia de Córdoba).———————————————–
Contra dicho pronunciamiento la parte actora dedujo recurso de casación.–
7.- En orden al agravio mediante el cual la recurrente denuncia la violación del principio de congruencia, a partir de que la Cámara no habría resuelto su pretensión tendiente a que se declare desierto el recurso de apelación en virtud del art. 374 del C.P.C.C., cabe señalar que no cualquier omisión de tratamiento constituye una violación del deber de juzgar.—————————————————————————
Sabido es que los jueces no están obligados a tratar todas las cuestiones expuestas ni a analizar los argumentos utilizados que a su juicio no sean decisivos (Fallos 272:225; 274:113; 276:132; 311:378; 280:320; Tribunal Superior de Justicia, Sala Cont. Adm. A.I. Nro. 37/2001). Tal como lo sostiene la doctrina son “…objeto de decisión los petitorios, no las razones” (Couture, Eduardo J., “Fundamentos del derecho procesal civil”, Ed. Depalma, Bs. As. 1993, p. 188).———————————–
Para que se configure una incongruencia, la omisión de tratamiento debe recaer sobre una cuestión que resulte dirimente o decisiva para revertir el sentido del pronunciamiento.——————————————————–
Si bien es cierto que en la sentencia impugnada, la Cámara a-quo no se hizo cargo en forma expresa de la alegación tendiente a que se declare desierto el recurso de apelación en las condiciones del art. 374 del C.P.C., sin embargo, no se advierte la trascendencia anulatoria de esa omisión respecto del pronunciamiento que la contiene si, como acontece en el sub lite, la casacionista no justifica objetivamente las razones que sustentaron su requerimiento, limitándose a afirmar que “…Pese a nuestra petición y argumentos (ver fojas 186/192 de autos) no fueron siquiera considerados, y mucho menos respondidos en el fallo que impugnamos…” (cfr. fs. 94).——
Para que la réplica fuese eficaz, la recurrente tendría que haber objetivado, con individualización de las constancias obrantes en autos, su afirmación consistente en que el recurso de apelación adolecía de una adecuada expresión de agravios.——-
En tales condiciones, el vicio de incongruencia denunciado debe ser desestimado por falta de trascendencia anulatoria.——————————-
8.- En orden a los agravios tendientes a descalificar la fundamentación del fallo recurrido, a partir de endilgar una violación al principio de fundamentación lógica y legal, incurrir en contradicción y violar el principio de razón suficiente, ha menester efectuar las siguientes consideraciones, que permiten dilucidar si las premisas fundantes del fallo incurren en los motivos de casación denunciados.———————–
9.- Bloque de constitucionalidad y convencionalidad—————————
9.1.- La Constitución Nacional receptó el principio de protección de la libertad sindical, al disponer en el artículo 14 bis que “El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: “(…) la organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial…”.—-
La tutela que consagra la Ley Fundamental desde la incorporación en el año 1957 del precepto citado, se inscribe en los fines definidos en los documentos internacionales que la precedieron, los que refuerzan la protección del trabajo y del trabajador.——————————————–
Con la reforma Constitucional de 1994 dicha tutela se ha ampliado sustancialmente desde que diversos instrumentos internacionales, que hasta ese momento habían sido ratificados por la República Argentina y tenía un valor normativo superior a las leyes, cuentan ahora con jerarquía constitucional, por expresa disposición del art. 75 inc. 22.———————
Tales instrumentos, conforme lo dispone la Carta Magna “…no derogan artículo alguno de la primera parte de esta Constitución y deben entenderse complementarios de los derechos y garantías por ella reconocidos” (art. 75, inc. 22 de la Const. Nac.).—
9.2.- La Organización Internacional del Trabajo (OIT), que fue creada mediante el Tratado de Versalles de 1919 (Sección I de la Parte XIII), en el Preámbulo de su Constitución anuncia el “reconocimiento del principio de libertad sindical” como requisito indispensable para “la paz y armonía universales”.———————————–
Ello encuentra su correlato en la Declaración de Filadelfia, del 10 de mayo de 1944, por la cual se reafirmaron no sólo los principios fundamentales sobre los cuales está basada la Organización Internacional del Trabajo, sino también que la “libertad (…) de asociación es esencial para el progreso constante” (I, b).——————————
El 02 de mayo de 1948, la Novena Conferencia Internacional Americana aprobó en Bogotá la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, estableciendo en el Artículo XXII que: “Toda persona tiene el derecho de asociarse con otras para promover, ejercer y proteger sus intereses legítimos de orden (…) sindical o de cualquier otro orden”.——–
El 10 de diciembre de 1948 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos, a partir de considerar que “…la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana…”, y su Artículo 20 consagra:
“1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.———
2. Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación”.——————-
El Artículo 23 ib. dispone: “…4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses”.———————
9.3.- Como es sabido, en 1966, las Naciones Unidas codificaron en dos textos fundamentales los principios establecidos en la Declaración Universal de Derechos Humanos: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (P.I.D.C.P.) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (P.I.D.E.S.C.). Ambos son los instrumentos internacionales de derechos humanos de amplio alcance que tienen mayor influencia en cuanto a la libertad sindical. Se inspiraron -precisamente- en disposiciones anteriores de la O.I.T. en materia de libertad de asociación y sindicación, que se compilaron en esos instrumentos.——————————————-
El Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en su Artículo 21 “…reconoce el derecho de reunión pacífica. El ejercicio de tal derecho sólo podrá estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad pública o del orden público, o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los demás”.———
En tanto que el Artículo 22 es la única de sus disposiciones que se refiere de manera pormenorizada a la libertad sindical. El primer párrafo de dicho artículo reproduce de forma casi exacta el Artículo 23 párrafo 4 de la Declaración Universal, mencionado precedentemente. En el segundo párrafo se declara que el ejercicio de tal derecho “sólo podrá estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad pública o del orden público, o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los demás” y se autoriza “la imposición de restricciones legales al ejercicio de tal derecho cuando se trate de miembros de las fuerzas armadas y de la policía”, al igual que el art. 9 del Convenio Número 87.——————
El tercer párrafo dispone: “…Ninguna disposición de este artículo autoriza a los Estados Partes en el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo de 1948, relativo a la libertad sindical y a la protección del derecho de sindicación, a adoptar medidas legislativas que puedan menoscabar las garantías previstas en él ni a aplicar la ley de tal manera que pueda menoscabar esas garantías”.———————————-
En esta clara disposición, que también figura en el otro Pacto, se garantiza la total conformidad legislativa con el Convenio Número 87.——————
En efecto, en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales se trata el asunto de manera más específica en su artículo 8 cuando establece que: “1. Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a garantizar:
a) El derecho de toda persona a fundar sindicatos y a afiliarse al de su elección, con sujeción únicamente a los estatutos de la organización correspondiente, para promover y proteger sus intereses económicos y sociales. No podrán imponerse otras restricciones al ejercicio de este derecho que las que prescriba la ley y que sean necesarias en una sociedad democrática en interés de la seguridad nacional o del orden público, o para la protección de los derechos y libertades ajenos;——————–
b) El derecho de los sindicatos a formar federaciones o confederaciones nacionales y el de éstas a fundar organizaciones sindicales internacionales o a afiliarse a las mismas;
c) El derecho de los sindicatos a funcionar sin obstáculos y sin otras limitaciones que las que prescriba la ley y que sean necesarias en una sociedad democrática en interés de la seguridad nacional o del orden público, o para la protección de los derechos y libertades ajenos;————-
d) El derecho de huelga, ejercido de conformidad con las leyes de cada país.—
2. El presente artículo no impedirá someter a restricciones legales el ejercicio de tales derechos por los miembros de las fuerzas armadas, de la policía o de la administración del Estado.—————————————–
3. Nada de lo dispuesto en este artículo autorizará a los Estados Partes en el Convenio de la Organización Internacional del Trabajo de 1948 relativo a la libertad sindical y a la protección del derecho de sindicación a adoptar medidas legislativas que menoscaben las garantías previstas en dicho Convenio o a aplicar la ley en forma que menoscabe dichas garantías”.——
9.4.- En 1969, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, llamada Pacto San José de Costa Rica, contempla la Libertad de Asociación, disponiendo en su artículo 16: “1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente con fines ideológicos, religiosos, políticos, económicos, laborales, sociales, culturales, deportivos o de cualquiera otra índole.—————————————————————
2. El ejercicio de tal derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad o del orden públicos, o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los demás.—————————————
3. Lo dispuesto en este artículo no impide la imposición de restricciones legales, y aún la privación del ejercicio del derecho de asociación, a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía”.——————————-
Pueden sumarse a estos preceptos, diversos enunciados del art. 8 del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Protocolo de San Salvador, 1988), como el “derecho de los trabajadores a organizar sindicatos y a afiliarse al de su elección, para la protección y promoción de sus intereses” (art. 8.1.a), la prohibición de la pertenencia compulsiva a un sindicato (art. 8.3), y la reiteración del art. 16.2 de la Convención Americana (art. 8.2).————————————————————9.5.- La República Argentina es miembro de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desde 1919, y ha ratificado diversos Convenios entre los cuales se destaca el Convenio 87 del año 1948 (ratificado en 1960, Ley 14.932 B.O.N. 29/12/1959), por cuanto el mismo se refiere específicamente a la libertad sindical y a la protección del derecho de sindicación. Este Convenio fue integrado como propio a dos tratados con jerarquía constitucional: el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales por vía del citado artículo 8.3. y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, por vía del artículo 22.3 d..—————-
Al referirse a los derechos de asociación en general y sindical en particular, dichos instrumentos incorporan al Convenio 87 como norma mínima indisponible que garantiza un estándar de tutela jurídica en la materia, a partir de lo cual, se dice que el mismo tiene jerarquía constitucional por incorporación que de él hacen los pactos mencionados.————————-
En el aspecto debatido en autos, el Convenio 87 dispone que “los trabajadores (…), sin ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mismas” (artículo 2). El artículo 9 del Convenio dispone que “La legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el presente Convenio”.———————————————–
En la misma línea se inscribe el Convenio Número 98, referido al “Derecho de sindicación y de negociación colectiva”, que fue ratificado por nuestro país el 24/09/1956, mediante el Decreto-Ley Número 11.594 (B.O. 12/07/1956). El artículo 5 del Convenio reitera las previsiones del Convenio número 87, al expresar que “La legislación nacional deberá determinar el alcance de las garantías previstas en el presente Convenio en lo que se refiere a su aplicación a las fuerzas armadas y a la policía”.——–
Otro de los instrumentos ratificados por la Argentina el 21/01/1987 (Ley 23.328 B.O.N. 08/09/1986), es el Convenio Número 151 de 1978 “Sobre las relaciones de trabajo en la Administración Pública” dispone que “…los empleados públicos, al igual que los demás trabajadores, gozarán de los derechos civiles y políticos esenciales para el ejercicio normal de la libertad sindical, a reserva solamente de las obligaciones que se deriven de su condición y de la naturaleza de sus funciones” (artículo 9).———
Finalmente cabe referenciar el Convenio Número 154 sobre el fomento de la negociación colectiva, ratificado por la Argentina el 29/01/1993 (Ley Nro. 23.544 B.O.N. 15/01/1988), el que dispone en el artículo 1 del Anexo A: “1.- El presente Convenio se aplica a todas las ramas de actividad económica. 2.- La legislación o la práctica nacionales podrán determinar hasta qué punto las garantías previstas en el presente convenio son aplicables a las fuerzas armadas y a la policía. 3.- En lo que se refiere a la administración pública, la legislación o la práctica nacionales podrán fijar modalidades particulares de aplicación de este Convenio”.———————
La Ley 23.544 aprobatoria del citado convenio, en su art. 2 dispuso que “Al adherir al convenio, deberá formularse la siguiente reserva:
“La República Argentina declara que el Convenio 154 sobre “El fomento de la negociación colectiva”, adoptado por la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo el día 19 de junio de 1981, no será aplicable a los integrantes de sus fuerzas armadas y de seguridad…”.——–
Los preceptos transcriptos son los que confieren marco jurídico preferente a la dilucidación de la materia que subyace en la presente causa.————–
10.- Alcances de las normas convencionales de jerarquía constitucional:–
10.1.- A los fines de juzgar la viabilidad de los agravios sustentados en esta instancia, es conducente examinar el significado y la evolución del derecho constitucional e internacional establecido en los convenios aplicables, en el punto vinculado al derecho de sindicación.—————————————
En el informe preparatorio elaborado con miras a la adopción del Convenio Núm. 87, se afirmó que “…la libertad de asociación profesional no es más que un aspecto de la libertad de asociación en general que debe integrarse en un vasto conjunto de libertades fundamentales del hombre, interdependientes y complementarias unas de otras, que comprenda además la libertad de reunión, de palabra y de opinión, la libertad de expresión y de prensa, etc….” (O.I.T., Libertad sindical y relaciones del trabajo. Informe VII, Conferencia Internacional del Trabajo, 30.a reunión, 1947, Ginebra, pág. 11).—————————————————————
En orden a la interpretación del Convenio Nro. 87 O.I.T. y, con particular referencia a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía, la O.I.T. ha señalado que:
“…219. Los miembros de las fuerzas armadas que podrían ser excluidos de la aplicación del Convenio núm. 87 deberían ser definidos de manera restrictiva. (Véase 238.o informe, caso núm. 1279, párrafo 137.).————-
220. El artículo 9, 1) del Convenio núm. 87 dispone que “la legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el presente Convenio”; en virtud de ese texto, no cabe duda que la Conferencia Internacional del Trabajo tuvo intención de dejar que cada Estado juzgue en qué medida considera oportuno acordar a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía los derechos previstos en el Convenio, o sea, implícitamente, que los Estados que hubieren ratificado el Convenio no están obligados a reconocer los derechos mencionados a esas categorías de personas. (Véanse 145.o informe, caso núm. 778 (Francia), párrafo 19, y 278.o informe, caso núm. 1536 (España), párrafo 33.).————————————————–
221. El hecho de que el artículo 9, 1) del Convenio núm. 87 disponga que la legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas por el Convenio, no debe llevar a considerar como contrario al mismo el que la legislación de un Estado limite o excluya los derechos sindicales de las fuerzas armadas o de la policía, cuestión ésta que ha sido dejada a la apreciación de los Estados Miembros de la OIT. (Véase Recopilación de 1985, párrafo 221.).-
El antecedente definitorio de la doctrina establecida por los órganos de la OIT es el “Caso(s) núm(s). 778, Informe núm. 145 (Francia): Queja contra el Gobierno de Francia presentada por la Organización Europea de la Federación Internacional del Personal de los Servicios Públicos” donde se señaló que en virtud del art. 9.1. del Convenio 87 “…no cabe duda que la conferencia Internacional del Trabajo tuvo intención de dejar que cada Estado juzgue en qué medida considera oportuno acordar a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía los derechos previstos en el Convenio, o sea, implícitamente, que los Estados que hubieren ratificado el Convenio no están obligados a reconocer los derechos mencionados a esas categorías de personas”.————————————————————–
Con particular referencia a la República Argentina, el Comité de Libertad Sindical de la O.I.T., al entender en el “Caso(s) núm(s). 2240, Informe núm. 332 (Argentina): Queja contra el Gobierno de Argentina presentada por el Sindicato Policial Buenos Aires (SIPOBA) y la Federación Argentina de Sindicatos Policiales y Penitenciarios (FASIPP)”, referido a la queja planteada por organizaciones de trabajadores de la policía y del servicio penitenciario, el Comité concluyó:
“…263. El Comité recuerda que Argentina ha ratificado el Convenio núm. 87 que dispone en su artículo 9 que la legislación nacional deberá determinar hasta qué punto se aplicarán a las fuerzas armadas y de la policía las garantías previstas por el presente Convenio.————————
264. En virtud de este texto, no cabe duda que la Conferencia Internacional del Trabajo tuvo intención de dejar que cada Estado juzgue en qué medida considera oportuno acordar a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía los derechos previstos en el Convenio, o sea, implícitamente, que los Estados que hubieren ratificado el Convenio no están obligados a reconocer los derechos mencionados a esas categorías de trabajadores (véase 145.o informe, caso núm. 778 (Francia), párrafo 19). Sin embargo, varios Estados Miembros han reconocido el derecho de sindicación a la policía y las fuerzas armadas.——————————————————
265. En esas circunstancias, habida cuenta de que el Convenio ha dejado la cuestión a la apreciación de los Estados Miembros, el Comité recomienda al Consejo de Administración que decida que este caso no requiere un examen más detenido.—–
Recomendación del Comité———————————————————
266. En vista de las conclusiones que preceden, el Comité invita al Consejo de Administración a que decida que este caso no requiere un examen más detenido” (http://www.oit.org/ilolex).———————————————-
10.2.- En definitiva, de conformidad a la interpretación efectuada por la O.I.T. al art. 9 del Convenio Núm 87, está permitido tanto conferir como limitar a esta categoría de trabajadores -fuerzas armandas y policía- el amparo del Convenio, o bien limitarles algunos derechos de sindicación. El Comité de Libertad Sindical ha dicho claramente que esta posibilidad “…ha sido dejada a la apreciación de los Estados Miembros de la OIT…” (Recopilación, párrafo 221; véase también Estudio general, 1994, párrafo 55).–
El párrafo 2 del artículo 9 establece lo siguiente: “De conformidad con los principios establecidos en el párrafo 8 del artículo 19 de la Constitución de la Organización Internacional del Trabajo, la ratificación de este Convenio por un Miembro no deberá considerarse que menoscaba en modo alguno las leyes, sentencias, costumbres o acuerdos ya existentes que concedan a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía garantías prescritas por el presente Convenio”.———-
Es decir entonces, que la única posibilidad de excluir el reconocimiento y ejercicio del derecho de sindicación puede alcanzar solamente a las fuerzas armadas y a la policía, precepto cuya interpretación debe ser restrictiva.—–
De allí que en el orden jurídico interno de los estados miembros coexistan tanto regímenes normativos que reconocen y reglamentan el derecho de sindicación de las fuerzas armadas y de la policía, como otros que directamente prohíben absolutamente su ejercicio a las categorías profesionales mencionadas y, en ambos casos, no se violan ni quebrantan las normas de los Convenios y Pactos citados.————————-
10.3.- Limitado el análisis de modo específico a la cuestión debatida, esto es la libertad de sindicación para el personal del Servicio Penitenciario de la Provincia de Córdoba, y sin ingresar a las demás libertades que el bloque convencional y constitucional garantiza a todas las personas en cuanto tales, es definitivo que el Comité de Libertad Sindical de la OIT ha ratificado su tradicional y constante interpretación del Convenio Núm. 87. En efecto, y en especial ha expresado la soberanía de los Estados para disponer la exclusión del derecho de sindicación del personal de las fuerzas armadas y de la policía ha sido en forma constante y prevalente (Caso(s) núm(s). 2240, Informe núm. 332 (Argentina); Caso(s) núm(s). 2325, Informe núm. 335 (Portugal); Caso Núm. 2738 del Sindicato de Trabajadores de la Policía de Moscú).———————————————
Más aún en el “Caso(s) núm(s). 2383, Informe núm. 336 (Reino Unido): Queja contra el Gobierno del Reino Unido presentada por la Asociación de Funcionarios de Prisiones (POA)”, el Comité de Expertos de la O.I.T. observó que en Inglaterra, “…el servicio penitenciario es un servicio esencial en el sentido estricto del término en el que el derecho de huelga puede ser restringido o incluso prohibido…”.————————————
El art. 9 del Convenio Núm. 87 en definitiva deja librado a la autonomía legislativa de los estados miembros establecer el alcance del derecho de sindicación de las fuerzas armadas y de la policía, y las exclusiones al ejercicio de ese derecho deben ser interpretadas en sentido restrictivo.——-
11.- Control de constitucionalidad y de convencionalidad———————-
11.1.- Los expresos imperativos constitucionales precedentemente transcriptos, y los preceptos convencionales que el art. 75 inc. 22 de la Constitución Nacional incorporó al bloque de constitucionalidad de nuestro ordenamiento jurídico interno, tienen hoy un fortalecido y apuntalado sustento normativo en virtud del denominado “control de convencionalidad” que es menester realizar merced a la jerarquía constitucional de los Tratados sobre Derechos Humanos y de la doctrina elaborada por los órganos internacionales permanentes, de aplicación de dichos tratados, más en temas de tan honda sensibilidad humana como es lo referido a la situación jurídica del trabajador.————————————-
La Corte Interamericana de Derechos Humanos en el Caso Almonacid Arellano y Otros Vs. Chile Sentencia de 26 de septiembre de 2006, declaró que “…cuando un Estado ha ratificado un tratado internacional como la Convención Americana, sus jueces, como parte del aparato del Estado, también están sometidos a ella, lo que les obliga a velar porque los efectos de las disposiciones de la Convención no se vean mermadas por la aplicación de leyes contrarias a su objeto y fin, y que desde un inicio carecen de efectos jurídicos. En otras palabras, el Poder Judicial debe ejercer una especie de “control de convencionalidad” entre las normas jurídicas internas que aplican en los casos concretos y la Convención Americana sobre Derechos Humanos. En esta tarea, el Poder Judicial debe tener en cuenta no solamente el tratado, sino también la interpretación que del mismo ha hecho la Corte Interamericana, intérprete última de la Convención Americana…” (en análogo sentido Caso La Cantuta Vs. Perú, párrafo 173, Sent. del 29/11/2006; Caso Boyce y otros Vs. Barbados, párrafo 78, Sent. del 20/11/2007).————————————————-
Más recientemente, en el Caso Heliodoro Portugal Vs. Panamá, Sentencia del 12 de Agosto de 2008, la C.I.D.H. ha enfatizado que “…la defensa u observancia de los derechos humanos a la luz de los compromisos internacionales en cuanto a la labor de los operadores de justicia, debe realizarse a través de lo que se denomina “control de convencionalidad”, según el cual cada juzgador debe velar por el efecto útil de los instrumentos internacionales, de manera que no quede mermado o anulado por la aplicación de normas o prácticas internas contrarias al objeto y fin del instrumento internacional o del estándar internacional de protección de los derechos humanos…” (párr. 180).————————————————–
La Corte Suprema de Justicia de la Nación, ha admitido que la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos debe servir de guía para la interpretación del Pacto de San José de Costa Rica (Fallos 318:514 “Giroldi, Horacio David y otro s/ recurso de casación – causa n° 32/93” del 07/04/1995 considerando 11º; 321:3630 “Nápoli Nápoli, Erika Elizabeth y otros s/ infracción art. 139 bis del C.P.” del 22/12/1998; 330:3640 “Acerbo, Néstor Horacio s/ contrabando -causa Nº 51.221” del 21/08/2007; 330:1427 “Marchal, Juan s/apelación”) y desde esta perspectiva ha previsto el “control de convencionalidad” expresamente en Fallos 330:3248 “Mazzeo, Julio Lilo y otros s/ rec. de casación e inconstitucionalidad -Riveros-“ del 13/07/2007, entre otros (G. 1015. XXXVIII.RECURSO DE HECHO Gualtieri Rugnone de Prieto, Emma Elidia y otros s/ sustracción de menores de 10 años” fallo del 11/08/2009, entre otros).—————————————————————————-
En el caso, la especificidad de la cuestión en debate remite a considerar de manera prevalente la orientación o guía que emanan de las opiniones, recomendaciones y jurisprudencia de los distintos órganos decisivos y consultivos de la Organización Internacional del Trabajo, asumiendo -a mérito de lo anteriormente expresado- que los mismos han de alumbrar el análisis y los fundamentos del decisorio, desde que el Estado Argentino ha incorporado tales tratados al bloque constitucional (art. 75 inc. 22 Constitución Nacional).———————————————
11.2.- En definitiva, los conflictos de normas deben ser solucionados mediante la ponderación de los valores y de los principios constitucionales aplicables al caso.—-
Así lo ha recordado la jurisprudencia al señalar que “…cuando se plantea un caso de conflicto de normas constitucionales y de pluralidad de fuentes, debe aplicarse la regla de la interpretación coherente y armónica (Fallos: 186:170; 296:432). La determinación del referido estándar exige: a) delimitar con precisión el conflicto de normas y fuentes a fin de reducirlo al mínimo posible, para buscar una coherencia que el intérprete debe presumir en el ordenamiento normativo; b) proceder a una armonización ponderando los principios jurídicos aplicables; c) considerar las consecuencias de la decisión en los valores constitucionalmente protegidos…” (del voto de los Ministros Lorenzetti y Zaffaroni en “Recurso de hecho deducido por Telefónica de Argentina S.A. en la causa Telefónica de Argentina S.A. s/ acción de inconstitucionalidad” Fallos 330:3098 del 11 de julio de 2007).—
11.3.- La Corte Suprema de Justicia de la Nación, mediante el ejercicio en un caso concreto del control de constitucionalidad y convencionalidad, sentó su doctrina en el pronunciamiento del 11 de noviembre de 2008 en el caso “Asociación Trabajadores del Estado c/ Ministerio de Trabajo” (Fallos: 331:2499) y que reiteró en el fallo del 09 de diciembre de 2009 en los autos “Recurso de hecho deducido por la actora en la causa Rossi, Adriana María c/ Estado Nacional — Armada Argentina s/ sumarísimo” (Fallos 332:2715).———————————————————————
En ambos precedentes declaró que: “…la libertad sindical o, en otros términos, la “organización sindical libre y democrática”, es un principio arquitectónico que sostiene e impone la Constitución Nacional mediante su artículo 14 bis, y por vía de un muy comprensivo corpus iuris con jerarquía constitucional, proveniente del Derecho Internacional de los Derechos Humanos contenido en su artículo 75.22, segundo párrafo: Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (artículo XXII), Declaración Universal de Derechos Humanos (artículos 20 y 23.4); Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículo 16); Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 22.1/3) y Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 8.1.a y c, y 3). El precedente también destacó cómo estos dos últimos pactos de 1966 se hicieron eco, preceptivamente, del Convenio nº 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relativo a la libertad sindical y a la protección del derecho de sindicación, sobre el cual se volverá infra (considerando 6). Y no dejó de tomar en consideración, a su vez, el artículo 8º del Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Protocolo de San Salvador), de jerarquía superior a las leyes (Constitución Nacional, artículo 75.22, primer párrafo)”.—
12.- Atribuciones no delegadas al Gobierno Nacional por las Provincias y los límites de la autonomía provincial——
12.1.- La autonomía legislativa para dictar normas del derecho laboral, adquiere perfiles propios cuando se trata de un estado federal como la República Argentina, que ha efectuado en la Constitución Nacional un reparto de atribuciones entre los diferentes niveles de gobierno, frente al cual, la materia referida al empleo público constituye una típica reserva legislativa de poderes no delegados por los gobiernos locales al gobierno federal, sin perjuicio de reconocerles límites competenciales sustantivos emergentes, para el caso particular, de las prescripciones del art. 14 bis, 75 inc. 22 y concordantes de la Constitución Nacional.———————–
De allí que no se ajusta a la forma de organización constitucional de la República Argentina el argumento que postula que de conformidad al art. 75 inc. 12 de la Constitución Nacional todo lo referido al derecho del trabajo y de la seguridad social es materia de fondo de competencia exclusiva del Congreso de la Nación, pues se soslaya que las relaciones de empleo público conforman la manifestación de un poder no delegado por las Provincias, quienes se han reservado para sí su propia organización institucional, bajo la reserva de la garantía federal consagrada en el art. 5 de la Constitución Nacional.————————————————————
Conteste con esta organización, el art. 110 inc. 18 de la Constitución Provincial declara que corresponde al Poder Legislativo “Dictar la ley orgánica de la Policía de la Provincia y del Servicio Penitenciario Provincial” y por el inc. 24 es su atribución “Dictar el estatuto, el régimen de remuneraciones, y reglar el escalafón del personal de los Poderes y órganos del Estado Provincial”.————————————————–
12.2.- La Corte Suprema como intérprete último de la Constitución Nacional y garante del orden federal ha dicho que no constituyen materia federal las cuestiones vinculadas al empleo público local, tal es el carácter que invisten los agentes del Servicio Penitenciario por expresa consideración de un precepto con fuente directa en la Constitución Provincial.——————————————————————————
Como ha interpretado la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación, las cuestiones vinculadas a las relaciones de empleo público forman parte de las autonomías locales que pueden regular todo lo vinculado a esa materia, celebrar acuerdos con la Nación, sin sobrepasar lo clara y nítidamente consagrado por el Constituyente local. Así lo ha admitido expresamente la Corte Suprema de Justicia de la Nación en autos “Aguirre, Raúl Emilio c/ Prov. de Santa Fe” (Fallos 242:141, 1958), en cuanto a que esa materia es de derecho administrativo y de orden público local, de donde se sigue que la sanción de las mismas implica el ejercicio de uno de los poderes no delegados al Gobierno federal y, como tal, conforma un ámbito en el cual las provincias conservan su soberanía absoluta en todo lo relativo a los poderes no delegados a la Nación, como lo reconoce el art. 104 de la Constitución Nacional (cfr. Fallos: “Resoagli, Luis c/ Provincia de Corrientes”, fallada el 31 de julio de 1869, 7:373; 317:1195; 327:3852; 329:5814; “Federación Argentina de la Magistratura y otra c/ Neuquén, Provincia del s/ acción declarativa de inconstitucionalidad”, F. 201, XLIII, Originario, del 23/02/2010).———————————————————
La Constitución confiere para cada uno de los niveles de gobierno poderes autónomos, que se traducen en una descentralización normativa y operativa de la organización de la función pública en distintos niveles, de lo que resulta que su regulación, puede ser diversa entre las diferentes jurisdicciones.—————————–
De allí que la Provincia de Córdoba tiene competencia legislativa fundada en la autonomía provincial y en los poderes reservados por las Provincias desde la Constitución Nacional de 1853, para establecer una reglamentación del servicio penitenciario provincial, como así también, establecer el alcance de su situación jurídico subjetiva en cuanto a los derechos, obligaciones, incompatibilidades, inhabilidades y prohibiciones que impone esa relación de sujeción especial.—————
12.3.- La atribución constitucional conferida por las Provincias al Congreso de la Nación en el art. 75 inc. 12 debe ser interpretada armónicamente con los arts. 5, 31, 104 y concordantes de la Constitución Nacional y en el marco de las instituciones que conforman la autonomía provincial.———–
Ello es así sin perjuicio de las facultades atribuidas por la Constitución Nacional a las autoridades de la Nación para proveer a la seguridad interior y de las fronteras y para dictar las normas para la organización y gobierno de las fuerzas armadas según las necesidades de la Nación (art. 75 inc. 27, y art. 99 incs. 12, 13 y 14 CN).————–
12.4.- Todas las normas, convenios o tratados consideran de manera particular la situación de las fuerzas armadas y policiales en razón de su “categoría profesional”, pues no son trabajadores independientes del Estado sino que lo integran y son depositarios exclusivos del monopolio de la fuerza pública y garantes de la seguridad interna.————Las singulares características definitorias de la función penitenciaria de carácter público estatal, trasuntan una distinción que en el marco jurídico público de la Provincia de Córdoba no puede ser descalificada por arbitraria, inequitativa o discriminatoria.———
Esto así por cuanto si bien las normas contenidas en el Convenio Núm. 87 de la O.I.T. se aplican a “todos” los trabajadores “sin ninguna distinción” y, por consiguiente, amparan a los empleados del Estado, admiten una excepción restrictiva y explícita que alude a aquellos que integran las fuerzas de seguridad, la policía y el servicio penitenciario. Tal distinción en materia sindical responde a una razón objetiva basada en la “categoría profesional” y ha sido expresamente ponderada en la interpretación del Convenio Nº 87 de la OIT y sus recomendaciones efectuadas, entre otras, a la propia nación Argentina.———————————————————-
Debe quedar muy bien en claro que la exclusión del derecho de sindicación es de restricción tal que no puede ponderarse una interpretación que permita colegir afectación del goce de las demás libertades aseguradas en la Constitución Nacional, puesto que la autorizada lo ha sido en el marco de los límites que imponen el resguardo y respeto de las normas que regulan la institución de que se trata, incluídas sus reglamentaciones internas. ———-
La libertad (individual o colectiva) admite esas restricciones solo en tanto se justifiquen razonablemente en la salvaguarda de la eficacia de la prestación de un servicio público esencial. Y se orienta hacia la concreción de un valor jurídico fundamental sobre el que se construye una sociedad democráticamente organizada: Proteger y alentar la relación de confianza que debe existir entre tales instituciones, sus funcionarios y agentes, con los ciudadanos que las sostienen, las valoran y requieren en tanto gestoras y realizadoras de la seguridad pública y como uno de los elementos indispensables del aseguramiento del bienestar e interés general.————-
12.5.- La misión institucional que el ordenamiento asigna a las fuerzas de seguridad, policial y penitenciarias, representa un interés de indudable relevancia en el orden constitucional, consistente en que estén conformadas de tal modo que sean idóneas para el cumplimiento de sus cometidos públicos. Este objetivo presupone una eficaz y adecuada estructura, que requiere como una característica necesaria, indispensable y específica para su logro, una organización profundamente “jerarquizada”, “disciplinada” y “unida”.—————————————————————
De allí que a sus integrantes se les impone legalmente obligaciones específicas de lealtad a la verdad objetiva de esas Instituciones y a sus autoridades, como deberes estatutarios fundamentales que aseguran la actuación coherente para la realización de sus fines.—————————–
Por ende, el legislador –legítimamente- impone los límites específicos que contribuyan a fortalecer los valores constitucionales de disciplina, sujeción jerárquica y unidad interna en las fuerzas armadas y de seguridad (en el servicio penitenciario, entre otros).————————————————-
Los medios que se utilicen para su ejercicio, deben ajustarse a los principios y normas jurídicas de la República, tanto como a las particulares exigencias que comporta el ejercicio de las tan delicadas funciones de seguridad pública y penitenciaria.————————————————–
Su reconocimiento se orienta de manera decisiva al fortalecimiento de la función de las fuerzas de seguridad. Es así como esta especial relación de sujeción por la índole de la función impone razonables restricciones, porque entran en consideración otros valores jurídicos cual es el monopolio del Estado en el aseguramiento de la seguridad, indispensable en una sociedad democrática y organizada, como ya se expresara.———————
12.6.- En este sentido el Tribunal Constitucional Español considera que si bien la Constitución reconoce una serie de derechos para todos los ciudadanos, el ejercicio de los mismos podría ser limitado para los funcionarios públicos con mayor o menor intensidad atendiendo al tipo de funciones que realizan. El problema se centra en averiguar “…los límites implícitos o inherentes a dicha condición funcionarial que… no pueden ser otros que los que tengan relación directa con las necesidades del servicio, de tal manera que de no observarlos el funcionario, se resentiría o perturbaría de modo inevitable la concreta esfera de la función pública en la que se incardina, … con daño grave para los intereses generales…” (S.T.C. del 3 de julio de 1983 Repertorio Aranzadi, 4278).——————–
Esa doctrina constitucional tiene directa vinculación con el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales, celebrado en Roma el 4 de noviembre de 1950, cuyo artículo 11.2, en relación con las libertades de reunión y asociación, dispone que “…el presente artículo no prohíbe que se impongan restricciones legítimas al ejercicio de estos derechos para los miembros de las fuerzas armadas, de la policía o de la Administración del Estado”.——–
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos admite la legitimación de restricciones a la libertad sindical de las fuerzas armadas, de la policía o de la administración (T.E.D.H., “Sindicato sueco de conductores de locomotoras, § 37, serie A no 20” y Sentencia Demir y Baykara c. Turquía” de fecha 12 de noviembre de 2008).
Incluso en el marco de la doctrina social de la Iglesia el derecho a la libertad sindical aparece sin contestación como uno de los derechos fundamentales más generalmente reconocidos con un sentido universal, que se traduce en el derecho de asociarse; esto es, a formar asociaciones o uniones que tengan como finalidad la defensa de los intereses vitales de los hombres empleados en las diversas profesiones. Los intereses vitales de los hombres del trabajo son hasta un cierto punto comunes a todos; pero al mismo tiempo, todo tipo de trabajo, toda profesión posee un carácter específico que en estas organizaciones debería encontrar su propio reflejo particular (Encíclica Laborem exercens de Juan Pablo II, del 14/09/1981).–
Esta es, además, en general, tanto la orientación del sistema americano de derechos humanos, como la del sistema europeo, que si bien garantizan las libertades individuales, subordinan a las expresiones asociativas según la envergadura de la función pública asignada: a mayor autoridad, mayor responsabilidad.——————-
Con esta teleología debe ser, entonces, interpretada la restricción al derecho de sindicación del personal policial en la Provincia de Córdoba. Ello es así sin perjuicio de las facultades atribuidas por la Constitución Nacional a las autoridades de la Nación para proveer a la seguridad interior y de las fronteras y para dictar las normas para la organización y gobierno de las fuerzas armadas según las necesidades de la Nación (art. 75 inc. 27, y art. 99 incs. 12, 13 y 14 CN).——————————————-
13.- Derecho interno comparado—————————————————-
13.1.- La Ley Orgánica del Servicio Penitenciario Nacional 20.416 que, al igual que la norma local, se asienta en la regla que prohíbe a los agentes penitenciarios el derecho de formar sindicatos, dispone en su art. 36 que: “Queda prohibido a los agentes penitenciarios, sin perjuicio de lo que establezcan las leyes y los reglamentos del Servicio Penitenciario Federal: … l) Formular peticiones, quejas, o reclamos en forma colectiva, apartarse de la vía jerárquica, o no guardar el respeto debido al superior…”.————
Las legislaciones provinciales, en su mayoría receptan esta regla general, consagrando en términos casi idénticos, la prohibición de sindicación. Así la Provincia de Entre Ríos, regula la cuestión en la Ley 5.797 (B.O. 15/01/76) modificada por la ley 9.246, que en su artículo 15 dispone: “Queda expresamente prohibido a los Agentes Penitenciarios (…) Inciso L) Formular peticiones, quejas o reclamos en forma colectiva, apartarse de la vía jerárquica, o no guardar el respeto debido al superior”.—-
En el mismo sentido, la Provincia de Santa Fe, que mediante la Ley 8183, artículo 12, expresa: “Queda prohibido a los agentes penitenciarios, sin perjuicio de lo que establecen otras normas: …l) Formular peticiones, quejas o reclamos en forma colectiva, o individual apartándose de la vía jerárquica, o no guardar el respeto debido al superior;…”.———————-
13.2.- En los autos “Asociación Profesional Policial de Santa Fe c/ Ministerio de Trabajo s/ley de asociaciones sindicales”, Expte 28958/02, la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, invoca los Convenios de la O.I.T. -en este caso, los Convenios 87, 98 y el 151 sobre las relaciones de trabajo en la Administración Pública-, y destaca que todas las normas, convenios o tratados apartan la situación particular de las fuerzas armadas y policiales pues no son trabajadores independientes del Estado, sino que lo integran y representan y son depositarios exclusivos del monopolio de la fuerza y garantes de la seguridad interna, por lo que, en definitiva, convalida judicialmente la decisión administrativa de rechazar la inscripción de un sindicato policial.—————————————En el mismo sentido se inscribe la doctrina de la Sala V de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo en “Asociación Profesional de Policías de la Provincia de Buenos Aires c/ Ministerio de Trabajo s/ ley de Asociaciones Sindicales” fallo del 12 de noviembre de 2002 en el expte No. 25.181/02.—————————————-
La Sala VI de ese mismo Tribunal, en la causa “Ministerio de trabajo c/ Sindicato único del Personal de Seguridad…”, de fecha 15/02/2006, afirmó que “…no hay legislación interna que regule la posibilidad de sindicación y de ejercicio de los demás derechos vinculados a ella por parte de las fuerzas de seguridad” (del voto del doctor Fernández Madrid).————————-
Coincidentemente con tal exégesis, se ha pronunciado la jurisprudencia provincial. Así, el Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Río Negro en autos “Personal Policial Pcia. de Río Negro s/ amparo s/ competencia”, Resolución del 13/10/2005 precisó “La O.I.T. ha dejado librado a sus países miembros la autorización o no de la sindicalización policial y la Argentina ha optado -legítimamente- a nivel nacional por el no reconocimiento de la agremiación del personal policial”.—————–
13.3.- Los antecedentes normativos y los fallos jurisprudenciales emergentes de los conflictos que han suscitado la necesidad de la interpretación del sentido y alcance de los preceptos aplicables, tienen un valor referencial dirimente para la interpretación de los preceptos locales, y es posible sintetizar una directriz de hermenéutica jurídica común en función de la cual la regla de la prohibición de sindicación no quebranta la letra ni la intención de la normas convencionales e internacionales.———-
14.- Naturaleza jurídico pública del régimen estatutario del personal del servicio penitenciario en la Provincia de Córdoba——————————-
14.1.- El carácter singular del empleo en el sector público, está determinado por la circunstancia que la capacidad de trabajo y su enajenación a favor de un tercero está calificada por la persona del empleador, que es la Administración, quien a través de la capacidad laboral de los agentes o funcionarios concreta su objetivo institucional de gestora y realizadora del bien común, en una sociedad democráticamente organizada.———————Los funcionarios o agentes del servicio penitenciario ejercen funciones de autoridad en nombre del Estado, por lo que su derecho de sindicación puede ser objeto de restricciones, como la suspensión del ejercicio del derecho o incluso su prohibición, sin que tales restricciones puedan resultar contrarias a los principios de la libertad sindical.——————————–
Tal como lo señala la doctrina “…Técnicamente consideradas las fuerzas armadas, constituyen una estructura particular y compleja con características especiales que las distinguen de las demás estructuras sociales…” (Diez, Manuel M, Derecho Administrativo, Tomo 3, pág. 567, Editorial Bibliográfica Argentina S.R.L, Buenos Aires, 1967). El mismo singularismo presentan las fuerzas de seguridad policial y penitenciarias de carácter público estatal.———————————————–
14.2.- El régimen legal aplicable al personal del Servicio Penitenciario de la Provincia de Córdoba, se encuentra en la Ley 8231, la que establece los derechos y deberes esenciales del personal penitenciario en actividad, así como también las prohibiciones, inhabilidades e incompatibilidades que rigen para los mismos, entre las que se establece “Queda prohibido al personal penitenciario en actividad: …10) Agremiarse, o efectuar proselitismo sindical o político en el ámbito de la institución…” (artículo 19 inc. 10 de la ley 8231).—————————————————————
Frente al claro texto de dicho precepto y a la circunstancia ya analizada de que tal reglamentación responde al ejercicio de un poder no delegado al gobierno nacional, ha menester promover una interpretación constitucional conforme.—————————
14.3.- La interpretación “conforme” es un principio que se deriva directamente de la Constitución como norma que confiere fundamento y unidad al ordenamiento jurídico (vid. María Luisa Balaguer Callejón, “Interpretación de la constitución y ordenamiento jurídico”, Tecnos, Madrid, 1997, pág. 111). Tal principio o máxima de hermenéutica posibilita que, de entre varios entendimientos posibles de una regla de derecho, el intérprete opte por aquel que “mejor se acomode a los dictados constitucionales” (Jiménez Campo, J., “Enciclopedia jurídica básica”, Madrid 1995, pág. 3681).————
De allí que, ante la coexistencia de diversos instrumentos internacionales y de derecho interno que regulan una situación o un derecho, deberá seleccionarse aquel sentido que mejor asegure la vigencia del derecho o el mayor margen de tutela de la persona humana.———————————–
El principio de protección consagrado en el art. 14 bis de la Constitución Nacional, si bien constituye la primera referencia explícita para arbitrar en los conflictos laborales, debe ser conjugado con el principio que rige en el derecho internacional de los derechos humanos -principio pro homine- del que resulta la obligación de realizar una interpretación restrictiva cuando se trata de limitaciones o suspensiones extraordinarias. Precisamente, en el campo del derecho laboral, rige el principio de interpretación restrictiva de toda limitación, restricción o suspensión de esos derechos.———————
En esa orientación se enmarca la doctrina de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (“Aquino, Isacio c/ Cargo Servicios Industriales S.A.” del 21/09/2004, Fallos 327: 3753; “Milone, Juan A. C/ Asociart S.A. ART” del 26/10/04, Fallos 327:4607).——
De allí que es dable propiciar que la prohibición de sindicación debe ser compensada con otras garantías como la libertad de asociación y la libertad de expresión, con los condicionamientos propios que impone la naturaleza esencial del servicio público de las fuerzas de seguridad policial y penitenciaria.————————–
14.4.- La prohibición expresa de sindicación establecida por el art. 19 inc. 10 de la Ley 8231 del Personal del Servicio Penitenciario, no es contraria a la Ley 23.551 de Asociaciones Sindicales.—————————————-
Tan es así por cuanto la Ley 14.932 aprobatoria del Convenio Núm. 87; el Decreto-Ley 11.594 ratificatorio del Convenio Núm. 98; la Ley 23.328 ratificatoria del Convenio Núm. 151 y la Ley 23.544 ratificatoria del Convenio Núm. 154, todas hacen expresa reserva de la posibilidad de que cada Estado parte de esos convenios, limite las condiciones de ejercicio de los derechos consagrados en esos instrumentos, atendiendo a la categoría profesional particular que, en especial, revisten las fuerzas armadas y la policía.————————————————————————Por tal motivo, no es aplicable la Ley 23.551 que resulta excluida por las normas citadas, que incluso tienen primacía normativa por la jerarquía constitucional de sus prescripciones.———————————————–
15.- Zona de reserva del legislador y la regla de la equivocación clara:
Los agravios constitucionales referidos por los accionantes al tiempo de interponer la demanda, han sido fundadamente atendidos y desestimados por la Cámara a-quo, máxime cuando la declaración de inconstitucionalidad de una norma de jerarquía legal constituye la más delicada de las funciones susceptibles de encomendarse a un tribunal de justicia, sólo practicable como razón ineludible del pronunciamiento a dictarse (C.S.J.N. Fallos 251:455; 252:328), es un acto de suma gravedad institucional y debe ser considerado como la “última ratio” del orden jurídico (C.S.J.N. Fallos 249:51). Consecuentemente, sólo debe recurrirse a ella cuando una estricta necesidad lo requiera (C.S.J.N. doct. de Fallos 248:398; Corwin, “The Constitution of the United States of América”, pág. 562, Washington, 1953, reiterada en Fallos 260:83 “Haydeé María del Carmen Alberti” del 30-11-1964; 264:364, entre muchos).———————
La solución propiciada por la Cámara a-quo se enmarca, además en la denominada regla de la clara equivocación, conforme a la cual “…sólo puede anularse una ley cuando aquéllos que tienen el derecho de hacer leyes no sólo han cometido una equivocación, sino que han cometido una muy clara -tan clara que no queda abierta a una cuestión racional”, en cuyo caso “la función judicial consiste solamente en establecer la frontera exterior de la acción legislativa razonable” (Thayer, J.B., “The origin and scope of the american doctrine of constitucional law”, Harvard Law Review, Vol. 7, Dorado Porrasa, Javier, “El debate sobre el control de constitucionalidad en los Estados Unidos. Una polémica sobre la interpretación constitucional”, Instituto de Derechos Humanos, Universidad Carlos III de Madrid, Dykinson, 1997, p. 14 y ss).——————————-
16.- En mérito a las consideraciones explicitadas es dable concluir que la prohibición de sindicación del personal del servicio penitenciario provincial no es contraria al derecho constitucional y convencional actualmente vigente y que la decisión del Tribunal de juicio que así lo resolvió satisface las condiciones del art. 155 de la Constitución Provincial.
Por tal motivo corresponde rechazar el recurso.———————————-
17.- Finalmente, en cuanto a las costas del juicio corresponde imponerlas por su orden, atento lo novedoso de la cuestión debatida (art. 14, Ley 4915).Así votamos.
A LA SEGUNDA CUESTIÓN PLANTEADA, LOS SEÑORES VOCALES DOCTORES DOMINGO JUAN SESIN, MARÍA ESTHER CAFURE DE BATTISTELLI, AÍDA LUCÍA TERESA TARDITTI, ARMANDO SEGUNDO ANDRUET (H), M. DE LAS MERCEDES BLANC G. DE ARABEL, CARLOS FRANCISCO GARCÍA ALLOCCO Y HUMBERTO SÁNCHEZ GAVIER, EN FORMA CONJUNTA, DIJERON: ——————
Corresponde:
I) Admitir formalmente el recurso directo interpuesto por la parte actora (fs. 111/114) en contra del Auto Número Quinientos ochenta y siete de fecha primero de diciembre de dos mil ocho, dictado por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Segunda Nominación de esta ciudad (fs. 108/110).—————————–
II) No hacer lugar al recurso de casación interpuesto por la parte actora (fs. 89/100) en contra de la Sentencia Número Ciento dieciséis de fecha treinta y uno de julio de dos mil ocho (fs. 67/87) dictada por el mismo tribunal, confirmando el pronunciamiento recurrido con los fundamentos explicitados en el presente decisorio.-
III) Imponer las costas del recurso de casación por el orden causado (art. 14, Ley 4915). Así votamos.
Por ello, el Tribunal Superior de Justicia, en pleno,
RESUELVE:
I) Admitir formalmente el recurso directo interpuesto por la parte actora (fs. 111/114) en contra del Auto Número Quinientos ochenta y siete de fecha primero de diciembre de dos mil ocho, dictado por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Segunda Nominación de esta ciudad (fs. 108/110).—————————–
II) No hacer lugar al recurso de casación interpuesto por la parte actora (fs. 89/100) en contra de la Sentencia Número Ciento dieciséis de fecha treinta y uno de julio de dos mil ocho (fs. 67/87) dictada por el mismo tribunal, confirmando el pronunciamiento recurrido con los fundamentos explicitados en el presente decisorio.–
III) Imponer las costas del recurso de casación por el orden causado (art. 14, Ley 4915).——————————————
Protocolícese, hágase saber, dese copia y bajen.-Fdo.: Doctores Domingo Juan Sesin, María Esther Cafure de Battistelli, Aída Lucía Teresa Tarditti, Armando Segundo Andruet (h), M. de las Mercedes Blanc G. de Arabel, Carlos Francisco García Allocco y Humberto Sánchez Gavier

4. Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. Sala VII. S.D. 38876 del 22/11/2005. Exp. 15664/2005.


En la ciudad de Buenos Aires, a los 22 días del mes de noviembre de 2005, para dictar sentencia en los autos: “MÉNDEZ, CARLOS ALDO C/ $. 4. ADMINISTRACION GENERAL DE PUERTOS S.E. S/ JUICIO SUMARISIMO,”
se procede a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR JUAN ANDRÉS RUIZ DÍAZ DIJO:
I)) El actor, Sr. Carlos Aldo Méndez delegado de personal del sindicato Unión Personal Civil de la Nación, inició una acción sumarísima que tiene por objeto que se lo reinstale en su cargo de Jefe de Departamento de Seguridad y Vigilancia. Sostiene que la remoción y modificación de sus condiciones de trabajo, decidida por su empleadora mediante memo Nro. 493/04, viola su garantía de estabilidad.//-
La demandada niega que al actor se le hayan alterado los términos del contrato y violado garantías sindicales. Alega que el Sr. Méndez continuó perteneciendo a la Gerencia de Seguridad y Control, que se le mantuvo la categoría escalafonaria, el salario y que el nuevo cargo le permite ejercer su función gremial con mayor comodidad y facilidad horaria.-
La Dra. Pastén, en su sentencia obrante a fs. 171/174, hace lugar a la acción sumarísima y ordena la reinstalación del actor.-
La demandada se agravia por lo decidido en primera instancia y, en lo fundamental, aduce que el actor no ha sido perjudicado con la nueva designación ya que sus fueros sindicales y el ejercicio de los mismos no () sólo se mantienen intactos sino que fueron mejorados (fs. 176/178).-

II) Tal como ha quedado resuelta la cuestión, llega firme a esta instancia la calidad de delegado de personal del Sr. Carlos Aldo Méndez, la oportuna notificación de su designación a la empleadora y que ésta le modificó sus condiciones de trabajo.-
Sentado ello, es innecesario, en el caso, demostrar la naturaleza antigremial de la conducta de la empleadora, ni si el ejercicio de los derechos gremiales se mantienen intactos o no, -tal como se insiste en esta instancia- porque al adoptar una de las medidas vedadas por el art. 52 de la ley 23.551 (sin recurrir a la acción de exclusión de tutela) se ha incurrido en una maniobra prohibida que se presume “iuris et de iure”.-
La empleadora ha llevado a cabo un acto nulo, en los términos de los arts. 18 y 1044 del Código Civil y por lo tanto, ineficaz para producir la modificación de las condiciones de labor (ver: Héctor Jorge Scotti en “Derecho Colectivo del Trabajo”, pág. 381 y sgtes, Editorial La Ley).-
En consecuencia, propongo confirmar el fallo apelado.-

III) Las costas de alzada sugiero imponerlas a cargo de la parte demandada (art. 68 C.P.C.C.N.) y regular los honorarios de los letrados firmantes de los escritos de fs. 176/179 y fs. 211/212 en el 25% y 25%, respectivamente,
de lo que les corresponda por su actuación en la instancia anterior (Ley 21.839).-

LA DOCTORA ESTELA MILAGROS FERREIRÓS DIJO:

Por compartir sus fundamentos adhiero al voto que antecede.-

EL DOCTOR NÉSTOR MIGUEL RODRÍGUEZ BRUNENGO no vota (art. 125 L.O.).-
A mérito de lo que resulta del precedente acuerdo, el Tribunal RESUELVE: 1) Confirmar el fallo apelado. 2) Declarar las costas de alzada a cargo de la demandada. 3) Regular los honorarios de los letrados firmantes de los escritos de fs. 176/179 y fs. 211/212 en el 25% y 25%,
respectivamente, de lo que les corresponda por su actuación en la instancia anterior.-
Regístrese, notifíquese y devuélvase.//-

FDO.: Ruiz Díaz – Ferreirós

Proyectos presentados en la Cámara de Diputados de la Nación

1. Proyecto de Resolución de 1990 de creación de una comisión especial de doce miembros de la Cámara de Diputados para encuestar la conveniencia o no de la agremiación policial. Diputados Jorge Horacio Gentile, Héctor Gatti y Eduardo González.

2. Proyecto de ley iniciado en expediente: 2634-D del año 2004 del Dip. Ángel E. Baltuzzi.

El Senado y Cámara de Diputados,…
Artículo 1º – Incorpórase a la ley 23.551, de asociaciones sindicales, el título XV, “Personas jurídicas excluidas de la presente ley”. El mismo consta de dos (2) artículos, el artículo 65 y el 66.
Art. 2º – Modifíquese el artículo 65 de la ley 23.551, el que quedará redactado de la siguiente forma:
Artículo 65: Quedan expresamente excluidas de los alcances y aplicación de la presente ley las personas jurídicas creadas o por crearse que de cualquier modo tengan por finalidad defender, peticionar, y/o representar derechos o intereses individuales o colectivos del personal de las fuerzas armadas o de seguridad mediante la organización, agrupación o sindicalización del mismo.
Art. 3º – Modifíquese el artículo 66 de la ley 23.551, el que quedará redactado de la siguiente forma:
Artículo 66: A los fines expresados en el artículo precedente se considera personal militar al de oficiales, suboficiales y tropa, tanto en actividad como retirado, del Ejército Argentino, Armada Nacional y Fuerza Aérea Argentina; y personal de seguridad al de oficiales, suboficiales y tropa en actividad o retirado de Gendarmería Nacional, Prefectura Naval Argentina, Policía Aeronáutica Nacional, Policía Federal, Servicio Penitenciario Federal, policías y servicios penitenciarios de cada provincia.
Art. 4º – Modifíquese el artículo 67 de la ley 23.551, el que quedará redactado de la siguiente forma:
Artículo 67: La presente ley entrará en vigencia al día siguiente de su publicación.
Art. 5º – Modifíquese el artículo 68 de la ley 23.551, el que quedará redactado de la siguiente forma:
Artículo 68: Derógase la ley de facto 22.105 y toda otra disposición que se oponga a la presente.
Art. 6º – Modifíquese el artículo 69 de la ley 23.551, el que quedará redactado de la siguiente forma:
Artículo 69: Comuníquese al Poder Ejecutivo.
Art. 7º – Derógase toda disposición legal que se oponga a la presente.
Art. 8º – Comuníquese al Poder Ejecutivo.

3. Proyecto de ley: 3728-D del año 2004 reproducido en: 1182-D del 2006 y 0996-D del 2008 y en 3329-D del 2010 del Dip. Eduardo G. Macaluse, Marta O. Maffei, María L. Monteagudo, Marcela V. Rodríguez, María F. Ríos y José A. Roselli.

El Senado y Cámara de Diputados,…
Artículo 1º – Agrégase como artículo 2º bis de la ley 23.551:
Artículo 2º bis:
1. Los agentes de las fuerzas policiales y de seguridad gozarán de los derechos civiles esenciales para el ejercicio normal de la libertad sindical.
Tienen el derecho de constituir, sin ninguna distinción y sin autorización previa, las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mismas.
La participación de los agentes con estado de personal de las fuerzas policiales y de seguridad en dichas organizaciones no implicará falta disciplinaria alguna. Las disposiciones de las leyes orgánicas y/o reglamentos disciplinarios de las fuerzas policiales y de seguridad que establecen prohibiciones o reglamentan faltas disciplinarias por el número de agentes que realicen peticiones, por no seguir el orden jerárquico o no guardar el respeto debido al superior, no alcanzan a las actividades regladas en la presente ley.
2. Sancionar, dar de baja, retirar obligatoriamente, trasladar, disminuir su calificación, postergar en el ascenso o perjudicar de cualquier otra forma a un agente de una fuerza policial o de seguridad, a causa de su afiliación a una organización de empleados públicos o de su participación en las actividades normales de tal organización, será una falta gravísima dentro del régimen disciplinario de cada una de las fuerzas policiales o de seguridad.
3. Se deroga toda norma que impida o prohíba la organización y/o la participación en actividades sindicales o gremiales del personal de las fuerzas policiales o de seguridad o que sancione a dicho personal por esas actividades.
Art. 2º – Comuníquese al Poder Ejecutivo.

4. Proyecto de ley: 5082-d de 2010 de la Dip. Patricia Bullrich, Fernando Adolfo Iglesias, Griselda Ángela Baldata e Hilma Leonor Reproducido en: 2932-D de 2012

El Senado y Cámara de Diputados,…
“Sindicalización del Personal de la Policía Federal Argentina”
Artículo 1°: Objeto.
La presente ley tiene por objeto otorgar el derecho a constituir una asociación sindical de ámbito nacional a los trabajadores que se desempeñan bajo relación de dependencia en la Policía Federal Argentina, para la defensa de sus intereses profesionales así como también el derecho a afiliarse y a participar activamente en el sindicato en los términos previstos por la presente y por las leyes vigentes en la materia.
Art. 2°: Sujetos.
Los sujetos de esta ley son los trabajadores que se desempeñan, como personal policial o civil, bajo relación de dependencia en la Policía Federal Argentina.
Art. 3°: Principios.
La asociación sindical que agrupe a los trabajadores del artículo 2 de la presente ley se rige por los siguientes principios:
a) Principios de libertad sindical y protección del derecho de sindicación, según las disposiciones del “Convenio sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación”, Nro. 87, de la Organización Internacional del Trabajo.
b) Principios del derecho de sindicación y de negociación colectiva, según las disposiciones del “Convenio sobre el derecho de sindicación y de negociación colectiva”, Nro. 98, de la Organización Internacional del Trabajo.
Art. 4°: Limitación de los derechos derivados de la asociación sindical.
El personal de la Policía Federal Argentina no puede ejercer en ningún caso el derecho a huelga ni acciones sustitutivas que alteren el funcionamiento normal de los servicios de seguridad que deben prestar en el ejercicio de sus funciones y cumpliendo con los deberes y obligaciones descriptas en el Capítulo II de la Ley para el Personal de la Policía Federal Argentina (N° 21.965).
Art.5°: Participación en actividades sindicales.
Modifícase el inciso f del artículo 9 de la “Ley para el Personal de la Policía Federal Argentina” (Ley N° 21.965), el cual quedará redactado de la siguiente manera:
“La no participación en actividades políticas o partidarias, ni el desempeño de funciones públicas propias de cargos electivos”.
Art. 6°: De forma. Comuníquese al Poder Ejecutivo Nacional.

5. Proyecto de ley en expediente: 1648-D de 2011: de la Dip. Stella Maris Córdoba, reproducido en: 5526-D del 2013:

El Senado y Cámara de Diputados,…
Artículo 1º: Agregase como artículo 2º bis de la ley 23.551:
Artículo 2º bis:
Inciso 1º: Los Agentes de las Fuerzas Policiales, Penitenciarias y de Seguridad, activos, retirados y pensionados, gozarán de los derechos civiles esenciales para el ejercicio normal de la libertad sindical para defensa de sus intereses profesionales.
Tienen el derecho de constituir sin ninguna distinción y sin autorización previa las organizaciones que estimen conveniente, así como afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los Estatutos de la misma teniendo derecho a formular propuestas o dirigir peticiones a las autoridades competentes, así como ostentar la representación de sus afiliados ante los organismos competentes de la Administración Pública.
La participación de los Agentes con estado de personal de las fuerzas policiales, penitenciarias y de seguridad en dichas organizaciones no implicará falta disciplinaria alguna. Las disposiciones de las leyes orgánicas y/o reglamentos disciplinarios de las fuerzas policiales, penitenciarias y de seguridad que establecen prohibiciones o reglamentan faltas disciplinarias por ser afiliado a un sindicato, no alcanzarán a las actividades regladas en la presente ley.
Inciso 2º: Sancionar, dar de baja, retirar obligatoriamente, trasladar, disminuir su calificación, postergar en el ascenso ó perjudicar de cualquier otra forma a un Agente de una fuerza, a causa de su afiliación de una organización sindical, será una falta gravísima dentro del régimen disciplinario de cada una de las fuerzas policiales, penitenciarias y de seguridad del país
Inciso 3º: Por cada provincia se autorizarán sindicatos que estarán integrados por policías, servicios penitenciarios, de seguridad, como así miembros de asociaciones intermedias relacionadas a la actividad de seguridad pública, que cumplan funciones de atención, cuidado y capacitación de los agentes de las fuerzas policiales y de seguridad.
Inciso 4º: Al realizarse protestas o medidas de fuerzas de fuerza por razones salariales ó laborales, se deberá garantizar las guardias mínimas de seguridad, quedando prohibido el paro total de actividades por considerarse un servicio de capital importancia para la seguridad ciudadana. Las manifestaciones públicas podrán llevarlas a cabo únicamente sin la portación de arma y sin uniforme, prohibiéndose el uso de cualquier elemento provisto por el estado. Las garantías previstas en la Ley Nacional 23.544, deberán ser aplicadas a las fuerzas policiales, penitenciarias y de seguridad.
Inciso 5º: Se deroga toda norma que se oponga a la presente que impida el ejercicio de la libertad sindical por parte de los funcionarios que integran las fuerzas policiales ó de seguridad.
Artículo 2º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

6. Proyecto de ley: 3209-D del 2012 del Dip. Alberto Emilio Asseff y Ramona Pucheta

El Senado y Cámara de Diputados,…
Artículo 1º: Agrégase como artículo 2º bis de la ley 23.551 el siguiente:
Artículo 2º bis:
Inciso 1º: Los integrantes de las Fuerzas Policiales y Penitenciarias, activos, retirados, jubilados y pensionados gozarán de los derechos civiles esenciales para el ejercicio normal de la libertad sindical para defensa de sus intereses profesionales.
Tienen el derecho de constituir sin ninguna distinción y sin autorización previa, las organizaciones que estimen conveniente, así como afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los Estatutos de las mismas teniendo derecho a formular propuestas o dirigir peticiones a las autoridades competentes, así como ostentar la representación de sus afiliados ante los organismos competentes de la Administración Pública.
La participación de los agentes con estado de personal de las fuerzas policiales y penitenciarias en dichas organizaciones, no implicará falta disciplinaria alguna. Las disposiciones de las leyes orgánicas y/o reglamentos disciplinarios de las fuerzas policiales y penitenciarias que establecen prohibiciones o reglamentan faltas disciplinarias por participar en actividades gremiales, no alcanzarán a las actividades regladas en la presente ley.
Las organizaciones o asociaciones gremiales que se constituyan con arreglo al presente precepto velarán muy especialmente por el respeto y acatamiento de las órdenes y disposiciones de servicio, emanadas de la autoridad institucional.
Inciso 2º: Por cada jurisdicción local se autorizarán sindicatos que estarán integrados por policías e integrantes del servicio penitenciario.
Inciso 3º: Se deroga toda norma que se oponga a la presente que impida el ejercicio de la libertad sindical por parte de los agentes que integren las fuerzas policiales y penitenciarias.
Artículo 2º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

7. Proyecto de ley: 7458-D de 2012 del Dip. Bernardo José Biella, Bernardo José Calvet, y Juan Pedro Tunessi.

El Senado y Cámara de Diputados,…
Artículo 1°.- Incorpórase como inciso g) del artículo 10 de la Ley 21.965, el siguiente:
“Inciso g): Constituir e integrar una asociación sindical para la defensa de sus intereses profesionales conforme a los principios vigentes de libertad sindical, protección del derecho a la sindicación y derecho a la negociación colectiva.”
Artículo 2°.- Incorpórase como inciso j) del artículo 9 de la ley 21.965, el siguiente:
“Inciso j): Abstenerse en absoluto en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales, de ejercer el cese total de actividades o de acciones sustitutivas que generen un riesgo o alteren el normal ejercicio de sus funciones de seguridad conforme a los deberes y obligaciones establecidos en la presente ley.”
Artículo 3°.- Incorpórase como inciso k) del artículo 9 de la ley 21.965, el siguiente:
“Inciso k): La obligación de garantizar las guardias mínimas de seguridad en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales.”
Artículo 4°.- Incorpórase como inciso l) del artículo 9 de la ley 21.965, el siguiente:
“Inciso l): La obligación de no portar armas, uniforme ni de cualquier otro elemento provisto por el Estado, en caso de participar en manifestaciones públicas con motivo de protestas o medidas de fuerzas de fuerza gremiales.”
Artículo 5°.- Sustitúyase el inciso f) del artículo 9° de la ley 21.965 por el siguiente:
“Inciso f): “La no participación en actividades políticas o partidarias, ni el desempeño de funciones públicas propias de cargos electivos, salvo las que correspondan a la actividad gremial.”

CAPÍTULO II
GENDARMERÍA NACIONAL
Artículo 6°.- Incorpórase como inciso h) del artículo 28 de la Ley 19.349, el siguiente:
“Inciso h): Constituir e integrar una asociación sindical para la defensa de sus intereses profesionales conforme a los principios vigentes de libertad sindical, protección del derecho a la sindicación y derecho a la negociación colectiva.”
Artículo 7°.- Incorpórase como inciso i) del artículo 27 de la ley 19.349, el siguiente:
“Inciso i): Abstenerse en absoluto en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales, de ejercer el cese total de actividades o de acciones sustitutivas que generen un riesgo o alteren el normal ejercicio de las funciones de seguridad conforme a los deberes y obligaciones establecidos en la presente ley.”
Artículo 8°.- Incorpórase como inciso j) del artículo 27 de la ley 19.349, el siguiente:
“Inciso j): La obligación de garantizar las guardias mínimas de seguridad en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales.”
Artículo 9°.- Incorpórase como inciso k) del artículo 27 de la ley 19.349, el siguiente:
“Inciso k): La obligación de no portar armas, uniforme ni de cualquier otro elemento provisto por el Estado, en caso de participar en manifestaciones públicas con motivo de protestas o medidas de fuerzas de fuerza gremiales.”
Artículo 10.- Sustitúyase el inciso e) del artículo 27 de la Ley 19.349 por el siguiente:
“e) La no aceptación ni el desempeño de cargos, funciones o empleos ajenos a las actividades específicas de la Institución, remunerados o no, sin autorización previa de la autoridad competente, salvo las que correspondan a la actividad gremial.”

CAPÍTULO III
PREFECTURA NAVAL ARGENTINA
Artículo 11.- Incorpórase como subinciso 8 del inciso b) del artículo 17 de la ley 18.398, el siguiente:
“Subinciso 8.- Constituir e integrar una asociación sindical para la defensa de sus intereses profesionales conforme a los principios vigentes de libertad sindical, protección del derecho a la sindicación y derecho a la negociación colectiva.”
Artículo 12.- Incorpórase como subinciso 9 del inciso a) del artículo 17 de la ley 18.398, el siguiente:
“Subinciso 9.- Abstenerse en absoluto en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales, de ejercer el cese total de actividades o de acciones sustitutivas que generen un riesgo o alteren el normal ejercicio de sus funciones de seguridad conforme a los deberes y obligaciones establecidos en la presente ley.”
Artículo 13.- Incorpórase como subinciso 10 del inciso a) del artículo 17 de la ley 18.398, el siguiente:
“Subinciso 10.- La obligación de garantizar las guardias mínimas de seguridad en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales.”
Artículo 14.- Incorpórase como subinciso 11 del inciso a) del artículo 17 de la ley 18.398, el siguiente:
“Subinciso 11): La obligación de no portar armas, uniforme ni de cualquier otro elemento provisto por el Estado, en caso de participar en manifestaciones públicas con motivo de protestas o medidas de fuerzas de fuerza gremiales.”
Artículo 15.- Sustitúyase el subinciso 5 del inciso a) del artículo 17 de la ley 18.398 por el siguiente:
“Subinciso 5.- La no aceptación ni el desempeño de cargos, funciones o empleos ajenos a las actividades específicas de la Prefectura Naval Argentina, sin autorización previa de autoridad competente, salvo las que correspondan a la actividad gremial;”

CAPÍTULO IV
SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL
Artículo 16.- Incorpórese como inciso p) del artículo 37 de la ley 20.416, el siguiente:
“Inciso p): Constituir e integrar una asociación sindical para la defensa de sus intereses profesionales conforme a los principios vigentes de libertad sindical, protección del derecho a la sindicación y derecho a la negociación colectiva.”
Artículo 17.- Incorpórase como inciso n) del artículo 35 de la ley 20.416, el siguiente:
“Inciso n): garantizar las guardias mínimas de seguridad en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales.”
Artículo 18.- Incorpórase como inciso m) del artículo 36 de la ley 20.416, el siguiente:
“Inciso m): Ejercer en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales, el cese total de actividades o de acciones sustitutivas que generen un riesgo o alteren el normal funcionamiento de sus funciones de guarda, custodia y readaptación de procesados y condenados, conforme a los deberes y obligaciones establecidos en la presente ley.”
Artículo 19.- Incorpórase como inciso n) del artículo 36 de la ley 20.416, el siguiente:
“Inciso n): portar armas, uniforme o cualquier otro elemento provisto por el Estado, en caso de participar en manifestaciones públicas con motivo de protestas o medidas de fuerza gremiales.”
Artículo 20.- Sustitúyase el inciso l) del artículo 36 de la ley 20.415 por el siguiente:
“l) Formular peticiones, quejas, o reclamos en forma colectiva, apartarse de la vía jerárquica, o no guardar el respeto debido al superior, sin perjuicio de las peticiones, quejas o reclamos que correspondan a la actividad gremial.”

CAPÍTULO V
POLICÍA AERONÁUTICA NACIONAL
Artículo 21.- Incorpórese como artículo 39 bis de la ley 26.102, el siguiente:
“Artículo 39 bis.- El Personal de la Policía Aeronáutica Nacional puede constituir e integrar una asociación sindical para la defensa de sus intereses profesionales conforme a los principios vigentes de libertad sindical, protección del derecho a la sindicación y derecho a la negociación colectiva. En caso de realizar medidas de fuerza gremiales debe garantizar guardias mínimas de seguridad.”
Artículo 22.- Incorpórese como artículo 39 ter de la ley 26.102, el siguiente:
“Artículo 39 ter.- Prohíbese al Personal de la Policía Aeronáutica Nacional, en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales, el cese total de actividades o de acciones sustitutivas que generen un riesgo o alteren el normal ejercicio de sus funciones de seguridad conforme a los deberes y obligaciones establecidos en la presente ley.”
Artículo 23.- Incorpórese como artículo 39 quater de la ley 26.102, el siguiente:
“Artículo 39 quater.- Prohíbese al Personal de la Policía Aeronáutica Nacional formular peticiones, quejas, o reclamos en forma colectiva, apartarse de la vía jerárquica, o no guardar el respeto debido al superior, sin perjuicio de las peticiones, quejas o reclamos que correspondan a la actividad gremial. En caso de participar en manifestaciones públicas con motivo de protestas o medidas de fuerzas de fuerza gremiales no deben portar armas, uniforme ni de cualquier otro elemento provisto por el Estado.”

CAPÍTULO VI
FUERZAS ARMADAS
Artículo 24.- Incorpórase como inciso 7° del artículo 8° de la ley 19.101, el siguiente:
“Inciso 7°: Constituir e integrar una asociación sindical para la defensa de sus intereses profesionales conforme a los principios vigentes de libertad sindical, protección del derecho a la sindicación y derecho a la negociación colectiva.”
Artículo 25.- Incorpórase como inciso 8° del artículo 7° de la ley 19.101, el siguiente:
“Inciso 8°: Abstenerse en absoluto en caso de protestas o medidas de fuerzas de fuerza gremiales, de ejercer el cese total de actividades o de acciones sustitutivas que generen un riesgo o alteren el normal ejercicio de sus funciones, conforme a los deberes y obligaciones establecidos en la presente ley y las leyes y reglamentos propios de cada fuerza.”
Artículo 26.- Incorpórase como inciso 9° del artículo 7° de la ley 19.101, el siguiente:
“Inciso 9°: La obligación de garantizar las guardias mínimas de seguridad en caso de protestas o medidas de fuerza gremiales.”
Artículo 27.- Incorpórase como inciso 10 del artículo 7° de la ley 19.101, el siguiente:
“Inciso 10: La obligación de no portar armas, uniforme ni de cualquier otro elemento provisto por el Estado, en caso de participar en manifestaciones públicas con motivo de protestas o medidas de fuerza gremiales.”
Artículo 28.- Sustitúyase el inciso 5° del artículo 7° de la ley 19.101 por el siguiente:
“5º. La no aceptación ni el desempeño de cargos, funciones o empleos, ajenos a las actividades militares, sin autorización previa de autoridad militar competente, salvo las que correspondan a la actividad gremial.”

CAPÍTULO VII
ASOCIACIONES SINDICALES
Artículo 29.-: Incorpórase como artículo 2º bis de la ley 23.551, el siguiente:
“Artículo 2º bis.- Los Agentes de las Fuerzas Policiales, Penitenciarias y de Seguridad y los miembros de las Fuerzas Armadas, activos, retirados y pensionados, gozarán de los derechos civiles esenciales para el ejercicio normal de la libertad sindical para defensa de sus intereses profesionales.
Tienen el derecho de constituir sin ninguna distinción y sin autorización previa las organizaciones que estimen convenientes, así como afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los Estatutos de la misma teniendo derecho a formular propuestas o dirigir peticiones a las autoridades competentes, así como ostentar la representación de sus afiliados ante los organismos competentes de la Administración Pública.
La participación de los Agentes con estado de personal de las Fuerzas Policiales, Penitenciarias y de Seguridad y los de las Fuerzas Armadas en dichas organizaciones no implicará falta disciplinaria alguna. Las disposiciones de las leyes orgánicas y/o reglamentos disciplinarios de las fuerzas policiales, penitenciarias y de seguridad que establecen prohibiciones o reglamentan faltas disciplinarias por ser afiliado a un sindicato, no alcanzarán a las actividades regladas en la presente ley.”
Artículo 30.- Incorpórase como artículo 2° ter de la ley 23.551, el siguiente:
“Artículo 2° ter.- Afiliarse a una organización sindical de las Fuerzas Policiales, Penitenciarias y de Seguridad o de las Fuerzas Armadas no puede ser significar nunca una sanción, baja, retiro obligatorio, traslado, disminución de su calificación, postergación en el ascenso o actos de perjuicio que de cualquier otra forma se les apliquen, por lo que el responsable de su dictado incurrirá en falta gravísima dentro del régimen disciplinario de cada una de las fuerzas.”
Artículo 31.- Incorpórase como artículo 2° quater de la ley 23.551, el siguiente:
“Artículo 2° quater.- En caso de protestas o medidas de fuerzas de fuerza por razones salariales o laborales realicen las Fuerzas Policiales, Penitenciarias y de Seguridad o las Fuerzas Armadas, se debe garantizar las guardias mínimas de seguridad, por lo que queda prohibido el paro total de actividades por considerarse un servicio imprescindible para la seguridad ciudadana. Las manifestaciones públicas de protesta podrán llevarlas a cabo únicamente sin la portación de armas y sin uniforme, prohibiéndose el uso de cualquier elemento provisto por el estado. Las garantías previstas en la Ley Nacional 23.544 – Convenio 154 de la OIT, Fomento de la Negociación Colectiva -, deberán ser aplicadas a las Fuerzas Policiales, Penitenciarias y de Seguridad o de las Fuerzas Armadas.”
Artículo 32.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

8. Proyecto de ley: 7682-D-2012del Dip. Víctor de Gennaro, Nora Graciela Iturraspe, Claudio Lozano, Liliana Beatriz Parada, Jorge Justo Cardelli, Omar Arnaldo Duclos, Victoria Analía Donda Pérez, Antonio Sabino Riestra, Ramona Pucheta, Margarita Rosa Stolbizer, Susana del Valle Mazzarella, Graciela Susana Villata.

El Senado y Cámara de Diputados…
Artículo 1º – Agregase como artículo 2º bis de la ley 23.551:
Artículo 2º bis:
1. Los agentes de las fuerzas policiales y de seguridad gozarán de los derechos civiles esenciales para el ejercicio normal de la libertad sindical.
Tienen el derecho de constituir, sin ninguna distinción y sin autorización previa, las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mis- mas.
La participación de los agentes con estado de personal de las fuerzas policiales y de seguridad en dichas organizaciones no implicará falta disciplinaria alguna. Las disposiciones de las leyes orgánicas y/o reglamentos disciplinarios de las fuerzas policiales y de seguridad que establecen prohibiciones o reglamentan faltas disciplinarias por el número de agentes que realicen peticiones, por no seguir el orden jerárquico o no guardar el respeto debido al superior, no alcanzan a las actividades regladas en la presente ley.
2. Sancionar, dar de baja, retirar obligatoriamente, trasladar, disminuir su calificación, postergar en el ascenso o perjudicar de cualquier otra forma a un agente de una fuerza policial o de seguridad, a causa de su afiliación a una organización de empleados públicos o de su participación en las actividades normales de tal organización, será una falta gravísima dentro del régimen disciplinario de cada una de las fuerzas policiales o de seguridad.
3. Se deroga toda norma que impida o prohíba la organización y/o la participación en actividades sindicales o gremiales del personal de las fuerzas policiales o de seguridad o que sancione a dicho personal por esas actividades.
Artículo 2º: Derogase el Artículo 2º de la Ley 23.544, dejase sin efecto la reserva formulada ante la OIT al firmar el Convenio 154.
Artículo 3º – Comuníquese al Poder Ejecutivo.

9. Proyecto de ley: 8579-D de 2012 de la Dip. Elisa María Avelina Carrió

El Senado y Cámara de Diputados,…

Artículo 1°.- El objeto de la presente ley es garantizar a las Fuerzas Federales de Seguridad el derecho constitucional a la organización sindical libre y democrática para defensa de sus intereses laborales a través del derecho a constituir, afiliarse y participar activamente de sindicatos en los términos previstos por la presente y por las leyes vigentes en la materia.
Articulo 2°.- Los agentes de la Policía Federal Argentina, de la Prefectura Naval Argentina, de la Gendarmería Nacional, de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y de cualquier otra Fuerza de seguridad que establezca el Estado Federal gozaran del derecho de constituir, las organizaciones que estimen convenientes, así como afiliarse a estas organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mismas.
La participación regular de los agentes de estas Fuerzas en organizaciones gremiales no podrá implicar falta disciplinaria alguna.
Articulo 3°.- En caso de medidas de fuerza, huelgas, protestas de cualquier tipo, por reclamos gremiales y en cualquier caso de petición ante las autoridades, las Fuerzas Federales deberán garantizar el servicio de seguridad y las misiones principales que por ley le hayan sido asignadas.
En ningún caso, durante el ejercicio regular del derecho de petición ante las autoridades, los agentes de las Fuerzas de Seguridad podrán portar y/o utilizar tipo alguno de armas, lo que se considerará una falta grave que habilitará el establecimiento de las sanciones mas graves que prevean las leyes orgánicas de cada una de las fuerzas de seguridad.
Articulo 4°.- Modifíquese el inciso f del artículo 9 de la “Ley para el Personal de la Policía Federal Argentina” (Ley N° 21.965), el cual quedará redactado de la siguiente manera:
“La no participación en actividades políticas o partidarias, ni el desempeño de funciones públicas propias de cargos electivos”.
Articulo 5°.- Cualquier norma que prohíba o restrinja el ejercicio constitucional de sindicalización y o petición ante las autoridades a agentes de las Fuerzas de Seguridad queda expresamente derogado por la presente ley.
Artículo 6°.- De forma.-

Córdoba, enero de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s