Córdoba, cada vez más grande y abandonada

Ramón Javier Mestre

Ramón Javier Mestre

Se trata de la ciudad del país con el territorio más extenso, y segunda en población, que en septiembre elegirá sus autoridades, y que su Carta Orgánica –o sea su Constitución- cumplirá 20 años en noviembre.

Los candidatos hacen algunas promesas, que poco sirvan para encausar su imparable crecimiento.

Su Carta –que es imprescindible reformar- fracasó al establecer:

  • elecciones internas abiertas, porque nunca se reglamentaron;
  • el voto voluntario de los adolescentes de 16 a 18 años, ya que estos casi no lo utilizaron;
  • el voto de preferencia para los concejales, para que puedan ascender en el orden de la lista que se postulan; porque una ordenanza lo frustró al fijar un piso del 3% de votos para que ese ascenso sea posible, y por exigir que la preferencia se indique de puño y letra en una boleta distinta;
  • el proscribir en el reparto proporcional a los candidatos de las listas que no obtengan el 2% de los votos;
  • al aumentar innecesariamente de 3 a 5 el número de vocales del Tribunal de cuentas;
  • el no haber puesto en funciones al Consejo Económico Social y las Juntas de Participación Vecinal, que incluye a los centros vecinales.
luis-juez

Luis Juez

Lo que está pendiente

Es concretar la descentralización y la creación de comunas, con Juntas de vecinos elegidos por elección popular, como tiene ahora la ciudad de Buenos Aires, y con alcaldes electivos; como lo propusimos sin éxito cuando integré la Convención constituyente de 1995 que dictó la Carta, y como tiene Santiago de Chile, Lima, Bogotá, La Habana, Caracas y muchas ciudades de EEUU y Europa. En China, Beijing y Shanghái tienen distritos dentro de sus municipios, que son los únicos donde hay elección popular.

En nuestro proyecto, cada CPC debía tener, en vez del actual director -que en realidad es un puntero del Intendente-, un alcalde; y un consejo de 11 regidores ad honorem, elegidos por los vecinos, cada 4 años; y para el Área Central, y su Centro histórico, cultural y comercial, un Consejo Asesor y un Secretario Coordinador. A estas comunas, debería asignárseles un presupuesto y delegarles la realización de las obras y servicios más próximos a los vecinos de los barrios que hay en su jurisdicción.

Hay que terminar con el empleo en negro -contratado, temporario, monotributista, becado,  etcétera-, respetar la “estabilidad del empleado público” y el ingreso por idoneidad y concursos. Hay que reglamentar qué son los “servicios esenciales” y hacer posible la negociación colectiva con el gremio, para limitar paros y asambleas en horario de trabajo.

Adoptar el voto electrónico y, como decía nuestro proyecto, crear la banca del vecino, en el Concejo, y el Defensor del vecino. Fijar los límites del Municipio, y gestionar convenios con los de la zona metropolitana. Prohibir que en el presupuesto se deleguen facultades al Ejecutivo y hacer eficaz la aplicación del Código de Ética.

Debería convenirse con la Provincia:

  •  incorporar a su Poder Judicial los Tribunales de Faltas para que entiendan en contravenciones y faltas municipales, y para que juzguen y medien en conflictos de vecinos, y así eliminarlos del Municipio;
  •  que la personería jurídica de los centros vecinales la otorgue y controle la Municipalidad.
  •  transferir al municipio bomberos y parte de la policía, para reforzar la seguridad y el apoyo a los inspectores, y terminar con la contratación de adicionales;
  •  transferirle, también, los centros de atención de los adictos; y
  •  pasarle a la provincia las escuelas.
daniel_giacomino_4

Daniel Giacomino

La elecciones son una oportunidad para pensar en el futuro de esta gran ciudad – mal gobernada en las últimas dos décadas, cada vez más cara para los contribuyentes y olvidada por el todo poderoso gobierno nacional, que sólo hace obras monumentales en Buenos Aires y el Calafate- y debatir las grandes obras y temas pendientes, como: el subterráneo, el metrobus, las villas de emergencia, las cloacas, los desagües, la digitalización de la administración y qué hacer con los “manteros” y la unificación de taxis y remises.

Cómo terminar el edificio del Concejo Deliberante y la circunvalación, cómo habilitar más dispensarios y el Teatro La Piojera, remodelar las plazas -como la de la Intendencia, la de España y la de muchos barrios- y ampliar los espacios verdes. Invertir la dirección del tránsito de la costanera. Mejorar el transporte, el tránsito, la recolección de basura, el arbolado, el alumbrado, la semaforización, el estacionamiento, la pavimentación, las veredas y rampas de una urbe que no para de crecer en habitantes, vehículos y edificaciones.

Candidatos, antes de votar, ¡el pueblo quiere saber de qué se trata!

Córdoba, agosto de 2015.

Esteban Dómina

Esteban Dómina

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s