En el balotaje, ¿ganaremos o perderemos?

Mauricio Macri y Daniel Scioli

Mauricio Macri y Daniel Scioli

¿Qué dilema? 

En las últimas elecciones ganó Daniel Scioli y perdió por 2 puntos y medio Mauricio Macri, que consiguió el balotaje. Pero la gran derrotada fue Cristina Fernández de Kirchner y la gran vencedora María Eugenia Vidal, que sucederá a Scioli en la gobernación de la provincia de Buenos Aires, a donde derrotó a la fórmula: Aníbal Fernández  – Martín Sabatella, que, además, no pudieron ganar en sus respectivas ciudades: Quilmes y Morón. El candidato a vicepresidente del FPV, Carlos Zannini, perdió en su pueblo natal, Villa Nueva; el presidente del PJ, Eduardo Fellner, fue derrotado en Jujuy, donde es gobernador; y Máximo Kirchner le pasó lo mismo en Santa Cruz, a donde fue elegido diputado. En lo político ganó el diálogo y el tender puentes, que pregona SS Francisco; y perdió la grieta y la confrontación, que predica Cristina, influida por Ernesto Laclau y Carta Abierta.

Pero ¿Qué pasará el 22 de noviembre?, o mejor ¿qué ocurrirá a partir del 10 de diciembre? 

Los dos candidatos parecen no tener la madurez que imprime una trayectoria política dilatada, no cuentan con un apoyo partidario, ni de una alianza sólida que los respalde. A Scioli se le suma las diferencias que ya no se disimulan con CFK y los duros del kirchnerismo. Las propuestas de ambos postulantes son por demás genéricas y acotadas a los temas que el marketing impone; sus equipos y asesores son de procedencias diferentes y no siempre solventes. Con estas limitaciones, sumadas a que ninguno de los dos tendrá mayoría en el Congreso, en diciembre es posible que asuma un presidente débil que deberá tomar decisiones enérgicas.

Ya tuvimos primeros mandatarios débiles, como los fueron Fernando de la Rúa, Isabel Perón y Héctor Cámpora, que duraron poco tiempo; fuertes, que luego se debilitaron y no terminaron su mandato, como Arturo Frondizi y Raúl Alfonsín: y otro que comenzó débil (con el 22% e de los votos) y luego se fortaleció, como fue Néstor Kirchner.

Con ello no quiero enfriar la euforia que nació de la última elección, ni sembrar  miedo, lo que se está haciendo desde el discurso oficial; sino apuntar a lo que la ciudadanía desea; que, cualquiera sea el triunfador, sus opositores respeten los tradicionales primeros cien días, que se les acuerdan a los nuevos gobiernos para que se acomoden en sus despachos y tomen sus primeras decisiones, sin que las críticas suban de tono. Y que el nuevo presidente convoque a sus candidatos y formaciones políticas rivales para acordar algunas políticas de estado, que den eficacia a sus primeras y más importantes decisiones; como las referidas a la pobreza, al narcotráfico, la educación, la seguridad, los jubilados, la inflación, el empleo, la corrupción,  la presión impositiva, las economías regionales, el dólar, etcétera; que despierten en la población confianza, credibilidad, seguridad y hagan posible restablecer la institucionalidad. Para que el Congreso deje de ser una escribanía, la Justicia vuelva a ser independiente y eficaz, las provincias y los municipios recuperen su autonomía y recursos financieros, y los medios de comunicación dejen de ser manipulados por el gobierno. En el programa de Sergio Massa hay algunas propuestas que deberían ser tenidas en cuenta para plasmar este acuerdo.

Un ejemplo de lo que proponemos ocurrió en México cuando asumió el actual presidente Enrique Peña Nieto, que convocó los tres partidos más importantes de su país (PRI, PAN y PRD) con los que concretó un acuerdo que se firmó el 2/12/2012 para fortalecer al Estado, la democracia y la participación; y así cumplir con el mandato de las urnas.

Para que ello sea posible aquí no habría que esperar el 10 de diciembre o la segunda vuelta, se podría comenzar a crear el clima propicio desde las redes sociales, los discursos y el debate que los candidatos hagan en su campaña electoral.

Y que no se olviden, que el pueblo ya votó, a favor del diálogo, del debate, del consenso y para ser gobernado por políticos humildes, honestos, que escuchen, que se animen a consensuar y que no se enamoren del poder sino sólo del bien común.

Córdoba, noviembre de 2015.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s